Jessica Rojas Ch.. 30 marzo, 2016
En orden: Esteban Ramírez, Maurizio Luconi, Luis Felipe Ortiz, Donny Rivas, Édgar Brenes (arriba). Además: Rodrigo Lagunas, Marcos Novoa, Felipe Sandoval y Jorge Novoa. Foto: Jorge Navarro.
En orden: Esteban Ramírez, Maurizio Luconi, Luis Felipe Ortiz, Donny Rivas, Édgar Brenes (arriba). Además: Rodrigo Lagunas, Marcos Novoa, Felipe Sandoval y Jorge Novoa. Foto: Jorge Navarro.

Hace mucho tiempo que dejaron la etiqueta de “chiquillos”. Hace varios años que terminaron de soñar gratis y trabajaron para ver sus proyectos cumplirse. Hace una década que Percance irrumpió en la escena musical tica para demostrar que, con ímpetu y entusiasmo, los anhelos se convierten en realidad.

Fue el 26 de marzo del 2006 cuando una banda musical se presentó por “argolla” en un festival musical del colegio San Judas Tadeo y, a partir de ahí, no han parado de trabajar. Decimos que fue por “argolla” porque uno de sus integrantes también era el presidente del colegio, así que todo se conjugó para que esos muchachillos de quinto año comenzaran su carrera profesional con tres canciones que interpretaron frente a todos sus compañeros del cole.

En el 2011 Percance cerró el concierto de música nacional en la inauguración del Estadio Nacional junto a Gandhi. | ARCHIVO/ALONSO TENORIO.
En el 2011 Percance cerró el concierto de música nacional en la inauguración del Estadio Nacional junto a Gandhi. | ARCHIVO/ALONSO TENORIO.

Lo que empezó como un pasatiempo para un grupo de amigos fue evolucionando a un estilo de vida, a una empresa que hoy por hoy significa el pan de cada día de nueve artistas.

Han pasado ya 10 años y como confirmación de los resultados del trabajo incansable de Percance, la agrupación anunció que el festejo de su primera década en la música costarricense será por todo lo alto.

“En junio haremos giras por Sudamérica y México. Además, presentaremos en Costa Rica nuestro primer DVD y realizaremos un concierto especial para este evento”, comentó lleno de entusiasmo el vocalista Esteban Ramírez.

Los de Percance visitarán Chile (junto a la agrupación Tomo como Rey), Colombia, Argentina (con el grupo Kapanga) y ofrecerán ocho espectáculos, incluyendo el gran cierre el 25 de junio en el Lunario del Auditorio Nacional de la Ciudad de México. En nuestro país, la presentación será el sábado 11 de junio en el Hard Rock Café.

Con su acostumbrada energía, prometen desatar todas sus emociones en los diferentes escenarios por los que pasarán.

Pasos consolidados. Después de ese chivo en el cole, los muchachos trabajaron arduamente. “Empezó como un hobby , como una banda de garaje; nuestro objetivo era tocar en ese festival y listo. Pero poco a poco nos fuimos dando cuenta de que nos apasionaba esto y lo tomamos en serio”, recordó Maurizio Luconi, bajista y uno de los miembros fundadores.

En el 2010 la banda recibió su segundo Premio 40 como mejor artista de Costa Rica. | ARCHIVO/PERCANCE PARA LN.
En el 2010 la banda recibió su segundo Premio 40 como mejor artista de Costa Rica. | ARCHIVO/PERCANCE PARA LN.

Esa mentalidad hizo que los jóvenes se tiraran al agua muy rápido: en el 2007 mostraron un poco de lo que querían hacer por el resto de sus vidas y lanzaron Soñar es gratis su primer disco corto.

El EP contenía cinco temas, de los cuales tres se convirtieron en audiovisuales: Sin pensarlo, producción en la cual contaron con el espaldarazo de Mechas (vocalista de Kadeho), Me lo tomo todo y No vuelvas.

En sus comienzos, a Percance le cayó la marca de banda de ska y estuvo bien ya que los vientos, la percusión y el tempo característico de este género estaban impregnados en el EP y en ¿Dónde iré a parar? (2010), su primer larga duración; sin embargo, conforme pasaron los años, la música se fusionó y actualmente es una sabrosa mezcla de más ritmos latinos con rock .

Los sonidos y la composición de la lírica han evolucionado desde entonces y eso se nota bastante en Contra el viento (2014), disco que maduró más en temáticas y ritmos. “ La composición ha cambiado, con Soñar es gratis era lo que vivíamos en ese momento: fiesta con los amigos, menos preocupación por lo que pasaba al rededor. Contra el viento toca diferentes temáticas más serias y sociales sin dejar de ser alegres”, reflexionó el trompetista Luis Felipe Ortiz, quien ya tiene nueve años en la banda.

Por su alineación han pasado muchos músicos, todos con una cuota de aporte importante para el ADN del grupo; pero actualmente son nueve personas quienes componen la muy famosa agrupación: Esteban Ramírez (voz), Maurizio Luconi (bajo), Felipe Sandoval (trompeta), Luis Felipe Ortiz (trompeta), Jorge Novoa (trombón), Marcos Novoa (batería), Rodrigo Lagunas (guitarra), Donny Rivas (percusión) y Édgar Brenes (teclado); todos ellos se enfundan en diferentes responsabilidades para salir avante con su trabajo, con su compañía.

Cuestión de actitud. El camino no ha sido fácil, aunque con el pasar de los años, estos muchachos han sabido cómo mercadearse bien y cómo llevar su empresa a buen puerto.

Años atrás contaron con el apoyo de Felipe Téllez, quien fungía como su representante. “Felipe fue una pieza muy valiosa en todo este aprendizaje, él nos enseñó a ver esto más que como un arte, como un trabajo”, dijo el vocalista del grupo.

La marca Percance ha logrado el apoyo de empresas privadas y hasta públicas para su cometido. Ellos han llenado dos parques con conciertos gratis, han viajado fuera del país, han ganado reconocimientos internacionales y hasta han sido tomados en cuenta para ser embajadores de la ONU y la FAO.

“Siento que hemos dejado una huella en la música nacional gracias al esfuerzo constante. Hemos sabido abrir camino por el ejemplo que vemos de otras bandas y ahora nosotros servimos de orientación para cierto sector musical del país”, dijo el baterista Marcos Novoa.

Percance comenzó su carrera en el 2006. Foto: Jorge Navarro.
Percance comenzó su carrera en el 2006. Foto: Jorge Navarro.

“El gran secreto es la perseverancia que ha tenido el grupo; es una de las bandas más sólidas e insistentes que hay y siempre ha sido por el impulso de sus integrantes, que nunca han dejado de creer en esto”, agregó Laguna, el guitarrista que apenas tiene seis meses de ser parte del grupo.

Uno de sus más importantes logros es la apreciación de su público. Muchos crecieron con ellos y han madurado en el camino; pero también han encantado a nuevas generaciones.

“El público cada vez es más cálido porque se identifica con esta música y descubre que hay madurez musical y profesionalización, pero que la energía no se acaba”, comentó Rivas.

“Como cultura necesitamos una representación moderna de lo que está pasando y nosotros somos una imagen de la juventud y hasta cierto momento de los que ya no son tanto porque la gente se identifica con el género latino”, aseguró Brenes.

Miras al futuro. La constancia de Percance es clave: así lo confirman sus integrantes y lo reafirman sus seguidores. Aunque la banda no grabe cada año, ellos saben que hay más trabajo por hacer que estar metidos en el estudio.

“Sabemos que el ‘pegue’ más importante fue con Gira el mundo , la energía de esa canción y de ese momento nos llevó al máximo, pero no por eso tenemos que estar siempre arriba. Hay momentos para estar en el top y momentos para descansar nosotros y el público”, afirmó Ramírez.

Esto solo significa que los muchachos de Percance están conscientes de que mantenerse en la cima es complicado, y que el trabajo de “hormiga” no puede parar nunca.

“Hay que evitar la saturación y es por eso que tenemos la mirada puesta en la internacionalización. Queremos estar un poco más consolidados, ser referentes de Costa Rica y para eso faltan muchos años más y un camino más amplio”, expresó el trompetista Sandoval.

“Vamos paso a paso. Esta es nuestra fuente de ingresos y muchos queremos seguir dentro de 50 años haciendo lo que nos gusta”, cerró Jorge Novoa.

Percance no descansa, en medio del planeamiento de su aniversario, de giras internacionales y conciertos. Los muchachos quieren trabajar con los pies bien puestos en la tierra y para final de año grabar lo que será su cuarta producción discográfica.