Marco Marín. 28 agosto
A mediados de agosto, la Policía encontró 133 kilos de cocaína en un cargamento de piña que iba para Irlanda. Foto: MSP
A mediados de agosto, la Policía encontró 133 kilos de cocaína en un cargamento de piña que iba para Irlanda. Foto: MSP

La frecuencia con que en los últimos días se han encontrado cocaína en cargamentos de piña inquieta a los exportadores de la fruta.

Así lo reconoce Abel Chaves, presidente de la Cámara Nacional de Productores y Exportadores de Piña (Canapep), luego de que en las últimas dos semanas se detectaran un total de 245 kilos de la droga en tres cargas llegadas a puertos de Estados Unidos y España, y otro que tenía como destino Irlanda.

“El daño que le están haciendo no solo al país por la imagen sino propiamente al sector (es grande). Esto nos puede llevar a que el país pierda competitividad. Puede originar que en los países adonde está ingresando piña de Costa Rica, para ellos tener mayor seguridad, pasen por escáneres (los cargamentos) y esto podría resultar en un costo adicional para la industria”.

Chaves fue consultado este martes luego de que trascendiera el hallazgo de 45 kilos del estupefaciente en el fondo corrugado de 20 cajas de cartón que contenían piñas provenientes de San Carlos y que llegaron el miércoles 22 de agosto en al estado de Delaware, Estados Unidos.

Apenas el domingo, se supo que piñas ticas “perfectamente vaciadas y rellenas con cilindros compactos de cocaína" se encontraron en el principal mercado de frutas y hortalizas de la capital española, llamado MercaMadrid. Cada piña almacenaba entre 800 gramos y un kilo del estupefaciente, en total se hallaron 67 kilos.

Dos semanas atrás, el 14 de agosto, las autoridades nacionales también dieron con 133 kilos de cocaína, los cuales viajaban ocultos entre una carga de la misma fruta, con destino a Irlanda.

Ante estas situaciones, el productor aboga por dos medidas.

Por una parte, como se lo han hecho saber al Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), quieren volver a un programa que se conoce como inspección in situ que se dejó de aplicar en la anterior administración . Por otro, levantar un registro más estricto de exportadores habituales y casuales.

“Bien que mal, a Costa Rica le han ido saliendo una serie de países competidores. Esto en nada nos ayuda. Si se están presentando estas otras situaciones, creo que pocos importadores van a querer recibir piña de Costa Rica. Estamos perdiendo competitividad y ese liderazgo que ha tenido el país durante muchos años”, aseveró Chaves.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés) informó, en un comunicado de prensa, que la droga fue encontrada en el fondo corrugado de 20 cajas de cartón que contenían piñas proveniente de San Carlos. Foto: tomada del comunicado de prensa de la CBP
La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés) informó, en un comunicado de prensa, que la droga fue encontrada en el fondo corrugado de 20 cajas de cartón que contenían piñas proveniente de San Carlos. Foto: tomada del comunicado de prensa de la CBP
Riesgos

Según él, eso podía impactar incluso la pérdida de mercado, con lo cual se ponen en peligro unos 32.000 empleos directos y más de 120.000 indirectos.

Semanalmente salen 2.000 contenedores de piña del país.

“Esto es un problema nacional. Ahorita está centralizado en la piña pero en una época utilizaron los embarque de banano, chayotes y plantas ornamentales también.

“Nos ponemos a la órdenes del MAG, de Procomer (Promotora de Comercio Exterior) y Comex (Ministerio de Comercio Exterior) con la finalidad de ver cómo unirnos todos e ir mejorando todos estos mecanismos de inspección y todos estos portillos irlos cerrando”, dijo.

El uso de la fruta para el trasiego no se da con casos aislados como lo demostró el golpe a una organización criminal, la semana pasada, que se logró entre la Policía de Control de Drogas (PCD) y agencias internacionales. El grupo almacenaba la droga en San Carlos y luego la introducía en contenedores que eran fabricados en esa ciudad y en Naranjo.

Posteriormente, se transportaba oculta entre los productos de exportación, vía terrestre, hasta el puerto de Moín, en Limón. Desde aquí, la droga era enviada al viejo continente vía marítima.

“Importante mencionar que todas estas coordinaciones con los diferentes cuerpos de policías se hace siempre con la intención de que nuestros productos, sobre todo la piña, que es un producto muy importante para la economía costarricense, evite ser contaminado y que tomemos mal prestigio en los mercados europeos", dijo en aquel momento el ministro de Seguridad Pública, Michael Soto.

Según dijo, la idea es buscar estrategias para que ese tipo de productos “no sufran ese tipo de contaminaciones”.

En el 2017, el país exportó a Europa $424 millones, solo por debajo del banano con ¢507 millones.