Carlos Arguedas C.. 23 noviembre, 2020
Violencia doméstica es cualquier maltrato físico, psicológico, sexual o patrimonial que realiza una persona en perjuicio de otra, con quien tiene una relación. Foto: Shutterstock.com
Violencia doméstica es cualquier maltrato físico, psicológico, sexual o patrimonial que realiza una persona en perjuicio de otra, con quien tiene una relación. Foto: Shutterstock.com

“Estaba durmiendo con mi bebé. En eso llegó mi pareja sentimental, más tarde de lo normal y empezó a revisar mi computadora de trabajo. La tengo en la casa porque hago teletrabajo.

"Me empezó a pedir la contraseña porque quería revisar mis archivos personales para encontrar pruebas de un supuesto romance.

"Le di la contraseña pero no pudo ingresar porque la escribía mal. Le pedí que no revisara más. Agarré la computadora y ahí se enojó mucho (...)

“Le pedí que por favor se calmara, que no le hiciera nada a la computadora. Le recordé que era del trabajo. Me la arrebató de las manos, me amenazó. Me dijo que si quería me la despedazaría, que si no le daba la clave me iba a matar. En eso abrió la puerta, salió de la casa con la computadora, la pateó y la pegó contra la tapia en varias ocasiones”.

Este caso, que sucedió a las 9:40 p. m. del miércoles 11 de marzo de este año, en un hogar en Alajuelita, San José, sirve para ilustrar cómo se desarrollan los casos de violencia doméstica en nuestro país. Algunos derivan en separación de la pareja, pero otros generan agrias disputas que terminan en feminicidios.

Según datos del Observatorio de Violencia de Género contra las Mujeres y Acceso a la Justicia, durante el año pasado diariamente 141 personas, en promedio, acudieron a los Juzgados de Violencia Doméstica en busca de medidas de protección, no solo para la agredida, sino también para otras personas dependientes que quedaban en indefensión.

Las cifras dan cuenta que en total fueron 51.793 personas las que acudieron por auxilio y se concedieron medidas de protección para 65.965 víctimas de violencia doméstica.

Al analizar los datos, se observa que hay una tendencia al aumento si se comparan año con año e incluso con los datos de los tres primeros meses de este año.

Por ejemplo, en el 2018 se presentaron a los despachos judiciales 49.079 personas (134 por día), en cambio en los tres primeros meses de este año se registraron 14.513 personas. Esto significa que en promedio serían 159 por día en el 2020.

La Comisión de Género y la Comisión Permanente para el Seguimiento de la Atención y Prevención de la Violencia Intrafamiliar del Poder Judicial advirtió que cualquier estadística que se genere en el tiempo de confinamiento por la covid-19 debe ser interpretada con mucha cautela y por el momento prefieren no hacer comentarios.

Robert Camacho Villalobos, juez del Juzgado Violencia Doméstica de Heredia, dijo, por su parte, que sin tener a manos cifras exactas, puede decir que este año el comportamiento es similar al de períodos anteriores.

“Muy al inicio, cuando todo el mundo estaba en casa, nos bajó un poquito. La teoría dice que cuando están todos en casa es más fácil que se den actos de agresión. Tuvimos poca afluencia muy al inicio de Semana Santa (abril), pero posteriormente se regularizó. Nos siguieron entrando la misma cantidad de asuntos (que meses atrás)”, añadió el especialista.

Casos de violencia doméstica

Datos tomados del movimiento de trabajo en los juzgados de violencia del país

FUENTE: OBSERVATORIO DE VIOLENCIA DE GÉNERO CONTRA LAS MUJERES Y ACCESO A LA JUSTICIA.    || INFOGRAFÍA/ LA NACIÓN.

Hurgando las cifras

Desde el 2015 y debido al incremento año con año de los casos de violencia doméstica, las dependencias del Poder Judicial, comenzaron a ahondar más en quienes son las víctimas y los agresores, así como edades y otra serie de variables que anteriormente se desconocían.

En las cifras correspondientes al 2019, se estableció que las provincias de San José y Alajuela son donde más denuncias se reciben. Le siguen Puntarenas y Guanacaste.

Asimismo, se logró establecer que el 79% (51.187) de los agresores son hombres y un 21% (13.239) son mujeres. Si se suman ambas cifras (64.426 agresores) nos daremos cuenta que la cantidad es mayor al número de denuncias (51.793). Eso se debe a que en muchos casos hay más de una persona que figura como agresor.

En tanto, en las víctimas aparecen que la mayoría son mujeres con un 80% (52.534) y un 20% son hombres (13.431). Igualmente que en el caso de los agresores, en algunos casos no hay solo una víctima sino varias.

Otro elemento que llama mucho la atención es la edad de las mujeres víctimas de las agresiones. Los datos establecen que el 65% está entre los 18 a los 44 años.

En tanto la mayoría de hombres señalados como agresores (un 68%) también se encuentran ese mismo rango de edad.

En criterio del juez Robert Camacho, eso se podría atribuir a que la juventud ahora está más empoderada y solicitan medidas de protección con mayor facilidad que una persona de más edad.

"A las parejas de más edad las educaron de que el matrimonio era una cruz y que era para siempre, que tenían que aguantar todo y seguir adelante con la relación de pareja. La gente joven no. No aguanta nada. Son independientes y ganan su propio sustento, y sí eventualmente hay alguna situación, entonces solicitan medidas.

“Las señoras de antes nos dicen que para ellas ha sido muy difícil dar ese paso porque muchas veces solicitan medidas contra la persona que las mantiene”, agregó.

Para el caso que sucedió en Alajuelita, al sospechoso se le ordenó desalojar la vivienda, se le prohibió agredir de cualquier forma (física, psicológica, patrimonial o sexual), insultar amenazar o perturbar personalmente o por medio de terceras personas, telefónicamente, por mensajes de texto, correo electrónico, redes sociales o cualquier otro medio, a la persona agredida.

Además, se le prohibió acercarse a una distancia menor de un kilómetro del domicilio, lugar de trabajo o de estudio de la víctima. La violación de esas medidas de protección sería un delito penal, razón por la cual el caso pasaría a un juzgado penal.

Las denuncias por agresiones se pueden poner en los Juzgados de Violencia Doméstica disponibles las 24 horas. Si no hay en el lugar usted vive, se puede hacer en los juzgados mixtos o contravencionales, de 7:30 a.m. a 4:30 p.m. Foto archivo LN
Las denuncias por agresiones se pueden poner en los Juzgados de Violencia Doméstica disponibles las 24 horas. Si no hay en el lugar usted vive, se puede hacer en los juzgados mixtos o contravencionales, de 7:30 a.m. a 4:30 p.m. Foto archivo LN
Preocupan agresiones a adultos

El juez Robert Camacho dijo que otro tema que les está preocupando en la actualidad es el incremento de agresiones en perjuicio de adultos mayores. La observación la hizo durante una entrevista con La Nación sobre el tema de violencia doméstica:

¿Cuál es el comportamiento actual de la violencia doméstica?

– Ha sido un comportamiento normal. Muy al inicio cuando todo el mundo estaba en casa por el tema del pandemia nos bajó un poquito, pero posteriormente se regularizó. Nos siguieron entrando la misma cantidad de asuntos.

¿Quiénes son las personas que más denuncian?

– Creo que la juventud está ahora más empoderada y solicita medidas de protección con mayor facilidad. Esa es la impresión que tengo por mi experiencia en el juzgado. Las señoras de más edad nos dicen que para ellas ha sido muy difícil dar ese paso.

¿Cuál es la duración de las medidas de protección?

– Un año.

¿Qué sucede después de ese tiempo?

– Ese tiempo es para que las personas tomen decisiones definitivas, ya sea el rompimiento absoluto de la relación y nos ha pasado que también se vuelven a juntar y conviven. Es muy relativo.

¿Hay casos de reincidencia?

– Claro, estamos hablando de ciclos de violencia. Lamentablemente las partes vuelven a tomar relaciones tóxicas o abusivas, entonces caen en el ciclo de que luego vuelven a solicitar medidas. Nosotros tenemos varios reingresados.

¿Hay hechos en perjuicio de hombres adultos?

– Sí. Lástima que las estadísticas no están desagregadas, pero muchos de esos casos son hombres agredidos por otros hombres o mujeres agredidas por mujeres. Tenemos muchos hechos donde son adultos mayores agredidos por sus hijos o hijas. Por cierto, ese tema de los adultos mayores se nos ha complicado, porque nosotros como jueces comenzamos a dar medidas de protección a personas adultas no importa de donde venga la agresión. Pueden ser familiares, un vecino o hasta terceros. Ha sido muy compleja esa parte. Recibimos asuntos remitidos por el Hospital de Heredia sobre agresiones a adultos que los internan y luego la familia dio números falsos, direcciones falsas y nos lo pasan a nosotros para que busquemos los hijos y pongamos las medidas. Eso se ha complicado.

Pasos para buscar ayuda

Violencia doméstica es cualquier maltrato físico, psicológico, sexual o patrimonial que realiza una persona en perjuicio de otra con quien tiene una relación de consanguinidad, afinidad o adopción y tiene derecho a recibir medidas de protección.

¿Quién la puede solicitar?

Los mayores de doce años que hayan sido víctimas de violencia doméstica o las instituciones públicas o privadas, cuando la víctima se vea imposibilitada para hacer la petición.

¿Dónde se gestionan?

En los Juzgados de Violencia Doméstica disponibles las 24 horas. Si no hay en el lugar usted vive, se puede hacer en los juzgados mixtos o contravencionales, de 7:30 a. m. a 4:30 p. m.

¿Cuáles son los requisitos?

Presentar cédula, no hay necesidad de contratar a un abogado. Debe informar nombre, apellidos y dirección de la persona agredida y la persona agresora. Explicar los hechos y aportar pruebas, si las tiene.

¿Y si es una emergencia?

Llame al 9-1-1.

Fuente: Observatorio de Violencia de Género contra las Mujeres y Acceso a la Justicia.