Hugo Solano C.. 1 febrero
Mauricio Ugalde Guadamuz, de 21 años, fue condenado en los Tribunales de Goicoechea por la muerte de su compañera sentimental quien estaba embarazada. Foto: Alonso Tenorio.
Mauricio Ugalde Guadamuz, de 21 años, fue condenado en los Tribunales de Goicoechea por la muerte de su compañera sentimental quien estaba embarazada. Foto: Alonso Tenorio.

El excompañero sentimental de una adolescente descontará 38 años de cárcel por participar en su asesinato y la muerte de la niña que ella llevaba en su vientre y que habían procreado juntos.

Al sentenciado, Mauricio Ugalde Guadamuz, se le dictaron 32 años por el homicidio calificado de la joven de apellidos Cerdas Cedeño, de 17 años, y seis por el aborto sin consentimiento.

Así lo ratificaron los jueces la mañana de este lunes en una sentencia que fue leída en la sala 4 de los Tribunales de Goicoechea.

El caso constituyó el primer feminicidio del 2019, cuando el 23 de enero de ese año una vecina de Calle El Tornillal, en San Jerónimo de Moravia, encontró el cuerpo semiquemado de la joven en una finca y al lado el feto de siete meses, que le fue extraído.

Los jueces determinaron que el sujeto, hoy de 21 años, actuó en complicidad con dos mujeres y que, para engañar a la adolescente, le ofreció un dinero para cubrir los gastos del embarazo.

Por eso, para entregarle la plata, quedó de recogerla en la casa de una amiga de la joven en Pavas, pero en realidad se la llevó para asesinarla.

Fragua minuciosa

Gracias a la prueba presentada durante el juicio, la Fiscalía Adjunta de Género demostró que en enero del 2019 Ugalde se comunicó vía telefónica en varias ocasiones con una de sus cómplices, Jéssica Brenes, para planear y acordar la forma de acabar con la vida de la menor.

De esta manera, la noche del 22 de enero Ugalde llegó a una casa en Pavas, donde se encontraba su exnovia y ella abordó el carro.

Ambos se desplazaron hasta la casa de Brenes, en Moravia, quien subió al vehículo junto con otra mujer que era su pareja sentimental, de apellidos Arroyo Cambronero, a quien se le sigue una causa por aparte.

Con el auto en movimiento, Brenes se lanzó sobre la ofendida y la tomó del cuello, haciendo que perdiera el conocimiento.

Luego viajaron hasta calle El Tornillal, Moravia, donde Ugalde y Brenes le produjeron las lesiones al cuerpo de la adolescente y a su hija en gestación, causándole la muerte en el sitio.

Luego le prendieron fuego al cuerpo y se retiraron del lugar.

“Tenía restos de ropa, pero como a ella le prendieron fuego la ropa se consumió casi en su totalidad, quedaron pocas partes de las prendas. Al estar expuesta, los animales se comen restos de partes del cuerpo”, aseguró aquella vez, Marco Carrión, jefe de la Sección de Homicidios de la Policía Judicial.

Intento de fuga

El sentenciado este lunes por el Tribunal Penal del Segundo Circuito Judicial, laboró un tiempo como taxista informal y fue así como conoció a Cerdas, una estudiante, vecina de Pavas.

Aunque la Fiscalía había pedido 45 años de prisión, los jueces redujeron el monto atendiendo a la defensa de Ugalde, que pidió atenuarla por el hecho de que desde que fue capturado el sujeto reconoció los hechos, e incluso estuvo de acuerdo con un procedimiento abreviado, el cual se le denegó.

El hombre fue detenido por la Policía de Migración cuando pretendía huir hacia Nicaragua y poco después se detuvo a las cómplices en San Carlos.

Jéssica Brenes Rodríguez se acogió a un procedimiento abreviado y recibió una condena de 36 años de cárcel por homicidio y aborto. La otra cómplice, de apellido Arroyo, afronta una causa aparte.

Ugalde permanecerá en prisión preventiva mientras queda en firme la sentencia, como parte de la causa que se desarrolló dentro del expediente 19-002308-0042-PE, informó el Ministerio Público.

Sobre esta última, Fiscalía Adjunta de Género indicó que, como la causa se encuentra en investigación, no es posible brindar mayores detalles

El fallo condenatorio fue dictado por el Tribunal Penal del Segundo Circuito Judicial de San josé, en Goicoechea. Foto: Alonso Tenorio.
El fallo condenatorio fue dictado por el Tribunal Penal del Segundo Circuito Judicial de San josé, en Goicoechea. Foto: Alonso Tenorio.