Irene Vizcaíno. 23 julio
Agentes judiciales secuestraron documentos del Tribunal Contencioso, en Calle Blancos de Goicoechea, a solicitud de la Fiscalía General. Estos se referían a la decisión de juez de suspender el castigo a una magistrada. Fotografía Rafael Murillo
Agentes judiciales secuestraron documentos del Tribunal Contencioso, en Calle Blancos de Goicoechea, a solicitud de la Fiscalía General. Estos se referían a la decisión de juez de suspender el castigo a una magistrada. Fotografía Rafael Murillo

La Fiscalía solicitó este lunes la “apertura” del teléfono decomisado al juez contencioso administrativo que suspendió, con una decisión relámpago, un castigo administrativo a dos magistradas, la semana anterior.

Esta gestión se realiza ante la Sala III de la Corte Suprema de Justicia por tratarse de una diligencia dentro de la causa que se le sigue a la magistrada Doris Arias Madrigal. A ese expediente también se le suman las investigaciones contra la alta jueza suplente María Elena Gómez Cortés y el propio juez Alcevit Godínez.

La Fiscalía abrió la causa por posible tráfico de influencias, luego de que la magistrada Arias acudiera al Tribunal Contencioso a las 4 a. m. del miércoles para solicitar una medida provisionalísima, que frenara una sanción administrativa en su contra.

El juez Godínez resolvió la solicitud tres horas después, a pesar de que la medida contra la magistrada ni siquiera había sido notificada oficialmente y por lo tanto aún no surtía efectos.

Luego de Arias, también Gómez hizo la misma petición, ante el mismo juez y con los mismos resultados.

El viernes, la fiscala general, Emilia Navas, ordenó un secuestro de documentos del Tribunal Contencioso y abrió causa inicialmente contra Doris Arias, por tráfico de influencias, y contra el juez Godínez, por posible prevaricato (resolver contra la ley).

Este lunes aclaró que también Gómez Cortés se le investiga por tráfico de influencias.

“De esta manera, la Fiscalía General de la República (FGR) tramita la causa 18-93-1218-PE, en contra de las tres personas. Como parte de las diligencias de investigación, la Fiscalía solicitará hoy a la Sala Tercera de la Corte Suprema de Justicia la apertura del teléfono celular decomisado al funcionario Godínez, el jueves anterior”, dijo esta mañana en un comunicado.

Doris Arias y María Elena Gómez, ambas miembros de la Sala III, habían sido sancionadas con la suspensión por dos meses sin goce de salario por considerar que incurrieron en una falta grave al acoger una desestimación, en febrero de 2017, contra dos diputados en aquel momento.

También recibieron el castigo los magistrados Jesús Ramírez y el ahora expresidente de la Corte, Carlos Chinchilla, quien optó por acogerse a la pensión.

Los cuatro fueron notificados de la suspensión hasta este lunes.