Carlos Arguedas C., Eillyn Jiménez B.. 1 agosto
Tras ser electo como presidente de la Corte Suprema de Justicia, Fernando Cruz Castro fue juramentado. Foto: Jeffrey Zamora
Tras ser electo como presidente de la Corte Suprema de Justicia, Fernando Cruz Castro fue juramentado. Foto: Jeffrey Zamora

“Encuentren en mí siempre una persona abierta a cualquier observación o crítica. El poder siempre es transitorio, no hay que olvidar eso (...)", dijo este miércoles Fernando Cruz Castro, minutos después de ser juramentado como el presidente número 64 de la Corte Suprema de Justicia.

"Soy el último que debe enojarse, creo que soy el que debe tener la paciencia para moderar”, agregó el magistrado, que asume el cargo en medio de una crisis institucional por cuestionamientos a los máximos representantes del Poder Judicial y con la urgencia de reformar el régimen de pensiones, que proyecta un déficit de ¢5,3 billones.

Cruz, integrante de la Sala Constitucional desde el 2004, quedó electo en una cuarta ronda, con 13 votos a favor frente a nueve de su último contendor, Orlando Aguirre Gómez, magistrado de la Sala Segunda.

La presidencia de la Corte había quedado vacante desde el pasado 16 de julio, cuando Carlos Chinchilla Sandí anunció que se acogía a la jubilación luego de que sus colegas de Corte Plena decidieron imponerle a él y a los demás miembros de la Sala Tercera, una sanción administrativa relacionada con la desestimación de una causa penal contra dos exdiputados ligados al caso del cemento chino.

Apenas este lunes, los magistrados decidieron adelantar la votación ante la urgencia de designar a un presidente en propiedad (el cargo interino lo ocupaba Carmenmaría Escoto Fernández), con el fin de que represente al Poder Judicial en la negociación del próximo presupuesto, proceso que arranca el 1.° de setiembre en la Asamblea Legislativa.

En la puja, Cruz superó a otros dos magistrados, Fernando Castillo Víquez, también de la Sala Constitucional, quien con solo dos votos se retiró después de la segunda ronda, y Luis Guillermo Rivas Loáiciga, de la Sala Primera, quien había desistido de sus aspiraciones antes de que arrancara la elección.

Negociación clave

Esta tarde, superadas tres rondas infructuosas, la presidenta interina decretó un receso para promover una negociación entre los aspirantes y llegar así a un ganador en la votación siguiente. Así que, luego de 20 minutos de diálogos, finalmente Cruz se adjudicó la silla más importante de la Corte Plena.

El alto juez ocupará el cargo por cuatro años. En círculos judiciales se estima que será un nombramiento de transición, es decir, que solo cumplirá el periodo para el cual fue electo.

Cruz enfrenta como su principal desafío recuperar la credibilidad del Poder Judicial, para lo cual deberá desarrollar habilidades para escuchar y administrar.

En la sesión para elegir al nuevo presidente de la Corte, máximo órgano del Poder Judicial, participaron 12 magistrados propietarios y 10 suplentes.

Continuamos con elección de presidente de la Corte

Posted by nacion.com on Wednesday, August 1, 2018
Trayectoria del nuevo jerarca de la Corte

Cruz, de 69 años, se convirtió en magistrado de la Sala Constitucional en el 2004. Es licenciado en Derecho de la Universidad de Costa Rica (UCR) y cuenta con un doctorado de la Universidad Complutense de Madrid. Su carrera judicial comenzó como Agente de Faltas y Contravenciones de Alajuela, en 1972. Fue actuario, luego agente fiscal, fiscal general, juez superior, presidente del Tribunal de Casación Penal y, por último, magistrado constitucionalista.

En noviembre del 2012, cuando la Asamblea Legislativa tuvo que decidir su reelección, por primera vez en la historia, los diputados votaron en su contra, por lo que allí terminaba su trayectoria como magistrado.

En aquella ocasión, varios partidos lograron sumar los 38 votos necesarios para impedir que Cruz siguiera en la Sala Constitucional. La Carta Magna establece, en el artículo 158, que los magistrados serán reelectos salvo que “en votación no menor de las dos terceras partes del total de los miembros de la Asamblea Legislativa (38 votos) se acuerde lo contrario”.

Sin embargo, el entonces diputado Luis Fishman presentó una acción de inconstitucionalidad y un recurso de amparo en contra del procedimiento seguido en el Congreso, pues alegó que la votación se hizo fuera del plazo establecido por ley.

El 13 de mayo del 2013, esa Sala, integrada por magistrados suplentes, acogió el recurso de amparo y anuló el acuerdo adoptado por el plenario legislativo, con lo que Cruz quedó reelecto de manera automática por otro período constitucional de ocho años, el cual vencerá el 18 de octubre del 2020.

Nueve presidente de la Corte promete apertura

Tras ser electo, Cruz aseguró ante sus compañeros de la Corte Plena que se sentía optimista y que sabe que asume la presidencia en un momento crítico, en el que se debe trabajar mucho, con bastante esfuerzo.

“Encuentren en mí siempre una persona abierta a cualquier observación o crítica. El poder siempre es transitorio, no hay que olvidar eso (...). Soy el último que debe enojarse, creo que soy el que debe tener la paciencia para moderar”, afirmó el alto juez en su primera intervención.

Agregó que hay que ser conciente del trabajo que se debe hacer a partir de ahora y descartó que se vayan a dar favorecimientos o irrespetos a los derechos fundamentales de las personas.

Cruz dijo que sabe que tienen una agenda llena, procesos disciplinarios que se deben evaluar y muchas cosas más por hacer.

“Nosotros estamos aquí para servir (...). Va a ser un trabajo fuerte, pero con la atmósfera que todos ustedes han creado me siento optimista (...). Se pueden hacer muchas cosas que tenemos pendientes para hacer que el Poder Judicial sea mejor", expresó el nuevo presidente de la Corte.

Comprometidos con Cruz

Por su parte, su compañera Julia Varela le recordó al jerarca que el Poder Judicial está en una situación crítica, por lo que le pidió esfuerzo y le garantizó que todos le iban a ayudar.

Mencionó que deben generarse acciones a corto plazo que permitan recuperar primero la confianza interna y luego trabajar en la imagen externa.

“Si usted se metió en este reto es porque tiene capacidad para hacerlo. Si en algún momento veo que está actuando incorrectamente voy a hacerle mi crítica constructiva. Acá hay que actuar por la institución y no por personas”, afirmó la magistrada.

En tanto, Escoto manifestó que se debe ir con planes conjuntos y le reiteró el compromiso de ayudarlo.

“Debemos ir juntos con los mismos planes si los compartimos. Para todo lo que estime pertinente estaré a su lado, le deseo la mejor de las suertes, que edifique hacia adentro y luego hacia afuera y que Dios y nosotros le ayudemos a sacar esta crisis adelante”, precisó Escoto.

Finalmente, Jaime Robleto (suplente de Sala III), fue el último en tomar la palabra y además de agradecerle a Escoto por su labor en tiempos de crisis, reafirmó su apoyo hacia Cruz.

“Pienso que la Corte no puede estar mejor representada. Los que hemos sido sus alumnos conocemos su inteligencia y su calidad humana, no hemos dejado de creer en usted”, puntualizó.

En la sesión para elegir el nuevo presidente de la Corte participaron 10 magistrados suplentes y 12 propietarios. Foto: Jeffrey Zamora
En la sesión para elegir el nuevo presidente de la Corte participaron 10 magistrados suplentes y 12 propietarios. Foto: Jeffrey Zamora

Información actualizada a las 5:18 p. m. con más datos de la sesión.