Carlos Arguedas C., Katherine Chaves R.. 16 junio
El pasado 15 de mayo, se detuvo en Heredia a uno de los líderes de una organización narcotraficante. Ese día capturaron a 36 personas de las cuales 28 quedaron en prisión preventiva. Fotografia: Graciela Solis
El pasado 15 de mayo, se detuvo en Heredia a uno de los líderes de una organización narcotraficante. Ese día capturaron a 36 personas de las cuales 28 quedaron en prisión preventiva. Fotografia: Graciela Solis

“Policía, policía, policía ...”.

Ese grito que identifica el ingreso violento, pero legal, a una vivienda, se hizo muy frecuente durante el mes de mayo.

El OIJ, en asocio con el Ministerio Público, ejecutó 10 allanamientos masivos. Es decir, en cada caso inspeccionaron más de cuatro casas o bodegas de manera simultánea.

El resultado de dichas acciones policiales fue la captura inicial de 135 sospechosos, de los cuales el 60% (82) quedó en prisión preventiva y 53 están libres con algún tipo de medida alterna.

En esto se debe resaltar que mayo fue un mes excepcional en cuanto a operativos.

Si se compara con los primeros 14 días de junio, se tiene que en este último lapso solo se registra un operativo masivo. Ocurrió el 5 de junio contra una banda dedicada al robo de combustible del poliducto de Recope en el tramo entre Moín en Limón y el Alto de Ochomogo, Cartago. Hubo 16 detenidos y solo a uno le dieron prisión preventiva.

Mientras que si confronta con el mes de abril, se tiene que únicamente hubo dos allanamientos masivos, que dejaron 17 detenidos.

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) admitió que estos arrestos colectivos generan complicaciones en cárceles judiciales, por el lento trámite para recibir detenidos que aplica Adaptación Social.

Hay que recordar que en febrero pasado, Wálter Espinoza Espinoza, director del OIJ, levantó la voz porque los detenidos con prisión preventiva pasaban muchos días hacinados en celdas judiciales mientras el Ministerio de Justicia los recibía. Incluso un reo murió en la cárcel del OIJ en Limón debido a una riña.

Javier Ulate Carrillo, jefe de la Unidad de Cárceles del OIJ, dijo que ya superaron la crisis de hacinamiento de fechas anteriores y que la cantidad de personas que cuentan ahora es controlable.

Agregó que cuando se tiene previsto hacer tales operativos, se analizan antes los casos y el perfil de las personas que llegarán. “Tomamos previsiones como reforzar puestos de seguridad, la reseña (toma de fotos y huellas), seguridad perimetral, escoltas, alimentación, si algún caso amerita separación de espacios en las celdas...

"Sin embargo, hay situaciones fuera de nuestro control pues puede ser que un día se programe uno de estos operativos con muchos detenidos y por coincidencia los despachos (tribunales o juzgados) programan audiencias con detenidos. No nos queda más que reaccionar y tratar de sacar el trabajo con los recursos que contamos”, precisó el funcionario.

Golpes más fuertes

De acuerdo con los informes proporcionados por las oficinas de prensa del Ministerio Público, la Policía Judicial y de la Corte Suprema de Justicia, los operativos en mayo en los cuales se arrestó a más de diez personas fueron cuatro.

Allanamientos masivos realizados durante el mes de mayo. Infografía
Allanamientos masivos realizados durante el mes de mayo. Infografía

El primero se presentó el 2 de mayo cuando cayeron 28 personas, la mayoría de ellas, amas de casa a quienes se les atribuyó el prestar sus cuentas bancarias a reos para cometer fraudes informáticos

Todos los imputados quedaron en libertad con otro tipo de medida pues se descartó el peligro de fuga o que sus acciones pudieran afectar la investigación.

Luego, el 15 de mayo, en 40 allanamientos en Heredia, Alajuela y Puntarenas se detuvieron 36 personas por narcotráfico. Ocho días después (el 23 de mayo) el Juzgado Penal de Heredia dejó en prisión preventiva a 28 implicados.

El 16 de mayo la acción policial se desarrolló en Desamparados donde capturaron a 13 personas también por la comercialización de estupefacientes. El 21 de mayo el Juzgado Penal de Desamparados dejó presos a los 13 sospechosos.

Posteriormente, el 24 de mayo fueron arrestadas en la zona sur del país 22 personas, que en apariencia integraban grupo dedicado al tráfico internacional de drogas por vía marítima. El Juzgado Penal de Golfito ordenó prisión para 21 de ellos.

Contra hampa ordinaria

Paralelo a los allanamientos masivos, hay que señalar que desde el pasado 8 de mayo el Ministerio de Seguridad Pública puso en práctica los llamados megaoperativos, con la intención de combatir los altos índices de criminalidad.

En dichas acciones se detiene a decenas de personas con fines de investigación y prevención.

El pasado 3 de junio, un grupo de bandoleros recibió con piedras a los oficiales en La Aurora de Alajuelita. Foto: MSP para LN
El pasado 3 de junio, un grupo de bandoleros recibió con piedras a los oficiales en La Aurora de Alajuelita. Foto: MSP para LN

En poco más de 30 días se han realizado ocho megaoperativos en todo el país. Se han aprehendido 873 personas, de las cuales se constató que 92 tenían orden de captura emitida por algún despacho judicial, 124 cayeron por otros delitos (contravenciones, infracciones de tránsito o líos migratorios) y 77 arrestadas por cometer hechos en flagrancia.

Lo anterior significa que otros 580 de los aprehendidos, luego de ser identificados, quedaron en libertad.

En cuanto a los primeros, que suman 293, pasaron con alguna citación a los tribunales, mas no fue posible saber si a alguno le impusieron prisión preventiva.

Michael Soto Rojas, ministro de Seguridad, dijo que el sentido de los megaoperativos es para enfrentar la criminalidad ordinaria. “Este tipo de trabajos tiene como objetivo enfrentar a la criminalidad más básica, la ordinaria. Lo que pretendemos es hacer sentir al ciudadano costarricense más seguro en su barrio”, argumentó.

Según datos de Seguridad Pública en estos ocho megaoperativos se han decomisado 6.617 dosis de drogas (marihuana, crack y cocaína) y 61 armas de fuego y 59 armas punzocortantes.