Hugo Solano C.. 25 junio, 2016
Una de las imágenes más recientes captadas por la cámara de la RSN este sábado, evidencia la constante emanación de gases y algunas cenizas.
Una de las imágenes más recientes captadas por la cámara de la RSN este sábado, evidencia la constante emanación de gases y algunas cenizas.

El volcán Turrialba ha registrado en menos de 48 horas un total de 11 erupciones de ceniza, gases y algunas rocas con diámetros de casi un metro.

La más reciente erupción se inició a las 10:23 a. m. de este sábado y se mantenía a las 3 p. m. según se pudo constatar en imágenes de las cámaras de la Red Sismológica Nacional (RSN) gracias a la mejora parcial de las nubladas condiciones del tiempo en la cima, durante algunos minutos en la mañana.

Antes de esa erupción hubo otra que comenzó a las 8:21 a. m. y se mantuvo por casi dos horas.

Dirección y velocidad del viento varían a lo largo del día. La estación del Instituto Meteorológico Nacional (IMN) registró que a las 3 p. m. la dirección del viento era hacia el noroeste, mientras que durante la mañana sopló hacia el suroeste, afectando sectores como el Alto de Ochomogo en San Nicolás y La Unión de Cartago podrían tener caída de cenizas.

En la mañana el viento fue calmo (5 km/h) lo que hizo que la mayoría del material quedara cerca del cráter y en fincas cercanas. La humedad en el Parque Nacional Volcán Turrialba varió entre el 98 y el 100% y se registraron algunos aguaceros. En la tarde aumentó la velocidad del viento.

El vulcanólogo Javier Pacheco, del Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Costa Rica (Ovsicori), dijo que desde el viernes 24 junio a las 8:05 p. m. el tremor volcánico incrementó en su amplitud, De igual manera, en algunos erupciones el volcán expulsó fragmentos de roca.

Agregó que cerca del volcán la humedad genera lluvia ácida, que es la mezcla de los gases y cenizas finas del macizo con el agua de lluvia, la cual tiene la capacidad de corroer estructuras metálicas en construcciones cercanas al Parque Nacional Volcán Turrialba.

A las 2:03 p. m. el volcán seguía con una emanación de ceniza cuya pluma apenas superaba la altura del cráter.
A las 2:03 p. m. el volcán seguía con una emanación de ceniza cuya pluma apenas superaba la altura del cráter.

El Ovsicori indicó que en las últimas horas pobladores de Coronado y Escazú han reportado fuerte olor a azufre mediante las redes sociales. De igual manera, perciben olor a azufre algunas localidades heredianas como San Isidro, Santo Domingo, San Miguel y Mercedes norte, así como Guápiles, Limón.

Ceniza llegó a una parte del Valle Central. Por su parte Mauricio Mora, vulcanólogo de la RSN, expresó en la tarde que la ceniza había alcanzado de forma leve zonas como Coronado, Moravia, Guadalupe, San Pedro y otros puntos del Valle Central, ya que hubo un incremento en la velocidad del viento, que a las 3 p. m. soplaba a 25 kilómetros por hora.

Añadió que este ciclo ha ido en evolución, pero se caracteriza hasta el momento por emanaciones de baja energía.

"Casi no son explosivas, solo al inicio de cada erupción y menos fuertes que la del 12 de mayo", explicó.

Tremores menos intensos que los de el mes pasado. La amplitud de los tremores o señales sísmicas registradas en los instrumentos aumenta hasta un punto máximo, se mantiene durante un tiempo y luego decae lentamente.

Dichos tremores son de menor amplitud que los registrados los primeros días de junio y en mayo de este año.

Los tremores son originados por el paso de fluidos (gases, agua, o magma) por grietas y conductos en el interior del volcán.

Con base en lo observado por la RSN, las erupciones evolucionaron desde fase de emanación de ceniza intensa que duraba unos 10 a 15 minutos, hasta la de la que persistía a las 3 p. m. con casi cuatro horas de actividad, indicó el vulcanólogo Mauricio Mora en la página de la RSN.

Afirmó que la altura de la pluma apenas sobrepasa el cráter, pero el viento se encarga de su dispersión y afecta principalmente las zonas agrícolas del flanco norte del volcán Irazú.

Información actualizada a las 3:10 p. m.