Eillyn Jiménez B.. 7 marzo

El volcán Turrialba lanzó gases, ceniza y fragmentos incandescentes este miércoles por la madrugada, reportó el Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Costa Rica (Ovsicori).

Los expertos informaron de que el coloso había tenido una disminución en su actividad sísmica y desgasificación en los últimos días; sin embargo, desde la medianoche entró en una fase eruptiva estromboliana.

#VolcánTurrialba 7 marzo 2018: Luego de una disminución en la actividad sísmica y de desgasificación observada en los últimos días, de nuevo el Turrialba entra en una fase eruptiva estromboliana con emisión de gases, cenizas y fragmentos incandescentes de lava fresca desde las 00:00 horas y hasta las primeras horas de la mañana del 7 marzo 2018. Imagenes: webcams en las cimas de los volcanes Turrialba e Irazú administradas por el OVSICORI-UNA y donadas por el -USAID-OFDA-LAC de los Estados Unidos de América. Reportan: Dr. Javier Francisco Pacheco Alvarado y Dra. María Martínez Cruz OVSICORI-UNA

Posted by OVSICORI-UNA on Wednesday, March 7, 2018

Una actividad estromboliana se presenta cuando la emanación de material volcánico es explosiva, luego de una periodo de relativa calma.

Hasta las 8:30 a. m. el macizo seguía emitiendo ceniza, cuya pluma alcanzó los 1.000 metros de altura sobre el cráter activo.

La Red Sismológica Nacional (RSN), por su parte, precisó que durante la madrugada también hubo tremor volcánico, que es la señal generada por el paso de fluidos de agua, gas o magma en el interior del volcán.

El volcán Turrialba, que se mantuvo en reposo durante años, empezó en 1996 a dar señales de mayor actividad, pero no fue hasta el 2007 en que empezó a volverse intensa.

Vista del volcán Turrialba este 7 de marzo camino a Pococí. Foto: Stephanie González
Vista del volcán Turrialba este 7 de marzo camino a Pococí. Foto: Stephanie González

Luego de 146 años de calma, hizo su primera erupción importante el 5 de enero del 2010 y luego, por la fuerza interna, se abrieron dos conductos nuevos en la pared suroeste. Posteriormente, el Turrialba siguió con ciclos de erupciones anuales en el 2011, 2012 y 2013.

Para los especialistas, fue el 29 de octubre del 2014 cuando se marcó el inicio de una actividad mucho más constante del volcán. Ese día hubo una erupción que duró 13 horas y que concluyó con una emanación muy fuerte de 25 minutos. A partir de ese momento, las erupciones anuales pasaron a ciclos con intervalos de 2 o 3 meses de calma relativa, situación que se ha mantenido hasta la actualidad.

Colaboró el periodista Carlos Arguedas C.