Marco Marín. 9 noviembre
Galeano Cuba llegó a la casa de su hermana, dentro de la que se encontraba el homicida. Al ingresar, el sospechoso cerró la puerta de forma violenta para evitar que pudiera escapar. Acto seguido, le disparó con un revólver. Foto: cortesía LN
Galeano Cuba llegó a la casa de su hermana, dentro de la que se encontraba el homicida. Al ingresar, el sospechoso cerró la puerta de forma violenta para evitar que pudiera escapar. Acto seguido, le disparó con un revólver. Foto: cortesía LN

El hombre asesinado la noche de este jueves en San Rafael de Heredia intentó proteger a su hermana de las agresiones de su pareja.

Antonio Galeano Cuba, de 32 años, llegó a la casa de su pariente, en barrio San Josecito, luego de que ella lo llamara para contarle la situación con su compañero.

Cuando el hombre acudió a la vivienda, tuvo un primer intercambio de palabras con su cuñado, de apellidos Mendoza Zeledón, quien se molestó por su presencia. Incluso amenazó a los hermanos.

“Hay un primer acercamiento entre la mujer y el homicida, identificado como Mendoza Zeledón de 38 años y de nacionalidad nicaragüense. Hay una amenaza, hay una discusión y eso provoca que ella llame a su hermano para que le dé protección, le dé defensa. Luego, hay otra amenaza a raíz de esa acción”, confirmó el director del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), Wálter Espinoza.

Horas más tarde, la amenaza se concretó. A eso de las 8 p. m., Mendoza, aparentemente, dio muerte a su cuñado, cuando llegó por segunda vez a la casa.

Secuencia de eventos

Después de la primera disputa, Galeano Cuba decidió visitar la casa de su hermana por segunda ocasión. Llegó en compañía de su esposa.

El matrimonio fue recibido por Mendoza Zeledón, quien cerró la puerta de forma violenta para evitar que la pareja pudiera escapar, informó la Policía Judicial.

Acto seguido, informó el OIJ, Mendoza habría sacado un arma de fuego con la que le disparó a Antonio Galeano, quien cayó herido.

Según las autoridades, y en condiciones que aún no están del todo claras, el sospechoso le habría pedido a un joven de 18 años que se encontraba en la vivienda que sacara al herido para que le dieran atención médica.

Sin embargo, cuando los paramédicos de la Cruz Roja acudieron, ya el hombre no tenía signos vitales.

Mendoza Zeledón se atrincheró dentro de la casa con dos hijos, una adolescente de 15 años y un niño de unos siete. Se desconoce qué ocurrió desde entonces con la esposa y la hermana del fallecido.

El OIJ activó el protocolo correspondiente, por lo que negociadores de la Policía Judicial y agentes del Servicio Especial de Respuesta Táctica (SERT) se encargaron de conversar con el presunto homicida.

Después de unas horas de tensión, las autoridades lograron que el sospechoso se rindiera. La captura se logró gracias a la participación de una hermana de Mendoza Zeledón quien intercedió para convencerlo de cooperar con la Policía.

Agentes del OIJ decomisaron el arma de fuego utilizada y remitieron al individuo al Ministerio Público, para que determine su situación jurídica.

La tarde de este viernes la Fiscalía adelantó que solicitará prisión preventiva.