Crímenes

Posible legítima defensa deja en libertad a sujeto que disparó contra presuntos asaltantes

El OIJ decomisó tres armas de fuego usadas en una acción que dejó dos fallecidos la tarde del sábado en San Cayetano.

Oficiales de la Fuerza Pública cerraron el perímetro para que los cruzrojistas desarrollaran su labor en la escena del tiroteo en San Cayetano, donde se declaró sin vida a dos sospechosos de asalto. Foto: Cortesía Policías, CR.

La Policía Judicial decomisó tres armas de fuego en la escena que cobró la vida de dos sujetos que al parecer perpetraban un asalto la tarde de este sábado en barrio San Cayetano, 300 metros al sur del templo católico.

Se trata de las armas que portaban los dos fallecidos, así como la del hombre que les disparó en condiciones que se analizan como de legítima defensa, pues se intervino ante un presunto asalto en la casa de un chancero.

Los fallecidos fueron identificados como Christopher Alexis Delgado Cordonero, 18 años y Javier Andrés Luna Alfaro, de 30, este último oriundo de San José, vecino de Alajuelita, soltero y padre de tres hijos.

Por su parte Delgado también era oriundo de San José, soltero, padre de una menor y vecino de Higuito de Desamparados, según datos del Registro Civil.

Los hechos ocurrieron a las 3:21 p. m. y quedaron grabados en cámaras de seguridad, donde se ve que los sospechosos, al percatarse de que alguien se defendía del ataque con un arma, salen huyendo de una vivienda hacia un automóvil blanco donde un cómplice los esperaba para la huida.

En su intento de montarse al carro son alcanzados por las balas y caen en la carretera. El conductor del carro blanco al oir los disparos y ver el fallido intento de sus cómplices por abordar el auto se da a la fuga, al parecer herido, y los abandona en el sitio, donde la Cruz Roja los declaró fallecidos poco después. Los sujetos vestían con ropas oscuras, camisas de manga larga, gorras y guantes.

El hombre que les disparó, de 36 años, quedó en libertad, pues tenía el arma inscrita y el permiso de portación en regla.

Los cuerpos de ambos sospechosos presentaban varias impactos de bala y fueron trasladados a la Medicatura Forense. Las circunstancias de lo ocurrido aún están en investigación.

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) también recolectó indicios balísticos en el lugar, así como el video y declaraciones de testigos, para aclarar lo ocurrido y tratar de dar con el tercer sospechoso en fuga y el carro usado en la acción.

La legítima defensa consiste en el derecho a repeler una agresión que se encuentra en plena ejecución o para evitar alguna inminente agresión que aún no se inicia. Es decir, que si la agresión ya aconteció o finalizó, resultaría tardío actuar en legítima defensa.

Los requisitos están contemplados en el artículo N.° 28 del Código Penal y aplican sin distinción alguna para todos los ciudadanos.

Según ese artículo no comete delito el que actúa en defensa de la persona o derechos, propios o ajenos al repeler o impedir la agresión en la que haya peligro inminente.

El artículo N.° 29 del Código Penal añade que, debido al estado de turbación, en tales circunstancias puede haber un exceso en la defensa que tampoco sería punible.

En julio del 2018 en Curridabat, San José, un asalto contra cuatro hombres que estaban en las afueras de una vivienda terminó con uno de los delincuentes fallecido, otro herido, la posterior captura del tercero y el decomiso del carro y las armas usadas en el atraco.

Esa vez los ladrones despojaron de sus pertenencias, amenazándolos con arma de fuego e incluso realizaron un disparo.

Los ladrones iban con los rostros cubiertos. Al huir de la zona uno de los afectados trató de observar la ruta de escape, por lo que uno de los tipos, al ver que los observaban, se devolvió y disparó por segunda vez. La persona que los enfrentó saca un arma y repelió el fuego, impactando a Michael Delgado Chinchilla en el pecho y el costado izquierdo del dorso, lo que le causó la muerte en el sitio.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.