José David Guevara. 7 diciembre
Foto: Carlos Borbon.
Foto: Carlos Borbon.

¿Cuánto tiempo dura el sabor de un gol en el paladar de la memoria? La respuesta es incierta; lo que sí se sabe con toda certeza es que el exdelantero saprissista Eduardo “Flaco” Chavarría Acuña saboreó una anotación durante un total de 16.763 días.

Esa cifra corresponde a la cantidad de jornadas que transcurrieron entre el domingo 27 de agosto de 1972 y el viernes 20 de julio del 2018.

Ambas fechas forman parte de la historia del equipo morado. La primera evoca la inauguración del estadio Ricardo Saprissa Aymá, en San Juan de Tibás, con un partido entre el equipo casa y el Comunicaciones de Guatemala.

Marcador final: empate a uno; los chapines abrieron la cuenta al minuto 22, por intermedio de Peter Sandoval, y los ticos empataron un minuto después gracias al remate de cabeza con el que el “Flaco” Chavarría cerró un centro ejecutado por Gerardo Solano.

Ese fue el primero de muchos goles que se han celebrado en “La cueva del Monstruo”.

“Fue un centro pasado. Yo venía por ese lado, el portero venía a tapar ese tubo, pero yo se la cambié de lado, entrando la bola suave, pero en forma muy colocada (...) Íbamos perdiendo 1-0 y no nos podíamos dar el lujo de perder en la inauguración, no cabía”, rememoró hace algunos años quien degustó esa anotación durante casi 46 años.

¿Y el pasado 20 de julio? Ese fue el último día en que el “Flaco” se deleitó con el sabor de un recuerdo sazonado con gramilla, sudor y cal. Murió a la edad de 75 años.

Chavarría nació el 21 de marzo de 1943, en Heredia. El 2 de junio de 1963 debutó con el Deportivo Saprissa, en un encuentro del campeonato nacional que su equipo perdió 1-0 contra Uruguay.

El primer gol. Una semana después, anidó un balón en las redes por primera vez. Ocurrió durante un partido en el que los morados derrotaron a Cartaginés 3 por 2. A partir de entonces se distinguió por su juego práctico pero habilidoso, olfato de gol y su capacidad para vencer a los porteros rivales; por alto era letal.

A lo largo de su carrera deportiva marcó 117 goles con diversas escuadras locales, incluyendo a la Selección Nacional de Fútbol, con la que sumó seis goles entre 1968 y 1969: Uruguay, Herediano y Ramonense, así como foráneas: Santos Torreón, de México, y Adler, de El Salvador. Una y otra vez se marchó del Saprissa y una y otra vez regresó al conjunto de sus amores, con el que campeonizó en 1965, 1967, 1968, 1969 y 1972.

“En el momento pensé que era un gol como todos pero al día siguiente al ver la prensa me di cuenta de que iba a ser trascendental, que era historia”.

En el 65 fue el máximo artillero saprissista, con 17 goles, en tanto que en 1968 marcó en 24 ocasiones, por lo que compartió el título de goleador con un gigante del fútbol costarricense: Errol Daniels. Muchas memorias en las cuales libar.

Eduardo “Flaco” Chavarría se retiró de las canchas en 1975. Un desconocido para las nuevas generaciones de aficionados, pero todo un referente para los fanáticos morados mayores de 50 años; muchos de ellos recordarán a este goleador levantando el brazo derecho y abrazándose a sus compañeros Fernando “Príncipe” Hernández y Jaime “Jimmy” Grant para festejar la primera anotación del Saprissa en “La Cueva”.

Quien escribió estas líneas recuerda ese momento y aún conserva el sabor de ese gol en el paladar de la memoria.

El autor es periodista y director de ‘El Financiero’.