José Pablo Alfaro Rojas. 14 julio, 2018

Róger Flores afirma con total convicción que su experiencia tiene valor. Mundialista de Italia 90, exjugador de la Liga y Saprissa y campeón centroamericano, fue nombrado junto a otros cinco hombres de fútbol para liderar una comisión encargada de estudiar y sugerirle al Ejecutivo al nuevo técnico de la Sele.

“Il Capitano” cree que si lo eligieron para asumir esta responsabilidad es porque está capacitado, aún cuando le han dicho que en programas deportivos radiofónicos y en redes sociales cuestionaron la preparación de los exfutbolistas y técnicos elegidos para asumir esta responsabilidad.

Róger Flores, excapitán de la Nacional, ahora formará parte de la Comisión Técnica de la Fedefútbol. Fotografía: Jeffrey Zamora.

A la par de Erick Lonis, José Jaikel y los técnicos Geovanni Alfaro y Armando Rodríguez, Flores asume un desafío que define como “muy delicado”. Por orden de la Fedefútbol no se referirá a los posibles candidatos al banquillo hasta ser juramentado, pero cree que hay entrenadores nacionales capacitados para dirigir a la Tricolor.

Vuelve a estar en una posición importante para la Selección. ¿Cómo asume la idea de que su voz puede pesar en el nombramiento del nuevo técnico?

Primero agradecer a la gente que pensó en mí. Uno nunca se puede alejar de lo que hizo por tanto tiempo y más bien ahora estoy más al tanto de todo porque estoy viendo los toros de la barrera. Vamos a tratar de hacer lo mejor por el país y por el fútbol. Uno siempre quiere que la Selección esté en las primeras instancias, compitiendo con los mejores.

¿En qué aspectos específicos se siente capacitado para aportarle a la Comisión Técnica?

De momento no puedo dar ningún criterio sobre un técnico u otro. Todavía no conozco el rol que se me va a dar en la Federación y qué se me va a permitir hacer. Creo que puedo aportar. Tantos años que jugué en Primera División y de ser campeón con Saprissa y Alajuela, ser campeón centroamericano, ser el defensa con más goles en la historia del fútbol nacional. Ser campeón a nivel juvenil con Hatillo. En ese tiempo trabajé y estudié para prepararme.

¿Cómo asume tener esta responsabilidad, cuando todo el país espera conocer al nuevo técnico?

Lo que siento es que es una decisión de mucho cuidado. Es una labor muy delicada, no solo es Róger Flores, es el país. Hay que tomar decisiones para mejorar, que es lo más importante para Costa Rica.

“Creo que no se puede tirar por la borda toda la experiencia de Óscar Ramírez. Debería dejar un diagnóstico de todo lo que aprendió".

¿Después de alejarse de los banquillos, a qué se dedicó Róger Flores?

Yo trabajo en bienes raíces, soy trabajador independiente. También estoy en el Sinart de comentarista. Allí analizo las corrientes del fútbol a nivel mundial. Sería bueno que el país y la Federación tuviera un departamento de desarrollo para ver las tendencias e ir ganándole tiempo al tiempo. La educación llegó a posicionar a Costa Rica como número uno a nivel centroamericano. Si se sigue esa línea de ser estudiosos de todas las corrientes, podemos volver a posicionarnos en el mundo. Hay que entrarle con tranquilidad y calma y aconsejar bien al Ejecutivo, que es el que toma las decisiones. Una comisión está para aconsejar. No tengo el aval para hablar de un técnico u otro.

¿Qué corriente futbolística le gusta?

Me formé con la corriente vieja del fútbol. Estamos hablando de los 70', se jugaba 4-3-3, había una línea a seguir que para el entrenador nacional era muy fácil, porque los equipos jugaban igual a como jugaba la selección. Ahora el mundo, desde Brasil 2014, juega prioritariamente el 4-3-3. Estamos un poco rezagados, pero creo que la tecnología puede hacer que la Selección Nacional se ajuste hasta a tres modelos de juego diferentes.

¿Qué percepción tiene de que la afición se refiera a los técnicos como ofensivos o defensivos? ¿Está de acuerdo de que se pida un técnico más ofensivo para la Sele?

Creo que nuestra gente conoce el fútbol y los deportes. No hay que dejar de lado lo que piensa la afición, que es conocedora de fútbol. Mucha gente sabe de fútbol y lo que no sabía antes, lo ha aprendido y leído. Lo que veo es que si usted pregunta a muchos de los aficionados o especialistas de ahora sobre que ha hecho algún jugador u otro de los de antes (ya retirados), tal vez no lo tengan tan claro. Algunos han querido cuestionar a Lonis, a Jaikel. Se preguntan ¿qué hemos hecho? O si estamos capacitados. Nosotros (los miembros de la Comisión Técnica) también nos preparamos. ¿O acaso Lonis no se preparó? Es muy fácil que alguien dé una información sobre mí y tal vez yo tengo más historia, o ese que está dando lineamientos no tiene mi experiencia.

¿Se refiere a que su experiencia se puede aprovechar en la Federación?

Claro que sí. Por eso se busca a la gente. Usted ve que la mayoría de estrellas del fútbol son presidentes. Por ejemplo, Franz Beckenbauer fue presidente de la federación alemana. Muchos exjugadores son asesores. Tienen el conocimiento porque fueron campeones mundiales y seleccionados de su país, además de que se prepararon.

¿Ha escuchado críticas hacia la Comisión Técnica? ¿A eso se refiere?

Me ha contado gente que escucha programas deportivos y hablan del tema. Y bueno, está bien, al final si yo no estoy en nada, nadie hablaría de mí. Me remonto a como jugaba. A veces la gente me abrazaba y a veces me tiraba cosas muy feas. Uno tiene que prepararse para tomar una decisión. Si nos llamaron para pedir ayuda, creo que podemos ayudar. Nosotros luchamos para que esto mejore. Creo que todo país tiene su idiosincrasia, en cambio nosotros vemos una corriente y la practicamos. Vea lo que sufrió Brasil en el pasado por querer ser un equipo europeo. Es cierto que lo táctico y lo estratégico ayuda, pero no lo es todo. La calidad individual de los latinoamericanos ha marcado diferencia.

¿Cuál es esa idiosincrasia futbolística de la que habla?

Desde que crecí veo que el fútbol es cíclico. A veces hay corrientes de jugadores y de sistemas de juego. La filosofía nuestra es un híbrido entre el brasileño y el argentino. Recuerdo que desde los 70's Costa Rica necesitaba un puntero izquierdo y era muy sencillo encontrarlo. En cualquier equipo tenía opciones. Jugadores maravillosos. Ahora se juega 4-3-3 y nosotros tenemos en la Selección jugadores que aplicarían ese sistema de manera fabulosa. Joel y Ureña son rapidísimos por los costados, por ejemplo. Ese centro delantero que pivotea de un lado a otro nosotros lo tenemos. Eso es lo que el mundo está jugando. Tenemos futbolistas que saben hacer eso. Antes había mucha garra, pero ahora la tecnología entra a jugar y marca otros aspectos del juego.

¿Hay técnicos costarricenses con la hoja de vida suficiente para dirigir a la Selección?

Es un tema difícil. Aquí hay gente capacitada. Técnicos que por sus propios medios se capacitan, como Johnny Chaves. Yo cuando me retiré fui y mi capacité en Italia en una de las mejores escuelas del mundo. Yo quería meterme de lleno, lo que pasa es que el deporte era amateur en ese momento. Aquí hay gente muy capaz y que la Federación puede preparar. Si usted ve, hay un montón de equipos acostumbrados a ir al Mundial y no fueron, pero la gente no valora eso. Yo creo que hay que ver esos detalles. Ya pasó lo que pasó con Óscar Ramírez, es una lástima que se pierda todo lo que aprendió en el Mundial.

En el 2009, Róger Flores y Óscar Ramírez se vieron las caras en una final de la Liga de Ascenso, cuando el exdefensor era técnico de Barrio México y el Macho dirigía al Santos de Guápiles. Fotografía: Jorge Castillo.

¿Cómo se podría aprovechar el conocimiento adquirido por Óscar Ramírez?

Creo que ya que no está, puede dar un diagnóstico. Errores que cometió él y análisis de las cosas positivas y las negativas. Ver qué se puede mejorar. Uno como exfutbolista y entrenador ve otras cosas. Creo que no se puede tirar por la borda toda la experiencia de Óscar Ramírez.

Por la responsabilidad que tienen, la Comisión Técnica estará en el ojo del huracán en los próximos meses, hasta que se nombre entrenador. ¿Cómo asume este grado de atención?

Es volver a la actividad que teníamos antes. Yo no sentí hasta ahora que la prensa dijera mucho de la Comisión Técnica. Yo no vi que a la Comisión técnica la hostigaran tanto en el pasado. Más bíen pasaba desapercibida, pero ahora es diferente. Lo que sí sé es que si uno está en el fútbol, habrá crítica siempre. Es normal. Es normal que haya gente a favor y gente en contra. Ahora uno tiene que revisar los atestados de los entrenadores; probar, descartar, probar, solo así se va a tomar un norte claro.