Selección Nacional

Keylor Navas tocó el orgullo a sus compañeros en improvisado discurso sobre la urgencia de ir al Mundial

Keylor Navas sintió la responsabilidad de hablar con el grupo luego de la victoria contra Honduras, llamarlos y provocar esa inyección para afrontar el resto de la eliminatoria, porque él mismo les dijo que ya no es permitido fallar más

“Maes, esto nos tiene que impulsar por ese Mundial. El objetivo está intacto, ya sabemos que vienen finales y sí o sí hay que sacar buenos resultados. Vamos, ¡carajo!, paso a paso”, esas fueron las palabras que Keylor Navas pronunció con fuerza, con determinación, como describió un seleccionado: ‘con tono de capitán’.

El árbitro central, Jairo Marrufo, alzó sus manos y en medio del bullicio de la afición decretó el final del juego. Costa Rica le ganó 2 a 1 a Honduras, agónicamente. Keysher Fuller se hincó, Yeltsin Tejeda renqueando corrió hasta la gradería y gritaba con todo: ¡Vamos!. A lo lejos en uno de los marcos Keylor Navas oraba y luego alzaba sus puños viendo a los aficionados.

En medio de la algarabía y el respiro que significó el triunfo frente a Honduras, Keylor empezó a caminar hacia el centro del campo, con cada rival que se topó se dio la mano, mientras que abrazó e intercambió criterios y felicitaciones con sus compañeros.

Minutos después de la locura que provocó el gol de Gerson Torres y cuando algunos de los seleccionados ya se dirigían hacia el camerino, Navas junto a otros nombres de peso, como Celso Borges, Bryan Ruiz y Óscar Duarte, llamaron a todos los integrantes del plantel a reunirse en el centro del campo.

Las cámaras de televisión grabaron el momento, sin embargo el audio no fue escuchado. No obstante, esa improvisada reunión en el centro del campo que todo el mundo vio pero nadie escuchó, fue el llamado de Keylor Navas a sus compañeros a entender que la eliminatoria había dado otra oportunidad y que ya no se podía fallar.

Como líder positivo, el arquero del PSG, no pasó por los regaños, ni reclamó el sufrimiento para conseguir los tres puntos, sino que más bien resaltó la actitud de cada uno de los jugadores; eso sí, llamó a la reflexión para lo que viene, porque él mismo es consciente que fallar no es una opción en lo que resta.

Se formó un círculo, todos los jugadores se abrazaron, en la charla estuvieron desde los que jugaron hasta los que quedaron fuera de lista, además de algunos integrantes del cuerpo técnico, como el preparador físico, Iván Niño.

Desde el primero minuto quien tuvo la voz fue Navas.

El Halcón lo primero que hizo fue destacar la importancia del triunfo y enfatizó en que aunque la fecha eliminatoria representó dos tragos: uno amargo (derrota con Canadá) y otro dulce (victoria contra Honduras), las ganas y esperanza no eran negociables.

Por otra parte también llamó a la unión. El mundialista de Brasil 2014 y Rusia 2018 se acordó de cada uno de los integrantes de la Nacional y enfatizó que si se clasifica, clasificarán todos a Catar 2022.

“¡Dale! que la fe no se pierde. Hay que seguir así, esto es de todos gente, desde los utileros hasta el presidente. ¡Hay que creer en lo que se está haciendo!”, prosiguió.

El Halcón también destacó el papel que jugó la afición: ‘Ya vimos que con afición somos fuertes, es otra cosa”, añadió.

Para cerrar, el exjugador del Real Madrid insistió en que no se pueden dejar más puntos en el camino, de ahora en adelante en cada juego Costa Rica debe sumar, pero también tuvo frases para evadir el triunfalismo que puede provocar un gane como el que se logró ante la ‘H’.

“Es solo un partido, es solo un gane, ya sabemos que vienen finales, pero vamos partido a partido por ese objetivo”, finalizó.

Seguidamente el positivismo y el orgullo se comenzó a notar en los futbolistas que sabían que era necesario un impulso así. Keylor también lo sentía y promovió que se hiciera un ‘grito de guerra’ final: ¡Costa Rica! se escuchó desde el círculo de la cancha del Nacional.

Después de la conversación que tardó dos minutos a lo mucho, los futbolistas salieron tocándose el corazón y mirando a la afición, buscaron conectar con la gente con gestos y miradas. Keylor Navas aprovechó un triunfo sufridísimo contra Honduras para tocar el orgullo de sus compañeros en una improvisada charla en el centro del campo.

Más historias sobre La Sele:

Esteban Valverde

Esteban Valverde

Periodista en la sección de Deportes de La Nación. Licenciado en Periodismo Social en la Universidad Internacional de las Américas. Escribe sobre legionarios.