Cristian Brenes. 15 marzo

Hace dos meses ni se imaginaba estar en una Selección Mayor; Keylor Navas, Bryan Ruiz o Joel Campbell eran ídolos a los que solo veía en televisión, jamás se le cruzaba por la mente tenerlos de compañeros en un camerino de la Tricolor. Sin embargo, el anhelo de niño se le cumplió al jugador de Cartaginés Ronaldo Araya.

Araya prácticamente toca el cielo con las manos en este momento, no solo porque compartirá con sus referentes, sino porque es uno de los seis sobrevivientes de la primera convocatoria que dio Gustavo Matosas en enero.

El volante de 19 años es el más joven en el llamado de Matosas y repite para la fecha FIFA de marzo, al igual que Keysher Fuller, Francisco Calvo, Waylon Francis, Allan Cruz, José Guillermo Ortiz y Jimmy Marín.

El mediocampista se coló en una nómina con los pesos pesados de la Tricolor, de cara a los fogueos ante Guatemala y Jamaica. Esto hace que el llamado anterior (al que no podían asistir los legionarios de Europa) y su debut como titular ante Estados Unidos (derrota 2 a 0 el 2 de febrero) sea solo un lindo recuerdo, ya que la emoción actual lo embarga.

El juvenil de Cartaginés Ronaldo Araya (izquierda) debutó con la Selección Mayor de Costa Rica el pasado 2 de febrero, en el fogueo ante Estados Unidos. La Nacional cayó 2 a 0. Fotografía: AP / Tony Avelar.
El juvenil de Cartaginés Ronaldo Araya (izquierda) debutó con la Selección Mayor de Costa Rica el pasado 2 de febrero, en el fogueo ante Estados Unidos. La Nacional cayó 2 a 0. Fotografía: AP / Tony Avelar.

“No sabía que me iban a llamar, pero estaba atento porque venía jugando y haciéndolo bien en Cartaginés. Cuando escuché el nombre estaba almorzando en Cartago y fue una felicidad inmensa. Mi mamá fue la primera que me llamó, estaba llorando y muy feliz, luego me contactó mi papá ya más tranquilo. Aproveché que mañana entrenamos tarde y vine a visitarlos, quería compartir con ellos”, dijo el oriundo de Turrialba.

Ronaldo reconoce que todo le llega muy rápido, ya que apenas da sus primeros pasos con los brumosos. Sin embargo, afirma estar preparado y dispuesto a aprovechar cada segundo que tendrá en la Nacional.

Los expertos en el fútbol defienden que en este deporte no hay edades, se trata de buenos y malos. Precisamente a esto se apega el creativo, quien sorprendió al timonel charrúa por su buen toque de pelota, picardía, intensidad y capacidad para dar juego.

“No todo jugador tiene dos convocatorias a la Selección a los 19 años y con un técnico tan experimentado como Matosas. Es una alegría inmensa estar con jugadores que hace dos o tres años venía por la tele. Ahora toca aprender de ellos y pedir consejos a los que más saben. Sé que voy a llegar con mucha timidez, pero de todo se aprende”, recalcó el futbolista, quien ahora vive en un apartamento que le consiguió el club en la Vieja Metrópoli.

Eso sí, Araya aún tiene mucho camino por recorrer y el propio entrenador del combinado patrio le pidió que mejorara el estado físico, trabajara extra en el gimnasio y cuidara la alimentación.

El juvenil señala que cumplió con todo esto y ahora añora que sea el lunes para compartir camerino y cancha con los referentes de la Sele.

“Desde el primer día que llegué, él (Matosas) ha tenido confianza en mí y cuando es así es más fácil mostrarse hacer lo que le piden.… Ahora voy a ser el más joven y ya me imagino lo que será. Siempre lo molestan a uno, los jóvenes siempre son los que pagan”, dijo el blanquiazul.

Ronaldo disfruta su momento, se toma con buen humor las bromas de sus compañeros en Cartaginés, quienes le llaman el hijo de Matosas. Eso sí, sueña en grande y aspira a ser un fijo en todos los llamados de la Tricolor.