José Pablo Alfaro Rojas. 17 mayo
Funcionarios del Icoder visitaron el Estadio Nuevo de Limón en los últimos días para hacer un diagnóstico sobre su estado y empezar el proceso de restauración. Fotografía: Cortesía.
Funcionarios del Icoder visitaron el Estadio Nuevo de Limón en los últimos días para hacer un diagnóstico sobre su estado y empezar el proceso de restauración. Fotografía: Cortesía.

Un proyecto deportivo elaborado por el director de Selecciones Nacionales de la Fedefútbol, Carlos Watson, pretende convertir el abandonado Nuevo Estadio de Limón en una cuna de futbolistas.

Hace casi dos años, el presidente de la Federación, Rodolfo Villalobos, entabló las primeras conversaciones con el Instituto Costarricense del Deporte (Icoder) para desarrollar un plan, aunque en ese momento hubo pocos avances.

La obra se deterioró a partir del descuido del Ministerio de Educación Pública, quien por un tiempo tuvo el inmueble bajo su administración, pues antes había un colegio deportivo instalado debajo de las graderías.

Luego, cuando volvió a poder del Icoder, estuvo sin seguridad durante un largo periodo y el vandalismo terminó por destrozarlo.

Se robaron las pilas de los baños, las mallas, los portones y hasta el cableado eléctrico. También rompieron los bombillos de las lámparas que lo iluminaban y dejaron los baños inservibles; luego, incendiaron la gramilla.

Hacía lucía el estadio Nuevo de Limón hace apenas unos meses. El vandalismo incendió la gramilla. Fotografía: cortesía.
Hacía lucía el estadio Nuevo de Limón hace apenas unos meses. El vandalismo incendió la gramilla. Fotografía: cortesía.

Posteriormente, distintos medios de comunicación empezaron a exhibir las penurias de un estadio valorado en ₡1.500 millones, y poco tiempo después el Icoder consiguió un presupuesto de ₡600 millones para restaurarlo.

Sin embargo, hasta ahora no hay un proyecto claro para sacarle provecho.

A Watson le entusiasma la idea planteada por Villalobos de desarrollar este plan deportivo, que podría concretarse si el inmueble queda en condiciones óptimas, luego de que finalice la etapa de restauración.

“Una vez conversé con un preparador físico y ambos destacamos las cualidades físicas y la velocidad impresionante del limonense. Ese día, él me dijo una frase, ‘con un buen proyecto deportivo en la provincia, no tendríamos que envidiarle nada a la selección de Francia’", afirmó Watson.

La idea inicial del entrenador contempla distintos objetivos:

1. Definir los perfiles del jugador que quiere para cada puesto y aprovechar el biotipo caribeño para potenciar el proyecto.

2. Elegir una metodología de entrenamiento y abrir equipos desde escuela de fútbol hasta alto rendimiento.

3. Capacitar entrenadores que conozcan la zona y recluten a los mejores talentos de la provincia.

4. Convertir esta infraestructura en un puente para el desarrollo de talentos en el caribe que luego puedan salir del país y fortalezcan las selecciones nacionales.

Rónald González, técnico de la Mayor, junto al director de selecciones nacionales, Carlos Watson. Fotografía: Agencia Ojo por Ojo.
Rónald González, técnico de la Mayor, junto al director de selecciones nacionales, Carlos Watson. Fotografía: Agencia Ojo por Ojo.

"Escoger Limón sería un acierto. Por primera vez en mi vida podré aportar algo a mi provincia, eso me tiene muy entusiasmado. Creo que no habría discusión en que es un lugar perfecto para desarrollar talentos", comentó Watson.

Distintos funcionarios del Icoder visitaron el escenario deportivo en los últimos días para hacer un diagnóstico sobre los daños y empezar a restaurarlo. Sin embargo, todavía se desconoce qué pasará cuando el reducto funcione de nuevo.

Es a partir de ese momento que adquiere valor el plan creado por Watson.

Según Villalobos, todavía hay disposición de la Fedefútbol de echar a andar el proyecto en el Estadio Nuevo de Limón.

Dinero. El dirigente explicó que la Federación podría conseguir presupuesto de FIFA a través del programa de desarrollo ‘Forward’, que colabora con fondos para planes de desarrollo en los países afiliados.

Sin embargo, el dirigente explicó que el proyecto también necesita un aporte del Icoder para mantener la obra en buen estado, y de alianzas con organizaciones de la provincia, como el caso del Comité de Deportes de Limón.

“Lo más importante es que se ha dado un paso significativo para restaurar el estadio. Se tendría esto como punto de partida para empezar el proyecto, que contempla lo futbolístico pero también lo social”, concluyó Villalobos.

El jerarca aclaro que, aunque ya hay conversaciones avanzadas con el Icoder, todavía no se llega a un acuerdo sobre los costos que asumiría cada organización, uno de los puntos que se deberían concretar en las próximas semanas.