Esteban Valverde. 9 noviembre
Keylor Navas asistió en octubre a los amistosos de Costa Rica frente a México y Colombia. Fotografía: AP
Keylor Navas asistió en octubre a los amistosos de Costa Rica frente a México y Colombia. Fotografía: AP

Criticar a Keylor Navas por llegar a un acuerdo para no ser tomado en cuenta para la Selección Nacional es no conocer cómo se desarrolla el fútbol en la actualidad, dentro y fuera del campo. Es también ser populista, sin análisis real de la situación del guardameta en el Real Madrid.

Keylor Navas vive un momento deportivo inestable en su equipo, desde el inicio de temporada ha tenido una ardua competencia con Thibaut Courtois, ojo ese nombre, porque tiene en su palmarés el título individual como Mejor Arquero de Rusia 2018 y del planeta, según FIFA.

El costarricense no se rindió de buenas a primeras y ha peleado, ha defendido su lugar y hasta su camisa número '1′. A él le ha tocado hacerlo dentro como fuera del campo, en conversaciones y también con actuaciones brillantes. Y en los siete duelos que tiene no hay un solo cuestionamiento por error deportivo, de hecho su porcentaje de paradas es levemente mayor al de Thibaut con un 69% sobre un 65% del europeo.

Deportivamente, Keylor probablemente se enfrenta al momento más tenso y complicado de lo que lleva la temporada.

Antes el pulso era tú a tú con el belga, uno jugaba Liga y el otro la Champions League, no obstante el miércoles pasado surgió un punto de quiebre a favor del belga, cuando Santiago Solari decidió darle también la Champions.

En este momento, todo hace indicar que Keylor solo jugará la Copa del Rey... Pero, el que conoce la carrera de Navas y recuerda las diferentes situaciones a las que se ha enfrentado entenderá lo que sucede.

Cuando se menciona el nombre del oriundo de Pérez Zeledón hay dos características claves que lo describen a la perfección: su inquebrantable fe y su perseverancia.

Ver a Navas decaído es difícil, él tiene un refugio espiritual que entrega una tranquilidad capaz de dibujarle una sonrisa, pese a estar en el banquillo en el estadio del Viktoria Plzen; en su torneo, en el que hace menos de tres meses fue nombrado Mejor Arquero del certamen.

(Video) Keylor Navas gana premio como mejor portero de la Champions

Sea el Salmo 23 o los versículos Gálatas 1:10 e Isaías 41:10 o el último Jeremías 17:7-8, el tico sabe encontrar ecuanimidad en medio de la tormenta.

El otro punto a analizar es su perseverancia. Cuando el jugador arribó al Levante de España en la temporada 2011 - 2012, llegó a una portería dominada por el uruguayo Gustavo Munúa, en ese momento inició el año como suplente, pero se entrenaba como si no hubiera mañana.

“Yo lo tengo muy claro. Sé que si el entrenador acá no me pone, no es porque yo no pueda hacerlo bien, si no es por una decisión que él toma. Entonces cada entrenamiento me mato y entreno pensando en mi beneficio”, me mencionó en una entrevista en aquel momento.

Para la siguiente campaña se había ganado ser estelar y en la 2013 - 2014 fue declarado el Mejor Arquero de España, nominado al Guante de Oro de Brasil 2014.

En estos momentos Navas tiene una batalla deportiva en su club. Ahí es donde debe comerse el mundo, ahí es donde debe ser perseverante, ahí es donde debe sudar sangre...

A ver, en la Selección ya lo ha hecho una y otra vez y lo seguirá haciendo, pero en un periodo de transición en el que ni siquiera estará al mando del técnico oficial, Gustavo Matosas, ¿para qué Keylor va a hacer un viaje de 12 horas ida y 12 horas vuelta a América del Sur?

(Video) McDonald, Deyver Vega y Dylan Flores encabezan una Sele repleta de novedades

También, ¿por qué no quedarse demostrando en cada entrenamiento lo que sus estadísticas respaldan que está en un nivel de forma bueno para continuar luchando por la titularidad?

El parón serán prácticamente de 12 días, un periodo mediano para mostrar perseverancia, ganas, hambre por brillar. Yo comprendo completamente la razón por la que Navas no va con la Sele y me parece coherente y lógica.

El portero es el puesto que menos necesita una adaptación táctica porque no tiene funcionamiento grupal, ante esto acá hay otra razón para entender y no cuestionar sin sentido.

Hoy para su presente, para su futuro y aunque muchos no lo vean así hasta para el futuro de la Selección lo mejor es que Navas apueste por su fórmula: fe y perseverancia, él la tiene clara y encargarse de mostrar y luchar en el Madrid es lo correcto.

Jugar con Costa Rica en este momento le sirve de poco a Keylor y a Costa Rica no le afecta en nada tenerlo o no. En resumen: las frustraciones que deja la Selección no tienen por qué encontrar su desahogo en el cuidapalos y su ausencia no permite cuestionar su compromiso o profesionalismo.