Esteban Valverde. 16 abril
Tomas Hilliard en un juego de la temporada pasada de la MLS. Fotografía: Cortesía.
Tomas Hilliard en un juego de la temporada pasada de la MLS. Fotografía: Cortesía.

Tomas Hilliard Arce tiene 23 años, es defensa central y llegó en 2018 al Galaxy de Los Ángeles, club con el que vive su segunda temporada. Este zaguero es costarricense, pese a que solo vivió un año en el país, y describió como surrealista la experiencia de ser compañero del crack sueco, Zlatan Ibrahimovic.

Hilliard ahora también será compañero de Giancarlo Pipo González, con quien además debe competir por un lugar en el once estelar.

La historia de este defensor se remonta al año 2003, cuando viviendo en Costa Rica se enamoró del fútbol por influencia de sus compañeros en el Colegio Yorkin. El jugador, quien es de madre tica, Silvia Arce, y padre estadounidense, Andy Hilliard, realizó ese año lectivo en el país.

Desde entonces el vínculo entre este futbolista y Costa Rica se mantiene, al punto que posee tanto la nacionalidad estadounidense como la costarricense.

“Empecé a jugar fútbol en mi niñez, específicamente cuando tenía ocho años, ahí me fui con mi familia a San José y nos pareció una buena idea para relacionarme con mis compañeros y empezar a hacer fútbol. Ahí fue cuando nació la pasión por este deporte. Mi carrera profesional empezó después de concluir mis estudios en la Universidad de Stanford, California, ya que después fui reclutado por el Galaxy para formar parte del primer equipo”, contó.

Este joven ya es profesional en la carrera de Negocios y Emprendedurismo; no obstante, ahora sigue otro sueño: consolidarse como jugador.

"El sueño es jugar con la Selección Nacional de Costa Rica, por supuesto. Durante mi vida siempre he visto por la televisión muchos de sus partidos y entendiendo lo que significa para los costarricenses la camisa de la Selección. Me motiva a continuar mejorando para esperar por la oportunidad de representarlos en el futuro", profundizó.

A su llegada a Los Ángeles, Tomas vivió una experiencia que marcó su carrera deportiva: conocer a Zlatan Ibrahimovic.

Zlatan, exfigura de equipos como el Paris Saint Germain, Barcelona, Juventus, Inter de Milán, Milan y principal embajador del fútbol de Suecia, es la principal figura de la Galaxia.

“Jugar con Zlatan es una experiencia surrealista. Él es un talento único y espera mucho de los jugadores que están con él, te fuerza a ser mejor en el campo. Todavía recuerdo las primeras semanas cuando llegó y yo me sentí extremadamente intimidado por él. Yo era uno de los jugadores más jóvenes y me apartó al lado y me dio algunos consejos para ayudarme a mejorar. Creo que es una persona extraordinaria”, recordó.

La llegada de Pipo González al Galaxy fue otro impulso más para Tomas, debido a que lo vuelve a acercar a Costa Rica.

"Es un verdadero héroe y ha hecho cosas grandes por la Selección. Es imposible no impresionarse al tenerlo acá, como lo he dicho: quiero aprender e imitarlo", reveló.

Hilliard se considera un futbolista de juego físico y luchador en el campo, por lo que tiene un desempeño con mucho sacrificio, además comprende muy bien el manejo de la táctica.

“Esta segunda temporada en la liga profesional para mí significa seguir mejorando y jugar más minutos en tanto tenga la oportunidad. Jugadores como Giancarlo hacen fácil el hecho de continuar mejorando, por lo cual es la razón que me siento afortunado de estar en la situación actual”, finalizó.