Cristian Brenes. 28 enero

Resulta casi imposible hablar de Paolo Jiménez sin ligarlo a Cartaginés. El volante se formó en la cantera de los brumosos, debutó en el 2003 con el club de su provincia y es el segundo jugador en la historia con más partidos con los blanquiazules.

El capitán de los centenarios es considerado como el último gran referente de la institución y aunque todo hacía prever que seguiría como el estandarte hasta su retiro, a los 36 años se convirtió en legionario por primera vez en su carrera.

Jiménez se marcha por un año al Nacional Potosí de Bolivia, club que dirige el tico Jeaustin Campos. Su salida se da gracias al respaldo del club de la Vieja Metrópoli, con el que renovó a inicios de temporada por un año más. Incluso, en el comunicado oficial la institución deja las puertas abiertas para su regreso.

Esta es la segunda ocasión en la que Paolo se marcha del equipo de sus amores, pues entre el 2008 y el 2010 jugó para Brujas. Sin embargo, nunca antes había experimentado participar en una liga que no fuera la tica y aunque resulta complejo salir a su edad, Campos puso sus ojos en él.

Paolo Jiménez era el capitán de Cartaginés. El volante fue de los púntos más altos de los brumosos en las últimas capañas e inició el Clausura 2020 como titular con los brumosos. Fotografía: Rafael Pacheco
Paolo Jiménez era el capitán de Cartaginés. El volante fue de los púntos más altos de los brumosos en las últimas capañas e inició el Clausura 2020 como titular con los brumosos. Fotografía: Rafael Pacheco

El mediocampista era uno de los puntos más altos de los brumosos, titular indiscutible desde que regresó en el 2011 y determinante con sus asistencias y su desequilibrio. Incluso, el goleador Marcel Hernández pierde a uno de sus mejores socios asistidores.

Contrario a lo que normalmente ocurre con el paso de los años, la curva de rendimiento de Paolo era ascendente y por lo mismo, el retiro no pasaba por su mente. Previo al inicio del Clausura 2020 este medio le consultó sobre la fecha en la que colgaría los tacos y recalcó que no le pasaba por la mente, su buena forma física y su desempeño lo hacían querer más.

Adicionalmente, Jiménez estaba ceñido en acabar con los 10 torneos que tiene el club sin clasificar, ya que él es el único en el plantel que estuvo en todos ellos. Eso sí, nunca ocultó que su mayor sueño es lograr el título con los blanquiazules.

El volante disputó su último juego con el conjunto de la Vieja Metrópoli el sábado anterior, en el empate ante Alajuelense 1 a 1. Su registro con los centenarios quedó en 398 compromisos y 23 goles, superado en la cantidad de partidos con la camiseta de la institución solo por Danny Fonseca, quien lo hizo en 537 ocasiones, según los datos del periodista y estadígrafo Gerardo Coto Cover.

Jeaustin conoce a la perfección a su nuevo fichaje, ya que lo dirigió en su paso por Cartaginés y ahora le abrió las puertas del fútbol boliviano.

Sin duda alguna que la afición de los brumosos se queda sin uno de sus ídolos, aunque parece descabellado pensar que Jiménez no regresará a retirarse en el club que lo formó, que lo vio debutar y en el que escribió una historia.

Por ahora no se verán más los clásicos enganches de Paolo en el balompié costarricense; se los lleva a Bolivia, donde tratará de escribir una nueva historia a sus 36 años.

Ahora el técnico Hernán Medford y la dirigencia deberán definir si buscan un sustituto para un futbolista que aportaba desequilibrio y peso a la ofensiva.