Cristian Brenes. 6 agosto, 2018

Pasaron 11 meses, 39 jornadas del campeonato nacional y tres técnicos por Cartaginés, pero los aficionados brumosos siguen sin saber lo que es festejar dos triunfos de forma consecutiva; una verdadera pesadilla de la que buscan despertar.

La última vez que los centenarios sumaron de a tres en dos choques al hilo fue bajo el mando de Javier Delgado (su segundo ciclo). Para encontrar esta seguidilla hay que remontarse hasta setiembre del 2017, específicamente a la fecha siete y ocho del Apertura, cuando superaron 1 a 0 a Liberia, en el Fello Meza el 3 de setiembre, y 3 a 2 a Guadalupe, en el Colleya Fonseca el 10 de setiembre.

Paulo Wanchope afirma que merecían más ante la Liga

Los blanquiazules tuvieron en sus manos cortar esta racha ante Alajuelense, tras derrotar a Limón en la jornada anterior. Sin embargo, fallaron y se quedaron con el sinsabor de salir con las manos vacías pese a su buen fútbol y la propuesta agresiva del técnico Paulo César Wanchope.

“Es una realidad, el equipo que quiere clasificar y estar arriba debe que ganar partidos seguidos. Vamos por buen camino, porque no salimos a ganar a lo loco o dependemos de que alguien tenga un buen día, tenemos una idea, buen fútbol, mucha intensidad y un estilo definido. Ahora necesitamos resultados, es una realidad porque queremos estar en los primeros puestos y es la única manera”, señaló Paolo Jiménez, capitán del equipo.

Desde que se dieron esas dos victorias, los de la Vieja Metrópoli acumulan 18 derrotas, 17 empates y únicamente cuatro triunfos. Ni Adrián Leandro, tampoco Gustavo Roverano y tampoco Wanchope en solo tres intentos han logrado acabar con esta marca.

Eso sí, Paulo César ya derribó una marca negativa, la de seis meses sin celebrar que tenía Cartaginés, 11 partidos en el Clausura 2018 y uno en el Apertura 2018. El nuevo timonel es claro en que la historia que escribe en su era es totalmente distinta y afirma que con la estrategia que plasma están mucho más cerca de olvidarse de los momentos adversos.

El manudo Abdiel Arroyo (9) celebra tras marcar el primer gol de Alajuelense, en el triunfo de los erizos 3 a 2 ante Cartaginés, por la fecha tres del Torneo de Apertura 2018. Fotografía: Rafael Pacheco.

“Falta mucho más por competir, se perdió, pero no podemos estar con la cabeza abajo y sentir que se nos viene el mundo, porque vamos a mejorar. Creo que hay aficionados que son agradecidos, pero hay que ganar y queremos ganar. Vamos a seguir creciendo y enfocarnos en el partido ante Guadalupe, que será muy duro”, manifestó el estratega.

Los brumosos deberán esperar como mínimo dos semanas para acabar con esta pesadilla. Para lograrlo deben superar a los guadalupanos en el Colleya el próximo domingo y luego a San Carlos en el Fello Meza, el siguiente fin de semana.

La necesidad de lograr una racha positiva es total para un club que intenta dejar atrás siete torneos sin clasificar y reconocen que la única forma de retomar protagonismo y olvidarse del sufrimiento es ligando victorias.

“Queremos demostrar, hacer que la afición se enamore, que vengan al estadio, se motiven y darles alegrías a ellos, que tanto las necesitan. Además, nosotros como equipo ratificar que lo estamos haciendo bien”, agregó Jiménez.