Cristian Brenes. 29 julio, 2018

(Video) Paulo Wanchope analiza la victoria ante Limón FC

Llegó a los cinco años a Cartaginés, pasó por todas las divisiones menores del club, hasta que debutó en la máxima categoría en setiembre del 2016. La primera parte del objetivo estaba cumplida para Cristopher Núñez, pero tenía pendiente celebrar un gol con la camiseta de sus amores y ante Limón finalmente lo logró.

Luego de 15 años de espera Núñez abombó las redes en un juego oficial, mejor aún para él, sucedió en su segunda casa, el Fello Meza. Tal cual a como imaginó el festejo, este se dio: corrió hacia una esquina, liberó el grito contenido, besó el escudo y se lo dedicó a sus padres, quienes lo apoyaron desde pequeño y estaban en las graderías, como siempre.

“Es mi primera anotación en Primera División con Cartaginés y lo celebré con todas las ganas, significa mucho para mí. He pasado por muchas cosas, tuve la lesión fuerte y por eso festejé así. Este es el club que me vio crecer y que me abrió las puertas, realmente amo a este equipo. Lo que pensé fue en besar el escudo y luego dedicarle el gol a mis papás”, señaló el habilidoso volante.

Con 27 partidos en Primera, Cristopher es una de las grandes apuestas de los brumosos. En el equipo consideran a este creativo como su perla y las esperanzas de la afición por ver a un canterano destacar se centran sobre él.

Pese a que aún tiene cara de niño, el futbolista oriundo de Loyola de Cartago no quiere esperar más, considera que este debe ser su torneo de consolidación y así quitarse el cartel de promesa, para ser una realidad. La lesión de rodilla que lo tuvo fuera casi un semestre es tema del pasado y ahora se enfoca en responder a la confianza del técnico Paulo César Wanchope.

Hernán Fener (izquierda) y Jossimar Pemberton (centro) celebraron con el volante Cristopher Núñez (derecha), quien besó el escudo de Cartaginés tras anotar su primer gol en la máxima categoría. Fotografía: José Cordero.
Hernán Fener (izquierda) y Jossimar Pemberton (centro) celebraron con el volante Cristopher Núñez (derecha), quien besó el escudo de Cartaginés tras anotar su primer gol en la máxima categoría. Fotografía: José Cordero.

“Quiero que este sea mi torneo. Estoy muy motivado, los compañeros y el entrenador me están respaldando y quiero demostrarle a la afición que sí hay material en la cantera de este equipo. Estamos varios juveniles en Primera, hemos jugado juntos desde hace mucho, nos conocemos y nos llevamos muy bien, pero aún falta que debuten más”, agregó.

Pese a su timidez, Núñez reconoce que poco a poco habla más en el terreno de juego, toma un rol más protagónico y también ajusta su juego, ya no solo toma la pelota para ir al frente, mejoró en la marca y en el plano físico.

“Llegué a los cinco años a Cartaginés y en este equipo hice toda la liga menor. Es el club que amo”, Cristopher Núñez, volante de Cartaginés.

Además, recalca que tiene hambre de éxito y lo impulsan los momentos duros que pasó de niño, cuando el dinero no alcanzaba y pese a todo, su familia se sacrificaba para que él cumpliera el sueño.

“Desde los cinco años mis papás me llevaban a los entrenamientos. Fue muy duro, porque cuando era pequeño no teníamos mucha plata, entonces íbamos caminando desde la casa hasta donde fuera la práctica. Nos íbamos por la línea del tren y esto me motiva mucho al ver cómo era todo antes. Le debo todo a mis papás, porque desde pequeño me han apoyado y le doy gracias a ellos”, finalizó.

Cristopher es de esos futbolistas que se creen en extinción, un armador nato. Sus características le permitieron ser mundialista Sub-20 y ahora apunta a ser el motor de Cartaginés. Wanchope lo respalda y si se mantiene enfocado, apunta a ser quien porte la bandera blanquiazul en el presente y en el futuro.