Editorial

Editorial: La inaceptable invasión de Ucrania

Bajo ningún concepto es tolerable la flagrante violación de otro Estado, con su pavoroso costo en vidas. Las pretensiones imperiales de Putin deben ser frenadas con unidad y firmeza, aunque reclame sacrificios

Hasta octubre del pasado año, cuando los servicios de inteligencia estadounidenses alertaron sobre el inicio de movilizaciones militares rusas en la periferia de Ucrania, resultaba impensable una invasión de ese país, una exrepública soviética que, como otras, se separó del fallido imperio comunista en 1991. ¿Cómo, a estas alturas de la historia, se le ocurriría al gobernante de una potencia violentar el concepto de respeto a la soberanía e integridad territorial de los Estados, principio básico de la convivencia internacional, desatar el peor conflicto bélico en Europa desde la Segunda Guerra Mundial y abrir una caja de Pandora de muertes, destrucción, represalias y tensiones geopolíticas exacerbadas?








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.