Columnistas

Una voz multiplicada en voces

La exiliada escritora Svetlana Aleksiévich convierte la tragedia de la historia en la tragedia de las almas que han perdido la esperanza o se aferran al pasado que fue fabricado para ellas

La noche del 29 de abril, cuando se clausuró el Festival de Poesía de Granada, Svetlana Aleksiévich subió al escenario en el patio rodeado de columnas del palacio de Carlos V en la Alhambra, metida en su abrigo y la cabeza protegida por un chal porque hacía frío, y su voz melodiosa se desgrana entre pausas para dar paso a la traductora que, sentada a su lado, iba recogiendo sus palabras en ruso, idioma que no entiendo, pero que en sus labios me parece que así deben sonar los parlamentos de Chéjov cuando hablan en el escenario sus personajes femeninos.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.