Columnistas

Prueba de covid-19

Es difícil comprender por qué Costa Rica no exige la prueba de covid-19 a quienes la visitan.

Es difícil comprender por qué Costa Rica no exige la prueba de covid-19 a quienes la visitan. Estados Unidos, entre otros países, la impone como ineludible requisito de ingreso aun a sus ciudadanos. Nuestras autoridades seguramente temen entorpecer el turismo, tan golpeado por la pandemia, pero conviene preguntarse si esa es la mejor forma de hacerlo.

Imagine el lector un viaje de ida y vuelta a Nueva York. ¿En cuál de los dos vuelos se sentiría más seguro: en el de ida, sabiendo que en la cabina nadie carece de una prueba realizada en los últimos tres días, o en el de regreso, cuando no hay la misma certeza? ¿Estaría dispuesto a hacerse el examen para tener la misma garantía durante el retorno?

La pandemia despierta preocupaciones y sensibilidades conducentes a privilegiar la seguridad. El turista estadounidense, nuestro principal consumidor, viene dispuesto a hacerse la prueba para regresar a su país. ¿Por qué se resistiría a hacer lo mismo antes de tomar el vuelo de venida si eso le garantiza similar cumplimiento de los demás pasajeros? «Costa Rica le protege desde la sala de embarque» parece mejor eslogan promocional que «viaje sin requisitos».

Por otra parte, en los Estados Unidos, la prueba PCR está disponible en todas partes sin costo alguno. Ya pasó la época de la escasez. En Costa Rica cuesta muy cara y el viajero estadounidense está dispuesto a pagarla porque no hay otra forma de regresar. ¿Tiene sentido eximirlo de un requisito fácil de cumplir sin costo en el viaje de venida cuando está en disposición de acatarlo, con mayor gasto de tiempo y dinero, para hacer el vuelo de vuelta?

Viajar en tiempos de covid-19 implica enfrentar inconvenientes. Los turistas lo saben y aceptan, porque el acatamiento de las limitaciones garantiza su seguridad. Nadie disfruta pasar horas con una mascarilla en la cara, cubriendo boca y nariz como exige el protocolo, pero esa es la orden del día y no hay más remedio.

Este no es un momento para preocuparnos por el ingreso de la covid-19 a través de los aeropuertos. Desafortunadamente, tenemos covid para exportar. Tampoco es hora de proponer una tonta reciprocidad, animada por ancestrales complejos. No obstante, valdría la pena reconsiderar el requisito de la prueba como muestra de preocupación por la salud del viajero y promesa de hacer lo posible para preservársela durante su estadía en nuestro territorio. El turismo del futuro inmediato posiblemente lo agradezca.

agonzalez@nacion.com

Armando González R.

Armando González R.

Laboró en la revista Rumbo, La Nación y Al Día, del cual fue director cinco años. Regresó a La Nación en el 2002 para ocupar la jefatura de redacción. En el 2014 asumió la Edición General de GN Medios y la Dirección de La Nación. Abogado de la Universidad de Costa Rica y Máster en Periodismo por la Universidad de Columbia, en Nueva York.