Ana Palacio. 2 septiembre

MADRID– En 1947, dos años después de la aniquilación atómica de Hiroshima y Nagasaki, el Boletín de Científicos Atómicos ideó y presentó al mundo el reloj del Apocalipsis para avivar las conciencias sobre la posibilidad cierta de que la proliferación de armas nucleares condujera a la destrucción catastrófica del planeta.

Hoy vale la pena que nos preguntemos si habría que crear un reloj semejante que llamará nuestra atención respecto al peligro de colapso que se cierne sobre la democracia liberal. En ese “reloj del apocalipsis democrático”, nos acercamos dramáticamente a la medianoche.

Los individuos actúan de manera racional, en su propio interés, y ello redunda tanto en la prosperidad personal como en la colectiva.

LEA TAMBIÉN

Muriente OTAN

Esta premisa fundadora de la democracia liberal se ve erosionada en su práctica totalidad durante los últimos años. En particular, el estancamiento generalizado del ingreso y el rápido aumento de la desigualdad, especialmente desde la crisis financiera del 2008, difícilmente son resultados que una mayoría de individuos racionales elegirían.

Además, la menguante confianza en las instituciones ha socavado las condiciones necesarias de toda decisión informada.

Los medios tradicionales, durante mucho tiempo depositarios de la confianza pública como guardianes de la información, han sido sustituidos, cuando no arrinconados, ignorados por las fuentes de contenidos en línea, cuyo modelo de negocios las orienta a atraer lectores aprovechándose de sus creencias e intereses, a menudo mediante la difusión de información falsa o engañosa.

En este contexto, los líderes políticos que intentan actuar como fuerzas moderadoras suelen perder frente a quienes apelan al tribalismo y al catastrofismo.

Todo esto ha promovido un egoísmo estrecho, de cortas miras —en términos generales contraproducente— que torna casi imposibles los compromisos necesarios para crear coaliciones amplias.

Polarización política. El resultado no es sino una polarización política cada vez más profunda, la pérdida de la confianza en el Estado de derecho y una decadencia institucional generalizada.

La crisis de la covid-19 ha acelerado estas tendencias. Esto es, la pandemia está teniendo consecuencias devastadoras para la ya menguada y vapuleada reputación de las democracias liberales como bastiones de relativa prosperidad, previsibilidad y seguridad.

Los desafíos son bien conocidos. Sin embargo, hasta las discusiones sobre la degradación de la democracia se han polarizado profundamente.

En Estados Unidos, tanto republicanos como demócratas dedicaron gran parte de las convenciones para la nominación de sus candidatos presidenciales a sugerir que sus opositores están decididos a destruir la democracia del país.

De hecho, una retórica cuasi apocalíptica vibra en ambas campañas presidenciales y ambos bandos han travestido al lenguaje de la democracia liberal —la libertad y el Estado de derecho— en arma arrojadiza para retratar a sus oponentes como una amenaza existencial al modo de vida estadounidense.

Esto refleja una tendencia más amplia que vincula la defensa de la democracia con los procesos electorales. Y este enfoque se traduce en una ética de suma cero, que simplemente profundiza las brechas existentes que vienen debilitando la democracia.

LEA TAMBIÉN

Recordando Auschwitz

Reconstruir los cimientos del sistema. Las advertencias ominosas —incluso las que se basan en la realidad— nunca serán suficientes para salvar a la democracia liberal; para ello, es necesaria una estrategia a largo plazo que restaure los cimientos del sistema: los resultados de un buen gobierno basado en decisiones racionales e informadas.

La educación y la movilización son fundamentales para esa estrategia. Los eventos recientes —desde una amplia disposición para seguir las pautas de salud pública hasta las protestas generalizadas contra el racismo sistémico— sugieren un fermento de toma de conciencia, desazón y voluntad de actuar, pero no habrá cauce constructivo para estas inquietudes mientras no aparezcan líderes políticos que solucionen las fallas sistémicas, comenzando por las que alimentan la desigualdad.

La clave del éxito —y de la capacidad de recuperación democrática— es promover una mayor conexión entre el gobierno y la sociedad. Eso, a su vez, requiere el entendimiento del concepto de ciudadanía.

Como señaló Giuseppe Mazzini, en su reflexión de construcción del estado italiano en el siglo XIX, la única vía para que la democracia liberal arraigue y florezca es encauzarla en deberes, no solo en derechos.

Los ciudadanos deben estar conectados entre sí por una causa mayor. Para Mazzini, quien ayudó a lograr la unificación y la independencia italianas, esa causa era el derecho de la nación a la autodeterminación.

El presidente estadounidense Woodrow Wilson se inspiró en esta visión, cuando, tras el horror de la Primera Guerra Mundial, sentó las bases del orden mundial liberal que nos encuadra.

Responsabilidad recíproca. Hoy este planteamiento ha de trascender el nacionalismo, que, de hecho, adolece de desviaciones peligrosas: proliferan los políticos en la actualidad que recurren al nacionalismo étnico para dividir a la población.

Lo que precisamos es fomentar el sentimiento y el entendimiento de los vínculos de responsabilidad recíproca. Tal es la base para que una sociedad democrática liberal funcione, por no hablar de que florezca.

En la práctica, este es un enfoque que precisa esfuerzo cotidiano deliberado. Implica construir una comunidad, compromiso con el servicio y rigor en general.

No será fácil y ciertamente no se logrará en una elección, ni siquiera la elección presidencial estadounidense de noviembre, pero esa no es excusa para no intentarlo y sucumbir a las fuerzas centrífugas que nos separan.

Es célebre la afirmación de Winston Churchill: la democracia liberal es la peor forma de gobierno, exceptuadas todas las demás. Sí, tal vez no sea perfecta, pero indudablemente vale la pena salvarla. Y el tiempo apremia.

Ana Palacio: exministra de Asuntos Exteriores de España y exvicepresidenta sénior y consejera general del Grupo del Banco Mundial, es profesora visitante en la Universidad de Georgetown.

© Project Syndicate 1995–2020