Columnistas

Al límite de la pandemia

Nadie tiene la varita mágica sobre el control rápido de los contagios, pero todos la tenemos sobre nuestra conducta

Hemos llegado al límite de lo peor. Cada día superamos las cifras más lúgubres de la pandemia. Más que de números, hablamos de vidas, es decir, de muertes. Todo empeorará antes de mejorar, y no mejorará por arte de magia, sino por nuestras acciones u omisiones. El gobierno anunció ayer controles más robustos. Aunque está por verse su impacto sanitario y económico, se impone acatarlos con rigor y olvidarnos de mezquindades, oportunismo, destructividad o cinismo. También debemos mantener una sana actitud de reflexión y proposición. La ejerzo sobre tres aspectos:








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.