El País

Turismo no pide pruebas PCR para entrar al país para mantener ‘confianza’ de viajeros

Jerarca de ICT alega que no establecería medida en este momento porque ‘la industria aeronáutica requiere un margen de programación para los vuelos’

Solicitar una prueba de PCR con resultado negativo como requisito para ingresar al país está descartado por ahora por el Instituto Costarricense de Turismo (ICT), principalmente, porque no quiere generar desconfianza entre los extranjeros que nos visitan.

Ante consulta de La Nación, el ministro del sector, Gustavo Alvarado Chaves, argumentó que no se pueden “cambiar las reglas del juego” en este momento de la pandemia, a pesar del aumento de contagios que ha provocado la variante ómicron.

Para el jerarca, no conviene establecer una medida como esta porque “la industria aeronáutica requiere un margen de programación para los vuelos, lo cual incluye la venta de los boletos aéreos”. Días atrás manifestó en Noticias Monumental que la posición oficial de su cartera es priorizar el “proceso de reactivación” del país por encima de otras preocupaciones.

“Consideramos que la estabilidad en las medidas genera confianza entre los viajeros, un elemento crucial para la recuperación gradual del sector que contribuye con más de 8% del PIB (producto interno bruto) a la economía nacional. Esto, sin duda, debe ir acompañado de los protocolos sanitarios con los que cuenta cada subsector turístico, así como de las medidas por todos conocidas”, justificó el ministro al rechazar el cambio de medidas.

En su criterio, es suficiente que el país siga solicitando el Pase de Salud a los viajeros vacunados y la póliza de viaje a los no vacunados, para que en caso de tener que extender su estadía en el país dicho seguro les cubra, como mínimo, la atención médica y gastos de cuarentena por covid-19.

“Desde un inicio se han establecido distintos requisitos”, dijo, al destacar que el tema no es de su competencia.

Gustavo Alvarado, también presidente ejecutivo del ICT recordó que el país dejó de solicitar las pruebas en reacción en cadena de polimerasa (PCR) desde el 26 de octubre de 2020, luego de que la Organización Panamericana de la Salud (OPS), en un documento emitido el 9 de octubre, “considerara innecesario exigir pruebas u ordenar cuarentenas para la reanudación de viajes internacionales”.

Dicho documento indica que “no se justifica aplicar intervenciones que puedan generar una falsa sensación de seguridad (como el tamizaje de viajeros según la temperatura corporal, el llenado de formularios o declaraciones por los viajeros centradas en los síntomas, o las pruebas para la covid-19)”. La Nación preguntó a la OPS si actualmente ese sigue siendo su criterio y se está a la espera de su respuesta.

Por su parte, el Colegio de Médico y Cirujanos de Costa Rica solicitó desde inicios del año anterior que el Gobierno considere este requisito de ingreso al para identificar más fácilmente a los viajeros que ingresan contagiados al territorio nacional. Esto, principalmente, porque aún los turistas que cuenten con el esquema completo de vacunación pueden infectarse y contagiar el virus a los demás.

Asimismo, la evidencia científica demuestra que estas pruebas son de las herramientas más efectivas para el control de contagios, según el director de la Escuela de Sistemas Inteligentes de la Universidad Cenfotec y experto en modelos epidemiológicos Tomás de Camino Beck, y el costarricense investigador en sistemas complejos de la Universidad de Illinois, en Urbana-Champaign (Estados Unidos), Santiago Núñez Corrales.

Costa Rica recibió durante el 2021 al menos 1,3 millones de foráneos, cifra equivalente el 40% de la visitación del 2019, el año prepandémico. Según datos de la Cámara Nacional de Turismo (Canatur) de los que ingresaron entre agosto y setiembre del año pasado, el 47% no estaban vacunados, por lo que llegaron con la póliza de seguro de salud.

Resultados confiables

Las pruebas PCR son conocidas como el “estándar de oro” porque son los exámenes que dan los resultados más confiables, ya que tanto su sensibilidad como especificidad rondan el 95% y sus posibilidades de error son inferiores al 5%. Este tipo de exámenes analiza si la persona tiene material genético del virus SARS-CoV-2. Este test sí puede determinar si una persona tiene una infección activa en ese instante.

La prueba se realiza a través de un hisopado nasofaringeo, en el cual se introduce un hisopo por la nariz y se le extrae mucosidad a la persona; posteriormente se requiere de un laboratorio de biología molecular que analice la presencia de material genético del virus. Esto toma más tiempo y si la demanda es mucha, provoca atrasos para dar resultados. En los sitios privados demora unas 24 horas, a nivel público, tarda cerca de cinco días.

Aquí, el costo de las pruebas puede variar entre los ¢45.000 y los ¢80.000, según el lugar donde se solicite.

José Andrés  Céspedes

José Andrés Céspedes

Periodista en la sección Sociedad y Servicios de La Nación, graduado de la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre vivienda y trabajo.