Juan Diego Córdoba González. 30 enero
Actividades productivas que requieren operación 24/7 podrían estar dentro de los puestos que pueden disponer de la jornada ampliada de trabajo. En la imagen, trabajadores realizan ejercicios de estiramiento en medio de la jornada. Fotografía: Rafael Pacheco.
Actividades productivas que requieren operación 24/7 podrían estar dentro de los puestos que pueden disponer de la jornada ampliada de trabajo. En la imagen, trabajadores realizan ejercicios de estiramiento en medio de la jornada. Fotografía: Rafael Pacheco.

¿Estaría dispuesto a trabajar 12 horas diarias a cambio de tener tres días libres a la semana?

Los diputados de la Comisión de Asuntos Jurídicos discuten una iniciativa de ley para crear esta modalidad, en la cual las personas trabajarían cuatro días en jornada extendida a cambio de tres libres consecutivos.

Empero, el proyecto de ley presentado por diputados del Partido Liberación Nacional (PLN) restringe esa posibilidad únicamente a actividades especiales y no a todos los sectores.

“A la clase trabajadora le va a permitir mayor calidad de vida, porque se trabajaría cuatro días y se podría descansar tres días de forma absoluta, y, lógicamente, a las empresas les facilita tener mayor competitividad ante mercados que exigen el ejercicio de sus actividades 24/7”, afirmó la verdiblanca Ana Lucía Delgado.

El texto en discusión propone que sea el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) la institución que defina periódicamente las actividades que puedan implementar esas jornadas, con base en estudios técnicos del Consejo de Salud Ocupacional, adscrito al mismo ministerio.

“A la clase trabajadora le va a permitir mayor calidad de vida, porque se trabajaría cuatro días y se podría descansar tres días de forma absoluta, y, lógicamente, a las empresas les facilita tener mayor competitividad ante mercados que exigen el ejercicio de sus actividades 24/7”. Ana Lucía Delgado, diputada PLN

La jerarca del ramo, Giannina Dinarte, se pronunció en audiencia sobre esta propuesta el pasado miércoles en el foro legislativo.

Dinarte señaló que esta jornada es excepcional, permitida por la Organización Internacional de Trabajo (OIT), pero que no debe estandarizarse para todos los empleos.

“Varios países han venido planteando alternativas para las jornadas, reconociendo que en algunos sectores o algunas áreas de la economía se requieren esos ajustes, pero la OIT ha sido insistente en que no pueden ser generalizadas (las jornadas ampliadas) y que siempre tenemos que apostar a esa excepcionalidad”, afirmó Dinarte.

De aprobarse esta iniciativa, los patronos tendrán que negociar con sus trabajadores la posibilidad de acogerse a la modalidad conocida como 4/3 (cuatro días laborales y tres de descanso), según explicó el experto en materia laboral de la firma BDS, Joaquín Acuña.

“El proyecto hace referencia a que, eventualmente, el patrono y el trabajador acordarán introducir esa modalidad de jornada. Tiene que ser acordada y las partes tendrán que decidir el salario que se va a recibir”, explicó el abogado.

El proyecto de ley prohíbe las horas extra durante días laborales, es decir, si se requiere trabajar horas adicionales, tendrán que efectuarse durante los días de descanso.

“Se estaría pensando más bien en términos operativos, en puestos donde las personas se dedican a ensamblar productos, por ejemplo. Veo poco probable que se enfoque en el sector comercio. Eventualmente, uno podría pensar un poco, quizás, en temas administrativos”. Joaquín Acuña, abogado laboralista

El experto en materia laboral también prevé que esta ley no sería aplicable, por ejemplo, en el sector comercio y otros similares, sino para actividades productivas más específicas.

“Se estaría pensando más bien en términos operativos, en puestos donde las personas se dedican a ensamblar productos, por ejemplo. Veo poco probable que se enfoque en el sector comercio. Eventualmente, uno podría pensar un poco, quizás, en temas administrativos”, afirmó Acuña.

Movilidad y cuido

Esta normativa de trabajo tendría efectos no solo sobre la vida individual de los trabajadores, sino también de la sociedad.

Por ejemplo, al ampliarse algunas jornadas de trabajo se tendría una opción para disminuir el congestionamiento vial en horas pico, pues habrá personas que terminen en otros momentos del día.

Eso también significaría un menor impacto en el medio ambiente por temas de transporte. No solo porque podrían disminuir las presas, sino también porque las personas bajo ese esquema de trabajo tendrían que movilizarse solo cuatro veces por semana, y no cinco o seis, como sucede actualmente.

“Puede resolverle uno de los temas que más genera una distorsión a las personas que se movilizan a la capital desde sus hogares, y que requieren tener mayor calidad de vida”, afirmó Delgado.

Sin embargo, también presenta retos importantes que los diputados discuten con las autoridades, como el cuido de los niños, especialmente pensando en aquellas madres jefas de hogar.

“Si hoy tenemos problemas para dar cobertura total para garantizar el cuido, pues definitivamente esto también nos abre una reflexión de cómo lo vamos a atender hacia futuro”, señaló Dinarte.

Los diputados continuarán el debate en torno a esta propuesta con audiencia a representantes de centrales sindicales y del Instituto Nacional de la Mujer (Inamu) en próximas sesiones.

Otros cambios

La iniciativa también busca reformar el artículo 136 del Código de Trabajo, referente a jornadas laborales para introducir modalidades flexibles y acumulativas.

En jornadas diurnas, las personas podrán trabajar hasta 10 horas diarias y acumular durante la semana las 48 horas o el tiempo acordado en el contrato laboral.

En jornada mixta (diurna y nocturna) podrán laborar hasta 9 horas y 36 minutos por día, hasta alcanzar las 42 horas semanales.

Mientras que en el turno de la noche, podrán trabajar hasta 6 horas con 20 minutos, siempre y cuando el tiempo laboral no supere las 36 horas por semanas.

Esas modalidades ya se implementan en algunas empresas en las que previamente se ha alcanzado un acuerdo con sus trabajadores. Lo que se intenta oficializar estas modificaciones.

Esas modalidades de trabajo no se podrían aplicar para puestos insalubres o peligrosos. Para quienes realizan esas labores, las jornadas no pueden sobrepasar las ocho horas diarias y 48 semanales.