Trabajo

Salarios mínimos del sector privado aumentarán ¢300 por cada ¢100.000 a partir del 1.° de enero

Contracción económica y desempleo inciden en ese monto; este es el ajuste más bajo desde que se implementó la metodología de cálculo, en 2016

El aumento a los salarios mínimos del sector privado para el año 2021 será de 0,30%, es decir, ¢300 por cada ¢100.000 de sueldo.

Ese ajuste fue aprobado por mayoría la tarde de este miércoles en el Consejo Nacional de Salarios y regirá a partir del 1.° de enero.

También se acordó hacer una revisión al finalizar el primer trimestre, en abril de 2021, para determinar “si existen las condiciones para mejorar los salarios mínimos”.

La contracción económica y el alto nivel de desempleo que enfrenta el país, incidieron a la baja en el ajuste salarial.

De hecho, este es el incremento más bajo desde 2016, cuando se empezó a implementar la metodología de cálculo actual.

Ese mismo año se había acordado un ajuste de 1,14%. Mientras que el incremento más importante se decretó para 2019, con un 2,96%.

Para la fijación se toman en cuenta dos componentes. Uno asociado al aumento en el costo de vida y otro al crecimiento económico.

No obstante, las condiciones actuales activan cláusulas previstas en el modelo para omitir ese segundo componente.

Es decir, únicamente se reconocerá el incremento en el costo de vida interanual, que a setiembre pasado se ubicó en 0,30%.

“La fórmula tenía unas condiciones de salida para no hacer la aplicación del componente del crecimiento económico, entonces en la fórmula solo correspondía el aumento por costo de vida”, aseveró Antonio Grijalba, presidente del Consejo.

También se acordó en esta sesión respetar el aumento adicional de 2,33% para las servidoras domésticas, acordado el año anterior.

Opiniones divididas

La mesa conformada por representantes del gobierno, patronos y trabajadores acogió por mayoría la propuesta del Poder Ejecutivo, que se calculó con el modelo de fijación oficial.

Las representaciones del gobierno y del sector privado votaron a favor del ajuste de 0,30%, con la oposición de los sindicatos.

“Los acuerdos tomados hoy no fueron aprobados por consenso, son acuerdos por mayoría. El sector sindical no estuvo de acuerdo con ese aumento de 0,30%”, afirmó Dennis Cabezas, representante del sector sindical.

Las centrales sindicales habían presentado una propuesta de ajuste de 1,67%. El Bloque Unitario Sindical y Social Costarricense (Bussco) pretendía que fuera de 1,73%.

Entretanto, los patronos se opusieron a que se revisaran los salarios mínimos del sector privado en abril, para valorar si existen las condiciones para decretar un incremento adicional para los meses siguientes.

"Lo que se decidió a nivel de Consejo fue votar ambos puntos por separado. En el punto 1 (aumento) hubo consenso entre el sector estatal y el patronal, y el punto 2 (revisión) fue por consenso del sector laboral y el estatal.

“En respeto a la decisión de las mayorías se están respetando esos dos puntos, por eso fue que se tomó el acuerdo este miércoles y no el lunes pasado”, Frank Cerdas, representante del sector patronal.

El representante del gobierno en la mesa tripartita, Luis Guillermo Fernández, afirmó que esperan una mejora en la economía nacional en los primeros meses de 2021 para valorar un ajuste adicional.

“Nuestra posición es principalmente derivada de la señora ministra de Trabajo. Debo decir que se espera que haya una mejora en los indicadores económicos para el próximo año y poder llevar a cabo una revisión con el fin de mejorar ese aumento que se está otorgando”, Luis Guillermo Fernández, representante del Gobierno.

El lunes pasado, cuando se presentó la propuesta estatal, que finalmente fue acogida por mayoría, la jerarca de Trabajo, Geannina Dinarte, afirmó que el pequeño ajuste salarial se justificaba con el fin de evitar la destrucción de más empleos en momentos de crisis.

También defendió la necesidad de revisar las condiciones económicas del país al finalizar el primer trimestre.

"Con las cifras de desempleo que tenemos y con la afectación de la actividad económica, la preocupación que se genera es que si establecemos un aumento salarial que tenga un impacto mucho mayor en los costos de la operación de las empresas, si no se logra un balance adecuado lo que podríamos estar propiciando es que tengamos mayores pérdidas de empleo.

“Por eso hacemos el planteamiento de que las revisiones puedan darse en el próximo año, después del primer trimestre, con el afán de ver si hay condiciones favorables para hacer un nuevo ajuste”, afirmó Dinarte.

Juan Diego Córdoba González

Juan Diego Córdoba González

Bachiller en Periodismo de la Universidad Latina de Costa Rica. Estudiante de la Maestría en Comunicación y Mercadeo. Periodista de la mesa de Sociedad y Servicios de La Nación.