Juan Fernando Lara. 1 marzo
Eugenia Cartín Barrios junto a su representante legal Rodolfo Alvarado el pasado mes de enero. Foto Alonso Tenorio
Eugenia Cartín Barrios junto a su representante legal Rodolfo Alvarado el pasado mes de enero. Foto Alonso Tenorio

Un tribunal civil confirmó que el reclamo planteado por la traductora Eugenia Cartín Barrios contra la empresa Tigo puede resolverse en esa vía y no en la Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel).

Se trata de un fallo del Tribunal Segundo Civil de Mayor Cuantía de San José, del 9 de febrero, en el cual señala que el Juzgado Cuarto Civil de Mayor Cuartía de esa misma ciudad sí tiene competencia para resolver la querella planteada por Cartín.

La traductora y su representante legal, Rodolfo Alvarado, interpusieron en mayo del 2017 la querella para reclamar los daños y perjuicios que, según ellos, la empresa Tigo le causó a Cartín al divulgarse en abril de ese año un audio donde se revelan sus datos personales.

Cartín exige $500.000 por la filtración a redes sociales de una conversación suya con un empleado de la empresa Tigo. En el diálogo, ella se enfurece por problemas con el servicio de Internet.

En respuesta, la compañía de telecomunicaciones interpuso una excepción de incompetencia por la materia, pues considera que la queja debe de ser conocida primero por la Sutel.

Su pretensión fue rechazada en un fallo del propio juzgado del 16 de noviembre. Según la resolución, Cartín alega descrédito, incapacidad de conseguir trabajo y depresión por todo el caso.

Tales elementos, en criterio del Juzgado, ni son discutibles en la vía laboral, ni en materia penal, “mucho menos en una vía administrativa distinta a la jurisdiccional, como lo sería ventilar el asunto a nivel de la Superintendencia de Telecomunicaciones”, indicó entonces la resolución de la jueza Angélica Delgado Madrigal.

Tigo; sin embargo, apeló la resolución ante el Tribunal, que confirmó el fallo del Juzgado.

De esta forma, se despejó el camino para la continuación del proceso en la vía civil.

"La competencia de la Sutel se limita a decidir si existieron faltas por el proveedor de un servicio de telecomunicaciones, pero no para dirimir un conflicto patrimonial entre un usuario y el proveedor que corresponde a los tribunales civiles, por tratarse de personas de derecho privado (en este caso) y con ocasión del contrato que se alega suscrito entre ambas partes", indica el voto 061 que redactó el juez Luis Fernando Fernández Hidalgo.

La Sutel, en todo caso, archivó el caso desde el 13 de febrero, por considerar que existen vacíos legales que le impiden abrir una investigación contra la empresa Tigo (Millicom Cable Costa Rica S. A.) por la filtración a redes sociales del audio de Cartín.