Irene Vizcaíno. 16 mayo
El PANI tiene 52 oficinas en todo el país, de ellas 10 presentan problemas en su funcionamiento. Aquí, la oficina de San José. Jonathan Jiménez para La Nación
El PANI tiene 52 oficinas en todo el país, de ellas 10 presentan problemas en su funcionamiento. Aquí, la oficina de San José. Jonathan Jiménez para La Nación

La oficina del Patronato Nacional de la Infancia (PANI) en Alajuela, cuya actuación se investiga tras la muerte de un menor víctima de agresiones, ya estaba bajo intervención de la propia entidad cuando ocurrieron los hechos.

Esa sede es una de las 10 de todo el país donde se detectaron problemas de funcionamiento, como por ejemplo en la atención de las denuncias, en el avance de los expedientes o en el manejo de casos que están en la vía judicial. El Patronato tiene 52 oficinas.

Precisamente, uno de los aspectos que ahora se investigan en la vía administrativa y también por parte de la Fiscalía, son las acciones de los funcionarios luego de que recibieron la alerta de un niño aparentemente agredido en la comunidad de Los Ángeles, en el distrito Sabanilla.

El aviso se dio el sábado 4 de mayo por el sistema de emergencias 9-1-1. Como la sede no abre fines de semana, conoció del caso el lunes 6 y fueron en busca de la casa el miércoles 8, sin localizarla. Un día después ocurrió la muerte del menor.

Aparte de la sede alajuelense, están intervenidas oficinas de la región Caribe y de la zona sur.

La intervención implica que la Gerencia Técnica del PANI acude a la sede, toma control y, junto con los funcionarios, revisa toda la labor para hacer correctivos. Se deciden planes remediales y se le da seguimiento para determinar si mejoran o no.

Estas acciones son consecuencia del mapa de calor implementado por la presidenta ejecutiva del PANI, Patricia Vega.

“Tenemos 20 oficinas en verde (buen funcionamiento), 22 en amarillo (algunas fallas) y 10 en rojo. La oficina de Golfito la hemos intervenido tres veces, como no da resultados se abrieron procedimientos a cuatro funcionarios”, explicó Vega.

La jerarca dio a conocer la estrategia luego del caso de Alajuela y de otra muerte, dos días antes, de un bebé de 13 días de nacido. Ese último año ocurrió en Alajuelita, San José, y también el PANI había recibido alguna señal.

Vega no se refirió a los casos, precisamente porque hay procedimientos en curso.

“Yo sé que la gente quiere que diga quién era esa persona, que ya la despedí, pero para eso están los prcesos, aunque suene muy light”, manifestó la jerarca.

La jerarca también adelantó que trabaja en un plan para que el PANI atienda emergencias en todo el país e incluso fines de semana. Para esto, tiene que definir cuáles sedes son estratégicas y cuál personas estarán en posibilidades de tener disponibilidad.

La intención, dijo, es que el Patronato funcione como los bomberos, con capacidad de reaccionar de manera inmediata.

Asimismo, agregó, trabaja en capacitación del personal y tecnología para manejar expedientes de manera más ágil.