Servicios

Municipalidad de San José demolió antiguo mercado de artesanías de la calle 13 bis

75 comerciantes ya se instalaron en el nuevo edificio costado sur de la Plaza de las Garantías Sociales

La Policía Municipal de San José demolió durante la madrugada de este sábado el mercado de artesanías que se ubicaba sobre la calle 13 bis, al oeste de la Plaza de la Democracia.

De acuerdo con Rafael Arias, asistente de la alcaldía de San José, el trabajo de desalojo se inició pasadas las 8 p.m. del viernes y terminó a la 1:30 a.m. de este sábado. Luego se dio paso a la demolición de la estructura en la que utilizaron cuatro retroexcavadoras, 40 operarios, 12 vagonetas y unos 100 policías municipales.

El funcionario aseguró que no hubo incidentes mayores, a excepción de un conato de disturbio que se presentó a la medianoche y el cual fue apaciguado con diálogo.

"Incluso muchos de los que no se querían pasar fueron al mercado a dejar sus pertenencias", afirmó.

Las mercaderías fueron llevadas en camiones del municipio al nuevo Mercado Municipal de Artesanías que se ubica al costa sur de la plaza de Las Garantías Sociales.

En el mercado de la calle 13 bis, tenían sus puestos unos 88 artesanos de los cuales, cerca de 30 se oponían a ser reubicados en el nuevo edificio.

El alcalde josefino, Johnny Araya dijo la tarde del sábado que según un reporte hasta el mediodía ya había unos 75 de los 88 artesanos con locales asignados, al tiempo que aseguró que aún los que faltan están a tiempo de ser recibidos pues se construyó un espacio para cada uno de ellos.

"Estoy muy satisfecho porque no hubo ningún conflicto serio, al final los que estaban en contra desde mucho antes de que empezara el proceso habían aceptado trasladarse y los que no quisieron tampoco pusieron resistencia y no hubo confrontación; aquí esto marca el fin de un conflicto y el principio de un nuevo proyecto", manifestó Araya.

"Lo que siento es que están contentos e ilusionados con el cambio porque ese mercado tiene condiciones muy buenas. Desde el punto de vista del espacio, tienen áreas comunes y servicios sanitarios, tienen mejores condiciones no solo para ellos, sino también para los turistas y va a ser una experiencia muy positiva", añadió Araya.

Araya aseguró que una de las condiciones que deben cumplir los comerciantes es que los módulos no se pueden alquilar, sino que deberán ser explotados exclusivamente por ellos y sus familias.

Ese nuevo edificio será inaugurado este lunes 19 de marzo.

Inconformes

Stephany Rivera, una de las opositoras dijo que fueron trasladados a la fuerza.

"Nos trasladaron a la fuerza, ya teníamos la medida cautelar e igual hicieron la demolición. Teníamos la mercadería ahí, pero dijeron que con mercadería o no lo tiraban abajo, entonces tuvimos que recoger", aseguró.

Este sábado desde muy temprano los artesanos se encontraban en el edificio nuevo, algunos acomodando sus mercancías, realizando mejoras en los espacios asignados y otros esperando que se les asignara un local, pues no formaron parte del proceso de contratos ni estuvieron en la rifa de los puestos.

Olga Calderón, aseguró que ella se topó este sábado con que el antiguo mercado ya había sido demolido.

Ahí se encontraba un local de su hija. Según dijo, les dijeron que la mercadería fue recogida por lo que acudió al nuevo centro de comercio en busca de sus pertenencias y ver si se les asigna un lugar dónde seguir trabajando.

"Hoy fuimos a ver y ya no hay nada allá, la mercadería de mi hija había quedado en el mercado viejo y nos dijeron que ellos lo recogieron, vine a ver aquí qué va a pasar", aseguró Calderón.

Al igual que ellas Hellen Sánchez, otra vendedora dijo que llegaron al nuevo mercado "obligados".

"Ayer empezamos a sacar toda la mercadería, nosotros lo que queríamos era que nos notificaran a cada uno a título personal, pero la municipalidad siempre va a hacer lo que quiere, entonces la mayoría vinimos aquí obligados porque no teníamos de otra, salimos a las 4 de la mañana sacando mercadería ayudando a otros compañeros porque ya el tractor se nos venía encima", afirmó la comerciante.

El traslado de los artesanos estaba pendiente desde el 2014 cuando la Sala Constitucional anuló el levantamiento del veto realizado por el presidente Luis Guillermo Solís, con el cual otorgaba dicha calle a los comerciantes.

Tras ese fallo, el ayuntamiento de San José inició la construcción del nuevo mercado.

En el nuevo edificio se invirtieron más de ¢1.000 millones y se añadieron unos ¢150 millones para realizar las mejoras solicitadas por los comerciantes.

El inmueble de 1.800 metros cuadrados contará con 88 locales para los comerciantes y un área de cafetería de unos 210 metros cuadrados.

Patricia Recio

Patricia Recio

Bachiller en Periodismo de la Universidad Internacional de las Américas. Escribe sobre temas de sociedad y servicios.