Juan Diego Córdoba. 19 diciembre, 2018
El ministro de Seguridad aseguró que 'deja sobre la mesa' una posible discusión de la política migratoria en la Asamblea Legislativa. Fotografía: Rafael Murillo

Discutir posibles cambios a la política migratoria costarricense. Ese fue uno de los planteamientos que el ministro de Seguridad Pública, Michael Soto, asegura dejar en la mesa de debate en la Asamblea Legislativa.

“Estamos tratando de hacer lo mejor. Nosotros tomamos todo lo que tenemos. Esto tiene que abrir un debate sobre la política migratoria. Probablemente muchas de estas legislaciones deberíamos replantearlas entre todos”, aseguró el jerarca.

Así lo hizo este miércoles ante los diputados de la comisión de Seguridad de la Asamblea Legislativa, quienes además convocaron al ministro de Trabajo, Steven Núñez; la ministra de Turismo, María Amalia Revelo; la directora de Migración y Extranjería, Raquel Vargas y al subdirector de la Policía Migratoria, Steven Maden.

Los jerarcas tuvieron que explicar ante los legisladores de esta comisión el trabajo que realizan sus diferentes instituciones para frenar la ola de violencia que, este año en particular, ha golpeado la imagen internacional de nuestro país, tras los crímenes de tres turistas extranjeras.

El abordaje de la política migratoria surgió a raíz de que, en dos de esos asesinatos, figuran ciudadanos nicaragüenses como sospechosos.

“Son 300 kilómetros de frontera con Nicaragua. Ni aunque tome a todos los policías de las manos podríamos cubrir eso”, aseguró Soto tras los cuestionamientos que varios diputados de oposición hicieron sobre el control migratorio costarricense.

El diputado del Partido Liberación Nacional (PLN), Gustavo Viales, criticó la aplicación de la ley migratoria por parte del gobierno de Carlos Alvarado. Viales aseguró que se debe revisar la aplicación de la política migratoria para atacar el crimen en nuestro país.

“La informalidad que hemos desarrollado por la misma posibilidad que tenemos de buscar empleo y por el control migratorio tan débil que tenemos, nos obliga como país, no solamente a recibirlos (a los migrantes), sino también a darles una ocupación. Esto nos genera un grado de informalidad en nuestras aceras, en nuestros establecimientos y en nuestros barrios”, aseguró Viales.

Por su parte, el legislador del Partido Acción Ciudadana (PAC), Enrique Sánchez, fue uno de los más críticos sobre el abordaje de esta discusión. Según él, este no es un tema migratorio, sino de machismo.

“El responsable de los feminicidios no es la migración. El responsable de los femicidios es el machismo. Hay que enseñarle a la sociedad costarricense a cómo tratar a las mujeres y a las mujeres turistas. No hay que enseñarle a las mujeres cómo cuidarse, hay que enseñarle a los hombres a no violar, a no matar”, aseguró Sánchez.

Casos de cuidado

El último homicidio de una turista en nuestro país fue el de la venezolana de 36 años, Carla Stefaniak, quien fue encontrada muerta el pasado 3 de diciembre.

Stefaniak fue asesinada con un arma punzocortante y un cable, en el hospedaje Le Mas de Provence, en San Antonio de Escazú.

El sospechoso de matar a la extranjera es un nicaragüense de apellidos Espinoza Martínez, quien ingresó al país en junio anterior. Él era el guarda del hotel en donde presuntamente fue asesinada Stefaniak.

Otras dos turistas extranjeras fueron asesinadas este mismo año. Se trata de la española Arancha Gutiérrez López, estrangulada el 4 de agosto anterior, en Tortuguero, Limón y, la mexicana María Trinidad Matus Tenorio, quien fue asesinada en Cóbano, Puntarenas.

Por el primero de estos dos crímenes también se detuvo a otro nicaragüense de apellidos Díaz Hawkings. Las autoridades encontraron su ADN en el cuerpo de la turista española.

Estos casos provocaron que los diputados de la Comisión de Seguridad de la Asamblea Legislativa convocaran a los jerarcas de estas instituciones.