Gustavo Arias Retana. 8 septiembre
Roy Chaverri, asesor sindical de Anep impidiendo la salida del tren en Heredia en la huelga del 25 de junio.
Roy Chaverri, asesor sindical de Anep impidiendo la salida del tren en Heredia en la huelga del 25 de junio.

Varias instituciones del Gobierno informaron de que brindarán con normalidad sus servicios, este lunes, pese a la huelga convocada por los sindicatos contra la reforma fiscal.

El Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) aseguró que tomó las medidas necesarias para que el movimiento de protesta no afecte los servicios de electricidad y telecomunicaciones. Además, dijo que sus 133 agencias funcionarán con normalidad

“Vamos a laborar con normalidad y todos los usuarios van a tener sin problemas los servicios tanto de electricidad como de telecomunicaciones, hemos tomado las previsiones para que todo funcione con completa normalidad y también estarán a disposición las agencias por si requieren realizar algún trámite”, dijo Irene Cañas, presidenta ejecutiva del ICE.

El Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS) atenderá a todos los usuarios que tienen citas programadas y mantendrá su operación en las diez áreas regionales y 37 unidades locales que tiene en el país. El centro de llamadas del Instituto también operará sin problemas.

Correos de Costa Rica laborará en horario normal en sus 110 sucursales y 18 centros regionales de distribución.

El Instituto Costarricense de Ferrocarriles (Incofer) informó que no se presentarán cambios en el servicio y que este lunes pondrá a disposición de los usuarios las rutas Alajuela- Heredia-San José. Cartago- San José, Belén-San José y Curridabat-Pavas.

“El Incofer se ha mantenido en estrecha comunicación con las empresas que prestan los servicios de conducción y logística de trenes y se ha reafirmado la firme decisión de cumplir con el transporte de nuestros fieles usuarios del tren”, expresó la presidenta ejecutiva del Incofer, Elizabeth Briceño.

El Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA) también aseguró que la institución tomó todas las medidas para que no haya afectación en los servicios que brinda a sus usuarios.

Por su parte, la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope) garantizó el abastecimiento de combustibles en todo el país y, como medida preventiva, amplió el horario de ventas los días sábado y domingo en todos los planteles de distribución. La idea es que las estaciones de servicio estén abastecidas y puedan atender con normalidad la demanda de la ciudadanía, a fin de evitar el congestionamiento en las gasolineras.

El Ministerio de Trabajo y el Consejo Nacional de la Producción (CNP) también aseguraron que mantendrán su operación con normalidad.

Caja busca asegurar servicios críticos

El presidente de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), Román Macaya, informó de que la institución busca asegurar la continuidad de los servicios críticos que presta en sus establecimientos de salud, unidades de producción industrial y sucursales financieras.

“Quiero decirle a todos los costarricenses que hemos desarrollado e implementado planes de contingencia para mantener abiertos servicios de salud durante la huelga anunciada. Suisiera hacer un llamado a todos los colaboradores a que mantengamos la mística que ha caracterizado a la Caja desde su creación y que mantengamos abiertos todos los servicios de los que dependen los costarricenses”, dijo Macaya.

La institución habría tomado previsiones en áreas sensibles como el abastecimiento de medicamentos y el aprovisionamiento de ropa estéril para la realización de cirugías y la atención de partos.

Este sábado, varios pacientes corrieron para retirar por anticipado medicinas en los hospitales por temor a una posible afectación de los servicios, la próxima semana. María Inés Amador fue una de ellos. Fotografía: Jose Díaz
Este sábado, varios pacientes corrieron para retirar por anticipado medicinas en los hospitales por temor a una posible afectación de los servicios, la próxima semana. María Inés Amador fue una de ellos. Fotografía: Jose Díaz

No es la primera vez en este año que los sindicatos realizan un movimiento contra la reforma fiscal.

El 25 de junio realizaron un movimiento por el que se perdieron 6.675 citas, 352 cirugías programadas y 810 procedimientos. Además, miles de estudiantes se quedaron sin clases porque el 81% de los docentes se sumó al paro.