Por: Diego Bosque 21 abril, 2015

Arnoldo Vargas opera dos rutas de autobús que aparecen a nombre de su extinto padre, Adrián Vargas Herrera, según el último pliego tarifario de la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep).

Arnoldo Vargas, opera dos rutas en Naranjo a título de su papá.
Arnoldo Vargas, opera dos rutas en Naranjo a título de su papá.

Los servicios son el 261 (Naranjo–San Roque) y el 1254 (Naranjo–Cinco Esquinas).

Arnoldo y sus hermanos iniciaron el proceso sucesorio de ambos trayectos en el 2007. Sin embargo, al día de hoy asegura no haber sido notificado del traspaso de la concesión.

“No sabría explicarle si es negligencia o ineficiencia del Consejo de Transporte Público (CTP) que no se haya hecho el traspaso, no sé si se quedó debajo de los escritorios o durmiendo el sueño de los justos”, manifestó Vargas.

No obstante, el Consejo traspasó esas rutas a la empresa Transportes Adrián Vargas e Hijos S. A. el 14 de diciembre de 2014. La decisión consta en el acta de la sesión ordinaria 74-2014 de la Junta Directiva.

Sidia Cerdas, de Asuntos Jurídicos del CTP, comentó que, en este caso, el proceso sucesorio tardó años por varias razones.

“La principal causa fue que coincidió la muerte del señor (Adrián Vargas) con el proceso de renovación de las concesiones. Entonces, ¿qué pasó?, aparte había una serie de gestiones técnicas por resolver como fusiones y demás”, aseguró Cerdas.

La funcionaria explicó que en estos asuntos prevalece el principio de continuidad para mantener operando el servicio de bus y no perjudicar al usuario.

Para ordenar el sector, la Aresep solicitó al CTP, el 6 de abril, aclarar el estado de cada una de las rutas en las que el titular haya fallecido.

La Autoridad pidió que se indique el nombre de la albacea o heredero de las concesiones o permisos y el estado de las gestiones de los casos señalados.

La Aresep no revisa las tarifas de rutas en las cuales el titular falleció y no hubo un traspaso.

Etiquetado como: