Juan Fernando Lara. 19 julio
La cifra de pasajeros movilizados es la variable más importante al determinar la tarifa, pues según aumente o baje la demanda, el pasaje se abarata o encarece. Foto: Rafael Pacheco
La cifra de pasajeros movilizados es la variable más importante al determinar la tarifa, pues según aumente o baje la demanda, el pasaje se abarata o encarece. Foto: Rafael Pacheco

La Comisión de Ingreso y Gasto Públicos del Congreso investigará las razones por las cuales la Aresep volvió a incorporar en el cálculo de las tarifas de bus los datos sobre el número de pasajeros que entregan los propios transportistas.

La moción, aprobada este jueves, llama a audiencia al regulador general, Roberto Jiménez; al intendente de Transportes, Enrique Muñoz y a la Junta Directiva de la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep) para a que expliquen el sustento técnico de esa medida y cómo afecta este cambio al modelo de cálculo.

También será convocada Marta Acosta, contralora general de la República, para que se refiera al mismo asunto.

La cifra de pasajeros movilizados es la variable más importante al determinar la tarifa, pues según aumente o baje la demanda, el pasaje se abarata o encarece.

Aceptar datos de los empresarios fue una decisión de la Junta Directiva de Aresep, luego de meses de presiones de los transportistas, quienes se oponían a la metodología tarifaria vigente desde el 2016. El acuerdo quedó en firme el 13 de abril pasado y se publicó en La Gaceta el 3 de mayo.

Esto motivó al diputado Jose María Villalta, de Frente Amplio, a presentar una moción ante la Comisión para que se investigue este cambio, el cual podría impactar las tarifas en prejuicio de los usuarios, según informó el frenteamplista en un comunicado.

El nuevo modelo tarifario se implementó luego de que un informe de la Contraloría del año 2012 señalara irregularidades en el cálculo de tarifas de autobús, a raíz de que la Aresep no verificaba, como era necesario, los datos de demanda de pasajeros suministrados por las empresas autobuseras.

Con el nuevo modelo, la Aresep solo aceptaba información oficial sobre cantidades de pasajeros de la Aresep o del Consejo de Transporte Público.

Esa información debía emanar de estudios técnicos independientes sobre la demanda de cada ruta, ya que en varios casos las empresas de autobuses alteraron los datos para conseguir aumentos en las tarifas, denunció eñ Frente Amplio.

El legislador acusa a la Aresep de haber cedido ante el lobby autobusero y regresar al modelo original que utiliza datos suministrados por los empresarios del sector.

"Aresep está dejando completamente desprotegidas a las personas usuarias del transporte público, con este cambio desconoce el informe de la Contraloría e incumple el principio de servicio al costo. Queremos saber a qué se debe este cambio y qué acciones van a tomar en defensa de las personas que dependen del transporte público”, señaló el diputado Villalta.

Los ajustes que introdujo la Aresep en mayo darán por válidos los registros de sistemas automáticos (barras de los buses) para conteo de pasajeros y las estadísticas mensuales reportadas por los transportistas.

En adelante, también le permitirá a los empresarios incluir en el cálculo otros gastos de operación. Además, se actualizó el valor de insumos como combustible, llantas y aceites y se reconocerá como gasto directo la limpieza de las unidades.

Todas esas modificaciones (y en particular entregar los datos de los pasajeros), suponen una victoria para los autobuseros.

Los cambios en la fórmula impactan 3.563 pasajes de autobús a cargo de 365 empresas proveedoras del servicio, las cuales, desde la entrada en vigor de la metodología, en febrero del 2016, no habían solicitado ajustes en sus pasajes, de acuerdo con informes de la Aresep.