Servicios

Contraloría critica escasa cultura de datos en instituciones públicas

Gerente de Fiscalización de CGR considera ‘imperativo’ que las entidades dispongan de datos centralizados para analizar resultados y mejorar las políticas públicas

La Contraloría General de la República (CGR) ha encontrado un problema recurrente en diversas auditorías realizadas a instituciones del sector público: la falta de datos centralizados que ayuden a tomar decisiones.

Las fiscalizaciones suelen encontrar órganos que funcionan como islas, carentes de estadísticas y de análisis de datos que podrían mejorar las políticas públicas, así como la optimización de los recursos aportados por los contribuyentes.

Julissa Sáenz, gerente del área de Fiscalización del Sistema de Administración Financiera de la CGR, declaró a La Nación que mejorar este tema es “imperativo” para la administración pública.

Según Sáenz, en áreas como la gestión financiera, existe una “ausencia de datos y de análisis” dentro de las instituciones y sectores.

A finales del año 2020 e inicios de este 2021, la Contraria resaltó esta carencia en diversas autorías y reflexiones.

Un caso fue la reflexión sobre la necesidad de una Cuenta Única del Tesoro, la cual permitiría un conteo en tiempo real de los fondos públicos, unificados bajo una sola cuenta.

En enero de este 2021, la CGR también criticó la débil recopilación de datos para dar seguimiento a los programas que desarrolla el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG).

Un señalamiento similar recibió la Policía Fiscal, en la cual se detectó la inexistencia de herramientas de análisis de datos y la permanencia de procedimientos manuales.

En abril de este año, la Contraloría también le llamó la atención al Ministerio de Educación Pública (MEP) por la falta de datos sobre el retorno de estudiantes y docentes a las aulas, en el marco de la Estrategia Regresar, y le pidió recopilar información que permita caracterizar la problemática de la presencialidad en el 2021.

-¿Qué tan importante es para la Contraloría y el sector público contar con datos centralizados?

Desde el punto de vista de la gestión pública en general, efectivamente lo que no se mide no se gestiona.

Eso es un imperativo para la administración.

¿Qué hacemos desde el punto de vista de la Contraloría? Como nuestro rol es hacer auditorías, nosotros tenemos una serie de productos donde vamos impulsando que las administraciones avancen en estos temas.

Entonces, por ejemplo, las auditorías operativas tienen una serie de indicadores, inclusive hemos tenido que construirlos, porque no es que las administraciones tienen los datos ahí.

También nos ha pasado en los seguimientos de la gestión, que tratamos de comparar instituciones, porque eso también es importante, tiene que haber como benchmark y poder saber hacia dónde están las áreas de mejora.

Entonces, también lo que hacemos es que le pedimos información a las administraciones y las comparamos y todo eso nosotros lo publicamos en la página web, por medio de data estudios, donde sea visualmente más atractivo, donde la gente pueda bajar los datos, eso desde el punto de vista nuestro.

Como Contraloría, también hemos dicho que específicamente, en el tema de la gestión financiera, ahí hay una ausencia de datos y de análisis, un programa como Hacienda Digital podría venir a colaborar mucho en este tema.

Hemos tenido en esto el tema de la transformación digital sabiendo que la transformación digital no lo es la tecnología, sino lo que pasa por los procesos y las personas. Tenemos que tener funcionarios en la administración pública que puedan analizar estos datos.

Para nosotros, es fundamental el tema de los datos y como país poder ir avanzado hacia este estándar.

-¿En qué momento empieza la Contraloría a evaluar este tipo de características, como análisis de datos, dentro de las instituciones ?

Yo diría que no es que no era importante y ahora sí, siempre ha sido importante, por ejemplo, hay un proyecto muy importante que es el tema de las finanzas integradas. Para que haya gobernanza, uno tiene que saber cómo se comportan todo el sector público.

Entonces cuando a doña Marta Acosta (Contralora General) la invitaron a la comisión de reforma del Estado y se estudió, en la literatura comparada, en qué consistían las reformas, hay tres áreas grandes: la reforma entendida, por ejemplo, como la parte institucional; la reforma de procesos relevantes, como el tema de las remuneraciones, la contratación y la gestión financiera pública.

Entonces, ¿cómo avanzar en esa visión de un Estado más integrado?, con plataformas interoperables, no necesariamente tiene que ser que haya un megasistema, pero que por lo menos se pueda hablar.

Ese tema, como sistemas que ya tenemos y que funcionan muy bien, por ejemplo SINPE, el sistema de cobros y pagos, eso opera bien, pero ahora cómo hacemos para conectar eso con la gestión pública y poder recibir esos beneficios.

-Recientemente en un informe del sector agropecuario, señalaban que los sistemas de las instituciones no estaban integrados, que se trabajan como en islas, ¿Cómo afecta esto el seguimiento de los fondos públicos y la eficacia de los programas para tener materia para evaluar?

Es una de las áreas que debe ser abordadas. ¿Cómo mejorar toda esa coordinación para lograr como país una visión sistemática?, porque los problemas públicos son muy complejos, no es que son sencillos de abordar, sino que implica interrelaciones entre instituciones, sector público, sector privado, entonces, para poder generar un resultado de política pública, tiene haber esta visión sistémica y para eso se necesitan datos, y ese tema de los hilos, es algo que como país tenemos que seguir trabajando, el tema de las coordinaciones y logrando esa comunicación; poder tomar decisiones con base en información.

- ¿Podría decirse que la mayoría de instituciones públicas presenta este problema?

No hemos realizado un estudio genérico, pero, por ejemplo, el tema de la gobernanza, o el gobierno corporativo de las instituciones, es algo que todas tienen que trabajar.

Por ejemplo, el sector bancario está muy en el tema de gobierno corporativo, la Contraloría también, pero hay otros sectores, por ejemplo, el sector social, que es súper fragmentado, que hay un montón de instituciones.

¿Cómo hace uno para tener un resultado en la parte social? Para eso se necesita como articular a todos esos actores.

- ¿Qué recomienda la Contraloría, en estos casos, como el sector social, para que las instituciones se vayan consolidando poco a poco?

Estas son decisiones que pasan por los jerarcas, cómo trabajar esa visión, esa coordinación.

No hemos realizado un estudio que conteste esa pregunta específicamente.

-La Contraloría propuso la creación de una Cuenta Única del Tesoro ¿Tienen más propuestas para que las instituciones mejoren sus sistemas de datos?

Nosotros en nuestro rol de asesor promovemos o estudiamos mejores prácticas y las planteamos para difusión a nivel legislativo, por ejemplo la cuenta Única del Tesoro, que si tuviéramos toda la liquidez integrada, podría haber un manejo financiero más eficiente, menores costos de financiamiento, una eficiencia operacional mayor, o sea, menos personas haciendo conciliaciones, reducción de comisiones bancarias, una serie de beneficios, además de la transparencia, de poder saber cuál es la liquidez con que cuenta el sector público.

Ese dato no existe en ese momento, nosotros lo cuantificamos para poder hacer el estudio.

Cuando hacemos estudios en Mideplán (Ministerio de Planificación), la idea de que toda esta información de los indicadores, en conjunto con el Ministerio de Hacienda, esté disponible, para que se pueda entrar a la página web y haya mayor transparencia, todo eso, nosotros, desde el punto de vista de la fiscalización, tratamos de irlo impulsado, pero no corresponde a la Contraloría hacerlo.

-¿Es vital para las instituciones públicas poder contar con este tipo de información para la transparencia en lo que son procesos de fiscalización?

Sí, transparencia para dos objetivos: la gestión y la rendición de cuentas públicas.

Rendición de cuentas entendida también desde su función de aprendizaje, estamos entrando en una era donde tenemos que rendir cuentas de qué fue lo que aprendimos, algunas cosas no saldrán a la primera.

La función pública necesita los datos.

Michelle Campos

Michelle Campos

Periodista en la sección de Política. Graduada como bachiller en periodismo en la Universidad Latina de Costa Rica. Estudiante de licenciatura en Mercadeo. Ganadora de la Clase 8 del proyecto de periodismo colaborativo Punto y Aparte.