Vanessa Loaiza N.. 13 julio

El cajero automático del Banco Nacional, en Bribrí de Talamanca, literalmente habla en lenguas indígenas para facilitar las transacciones de 40.000 clientes de etnias bribri y cabécar.

La entidad bancaria confirmó este viernes que el dispositivo cuenta con un programa de cómputo con “voz autóctona”, para que los usuarios puedan escuchar las instrucciones en su propio dialecto y así sepan cuáles son los pasos a seguir para sacar dinero, o conocer su estado de cuenta.

El hecho de que el usuario reciba la información en bribri o cabécar facilita la comprensión y brinda más seguridad, pues la persona no tendrá que pedirle ayuda a terceros desconocidos.

Inés Romero Morales, indígena bribri, probaba los cajeros que ahora están en su lengua.
Inés Romero Morales, indígena bribri, probaba los cajeros que ahora están en su lengua.

Según un comunicado del Banco, el propósito de esta iniciativa es acercarse a diferentes grupos de la sociedad que “han sido olvidados y en su efecto desestimulados en el uso de servicios que deben ser de acceso a toda la población”.

“Los cabécares son una población que cuenta con gran diversidad cultural, que mantienen vivas todas sus formas tradicionales de vivencia: medicina natural, danzas, cacería, pesca, cultura, entre otros. Ellos, después de los bribris, son la población indígena con mayor cantidad de individuos en el territorio nacional”, agega la entidad.

Este no es el primer cajero en lenguas autóctonas que se instala en el país. El año pasado se inauguró el primer cajero en Turrialba para los usuarios cabécares de Alto Chirripó.