Juan Diego Córdoba González. 27 septiembre
La novedad en el mercado es el Hyundai KONA, que se vende en Costa Rica a partir de setiembre por un precio que va desde los $42.900.
La novedad en el mercado es el Hyundai KONA, que se vende en Costa Rica a partir de setiembre por un precio que va desde los $42.900.

El mercado de automóviles eléctricos continúa expandiéndose en Costa Rica, a dos años de la entrada en vigencia de la Ley de Incentivos y Promoción para el Transporte Eléctrico.

Ocho agencias automotrices ofrecen una gama de 23 carros cero emisiones 100% eléctricos, con autonomías que desde los 230 hasta los 470 kilómetros.

Los precios son a partir de los $28.900, en el caso de hatchback compacto e2 de BYD, hasta los $99.500 por un SUV I-PACE de Jaguar.

La diversidad de opciones es tan fuerte que los interesados pueden elegir entre modelos tipo sedán, hatchback, crossover, SUV, van y hasta panel, para el transporte de carga liviana.

La novedad en el mercado es el Hyundai KONA, que se vende en Costa Rica a partir de setiembre por un precio que va desde los $42.900.

Nuestro país se convirtió en la primera nación latinoamericana en comercializar el SUV compacto de Hyundai.

“Hyundai Motor Company decidió que se importara primero en Costa Rica antes que en toda la región por la amplia red de cargadores que existe en Costa Rica antes que en toda la región por la amplia red de cargadores eléctricos que existe en el país y por la gran respuesta de los costarricenses al Hyundai Ioniq”, señaló Grupo Q.

Otro de los autos populares entre los primeros propietarios de vehículos eléctricos es el hatchback i3 de BMW, cuyo precio es a partir de los $49.900.

Realización propia.
Realización propia.

Los empresarios que buscan electrificar su flotilla de carga liviana también tienen opciones desde los $38.900, a través de las marcas Renault, BYD y Maxus.

¿Qué debo tomar en cuenta a la hora de comprar un auto eléctrico?

Uno de los puntos más importantes es la autonomía que brinda el vehículo. Es decir, cuántos kilómetros puede recorrer con su carga.

Para analizar si una de las opciones le es funcional a su cotidianidad, calcule cuántos kilómetros se desplaza cada día. También tome en cuenta viajes de paseo y recreación.

Aunque los vehículos, principalmente se recargan en la casa o centros de trabajo, vea la oferta de centros de recarga que tiene a su disposición en un rango cercano y verifique que tengan el mismo conector del carro que pretenda comprar, pues en algún momento podría necesitarlos.

Estudie la batería de los vehículos. Cuanto mayor sea el número de kilovatio hora (kWh) más cantidad de energía podrá almacenar.

Realización propia.
Realización propia.

Tome en cuenta dentro de su decisión la garantía que la agencia automotriz le pueda brindar, así como la disponibilidad de repuestos y el respaldo de mantenimiento mecánico.

Las baterías para vehículos eléctricos tienen una vida útil cercana a los 10 años. Pregunte si la batería que lleva el vehículo permite reemplazar por celdas las partes que se van desgastando o si debe reemplazar por completo el artefacto.

Debido al importante crecimiento del mercado, es posible que el costo de las baterías se reduzca de forma importante en próximos años. Su costo promedio actual es de $10.000.

¿Qué me ahorro al comprar un vehículo eléctrico?

Además de las exoneraciones tributarias que inciden en el precio final del vehículo, también se beneficiará al momento de cancelar el marchamo, por la exoneración parcial y gradual del impuesto a la propiedad, que corresponde al 65% del monto total.

El primer año no tendrá que pagarlo, el segundo año solo un 20%, el tercero un 40%, y así hasta llegar al sexto año, cuando tendrá que empezar a pagarlo de forma normal.

Pero lo más atractivo, además de dejar de emitir gases contaminantes al ambiente, es el ahorro en compra de combustible.

De acuerdo con la directora de la Asociación de Movilidad Eléctrica (Asomove), Diana Rivera, el precio de recarga eléctrica varía según el vehículo, así como la tarifa de la empresa proveedora de energía.

“Por ejemplo, mi carro tiene 24 kWh de batería. Si yo multiplico esos kilovatios por ¢25 que anda en la noche con esa tarifa horaria, son ¢600 por “llenarle el tanque”. Estimamos que el ahorro económico versus vehículos de gasolina anda en un 75% si tengo tarifa normal y en un 90% si tengo tarifa horaria”, afirmó Rivera.

Por el momento, solo los clientes de la Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL) tienen ese beneficio.

Para cubrir la inversión en infraestructura, el kWh tiene un costo de ¢183 en las estaciones de recarga.

A modo de ejemplo, un propietario de un Ioniq Electric, que tiene una batería de 38,4 kWh, pagaría ¢7.027 para poder recorrer unos 350 kilómetros.

No obstante, muchas de las estaciones de recarga continúan siendo gratuitas hasta el momento, como las del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE).

Elaboración propia.
Elaboración propia.

La velocidad de recarga también depende del vehículo y del cargador: carga rápida (20 a 40 minutos), carga semirápida (4 a 8 horas), carga lenta (8 a 36 horas).

La directora de Asomove añadió que los autos eléctricos no necesitan cambio de aceite, no tienen filtros, bujías, inyectores, fajas, radiador, mufla ni bombas, por lo que el costo de mantenimiento regular comparado con vehículos de combustión también se disminuye de forma importante.