Irene Vizcaíno, Patricia Recio. 27 marzo
El ministro de Salud dio el detalle de la situación del covid-19 en el país reportada hasta este viernes 27 de marzo. Foto: Roberto Carlos Sánchez
El ministro de Salud dio el detalle de la situación del covid-19 en el país reportada hasta este viernes 27 de marzo. Foto: Roberto Carlos Sánchez

Con 32 nuevos casos reportados este viernes, la cantidad de personas contagiadas en Costa Rica de covid-19 llegó a 263, incluidos dos fallecidos.

Así lo dio a conocer el Ministerio de Salud en su reporte diario.

Las características de este grupo de pacientes son: 121 hombres y 142 mujeres, con edades de entre los 2 y 87 años, distribuidos en 48 cantones.

La mayoría (241) son costarricenses y 20 son extranjeros.

Se mantienen 9 hospitalizados y, de ellos, cinco están en cuidados intensivos. Se trata de personas, de entre 36 y 66 años, que requieren una intervención especial porque no pueden respirar por ellos mismos.

“Esperemos que los cinco puedan salir adelante, pero ya hemos indicado que va a haber gente que va a enfermar gravemente y también va a haber más fallecimientos”, sentenció el ministro de Salud, Daniel Salas.

Otro de los datos divulgados este viernes, es que sube de dos a tres la cantidad de pacientes dados de alta, mientras que otros siete serán sometidos a pruebas este fin de semana para conocer si ya están libres del virus.

En total, hay 2.786 casos descartados.

Hasta ahora, dijo el ministro, no hay evidencia de transmisión comunitaria, aunque no descartó que haya casos de personas asintomáticas o con cuadros muy leves que no hayan sido detectados aún.

“Tenemos 263 casos, muchos de ellos ya han transmitido a más habitantes que van a manifestar síntomas en los siguientes días. Recordemos que por cada persona infectada hay tres personas más en promedio”, recordó Salas.

En ese sentido, el jerarca insistió en hacer un llamado a la población a no bajar la guardia pues, según advirtió, el país todavía no llega al pico de contagio por el nuevo coronavirus.

“Faltan varias semanas para llegar a ese pico y cuando ya vayamos saliendo podemos ir soltando poco a poco las medidas, pero en este momento se hace muy necesario que sigamos las recomendaciones de no ir a lugares públicos si no es necesario”, añadió.

Enfatizó en que aunque se había hablado de 15 días y estos ya pasaron, la ola de contagio va a durar más tiempo y el riesgo se mantiene.

Al respecto, Salas dijo tener notificaciones de que hay muchas personas y vehículos en la calle. Habló de Cartago, la ruta 27 (entre San José y puerto Caldera) y la ruta 32 (entre San José y Limón).

“No aflojemos, todavía falta la parte más dura. Faltan varias semanas y ocupamos que mantengamos estas medidas”, dijo en referencia al distanciamiento físico y la permanencia en las casas.

Restricción vehicular

Michael Soto, ministro de Seguridad, anunció que los sábados y domingos la restricción para automotores particulares se aplicará de 8 p. m. a 5 a. m., es decir, arrancará dos horas antes que entre semana.

Michael Soto, ministro de Seguridad, anunció que los sábados y domingos la restricción para automotores particulares se aplicará de 8 p. m. a 5 a. m., es decir, arrancará dos horas antes que entre semana.

Los siguientes fines de semana, la restricción con ese nuevo horario aplicará desde el viernes.

Son excepciones a esa medida, vehículos de transporte público, transporte de mercancías, de emergencia, policiales, de atención de esta emergencia y de prensa. Asimismo, personas que salgan o entren a su trabajo en ese horario y porten un comprobante.

El ministro comentó que, en los últimos días, lejos de que se diera un descenso en las multas por violar la restricción, estas han ido en aumento.

De hecho, la noche del pasado jueves se levantaron 212 partes, el miércoles fueron 169 y el martes (cuando comenzó la medida) fueron 159.

Igualmente, han continuado las aprehensiones por irrespetar órdenes sanitarias y ya se acumulan 27, incluso con agresiones a los oficiales.

“Lamentablemente, hay movimientos en ciudades, autopistas, hay aglomeraciones. Esto no es un juego", manifestó Soto.

Señaló que no se contempla una cuarentena total y obligatoria que, según admitió, tendría un mayor impacto económico, pero advirtió que tampoco es una medida que esté descartada.

“Estamos analizando con el presidente el comportamiento epidemiológico, pero también el comportamiento de los costarricenses, lo que influye en ese comportamiento de la curva”, manifestó.

(Video) Ministro de Salud: 'Nadie tiene que andar en la calle si no es sumamente necesario'

Adultos mayores

Román Macaya, presidente de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), indicó que se emitió una directriz para que las 106 áreas de Salud les den seguimiento a hogares de larga estancia y coordinar con otras instancias para fortalecer la atención integral de adultos mayores.

También se instruyó a personal de todos los Ebáis para que brinden atención personalizada a cada adulto mayor, sobre todo a los que viven solos, información que se tiene mediante el Expediente Digital Único en Salud (Edus).

Esa labor estaría a cargo de los llamados ataps, que son asistentes técnicos en atención primaria en salud. Igualmente, se han creado alianzas o convenios para llevar los medicamentos a domicilio.

Así, en los últimos siete días, 1.897 personas han hecho solicitud al número 905Misalud para que les lleven los medicamentos que requieren.

“Hacemos llamado a las familias para que refuercen el cuidado a sus adultos mayores, que se estén atendiendo sus necesidades, que le llegan sus medicamentos y todo lo que necesitan”, dijo Macaya.

De acuerdo con el jerarca, en este momento hay 111 adultos mayores en hospitales, por lo que coordinan con el Consejo Nacional de la Persona Adulta Mayor (Conapam) para procurar el traslado de estas personas a otro entorno.

También son población en riesgo los pacientes con cáncer, cuyas condiciones disminuyen sus defensas y los ponen en una situación de vulnerabilidad ante infecciones graves.

Según el ministro de Salud, Daniel Salas, en el país hay 10.600 personas con cáncer diagnosticado.

También son parte del grupo de riesgo los hipertensos, diabéticos, personas con problemas de bronquitis y con padecimientos del sistema circulatorio.

No obstante, aclaró el ministro, no significa que estas personas puedan ser los únicas que podrían complicarse en caso de sufrir covid-19.

Equipo en hospitales

En cuanto a equipo de protección para personal de salud, Macaya dijo que están claros en que se deben entregar todo los implementos necesarios para protegerlos: mascarillas, guantes, batas y gafas.

No obstante, dijo, no es fácil porque todos los países en el mundo los requieren.

Aseguró que se compraron más de un millón de respiradores, 700.000 batas; mascarillas descartables hay más de dos millones en proceso de compra, y unos 700.000 anteojos.

Macaya dijo que hay un esfuerzo por dotar a todos los centros médicos y profesionales de los equipos.

Distanciamiento físico

Junto al planteamiento de medidas económicas, las autoridades sanitarias reiteraron los llamados a mantener el distanciamiento físico de, por lo menos, 1,5 metros; así como permanecer en las viviendas.

Igualmente, insistieron en la aplicación de las medidas higiénicas como el lavado de manos, el protocolo de estornudo y tos, y no saludar de abrazo, beso o apretón de manos.

También han sido insistentes en la protección especial para los adultos mayores y personas con enfermedades como hipertensión, diabetes o enfermedades respiratorios crónicos.

En sus esfuerzos por evitar la propagación masiva del covid-19, el Gobierno suspendió el curso lectivo hasta, al menos, el 13 de abril, pero la ministra de Educación, Guiselle Cruz, admitió que están revisando los escenarios.

También están cerrados bares, discotecas y casinos; y suspendidos todos los espectáculos públicos. Restaurantes y centros comerciales deben no sobrepasar el 50% de su capacidad

Una de las medidas de mayor impacto fue la prohibición de ingreso de extranjeros, lo que golpea al sector turismo. También provocó la suspensión de operación de aerolíneas.