Irene Rodríguez. 26 marzo
Simulacro del procedimiento para analizar casos de Coronavirus en el país, realizado en el Inciensa a inicios de marzo. En la foto aparece Isabel Abarca. Foto Jeffrey Zamora
Simulacro del procedimiento para analizar casos de Coronavirus en el país, realizado en el Inciensa a inicios de marzo. En la foto aparece Isabel Abarca. Foto Jeffrey Zamora

Los laboratorios Labin, los del Hospital Clínica Bíblica, Laboratorio Páez, Laboratorios San José y los del Hospital Metropolitano ya están autorizados para realizar la prueba diagnóstica del nuevo coronavirus causante del covid-19.

Sin embargo, esto no quiere decir que cualquier persona pueda solicitarla, como si fuera un hemograma o un perfil lipídico, exámenes en los que cada persona se presenta en un laboratorio y simplemente los pide.

Los laboratorios privados deben adherirse a los lineamientos del Ministerio de Salud, los cuales indican que esta prueba específica solo puede realizarse en casos sospechosos de la enfermedad y no son para cualquier individuo que tenga curiosidad.

De primera entrada, la persona debe ser sospechosa. Es decir, tener ya una infección respiratoria con fiebre, tos y (posiblemente) dificultad para respirar, o haber tenido contacto con un caso confirmado de la enfermedad. Y, para ello, debe tener una cita médica donde el profesional en Medicina corrobore que la persona sí es sospechosa.

De acuerdo con dicho lineamiento “el médico del establecimiento de salud que atiende el caso debe elaborar historia clínica, realizar examen físico, considerar los diagnósticos diferenciales (es decir, otras posibles causas de los síntomas) e indicar la recolección de muestras respiratorias”.

Es decir, la persona que esté interesada en un examen como estos, primero debe pasar por una cita con un médico, quien confirme que la prueba es necesaria.

“No es como pedir un hemograma. Se hace lo que se nos ha dicho siempre, que cuando sintamos fiebre, tos, dificultad respiratoria vayamos a un médico. Entonces, la puerta de entrada es la consulta con el médico. El médico sabrá si hay o no sospechas. La orden médica es necesaria”, expresó Rodolfo Garbanzo Garvey, de la Jefatura Clínica Médica, del Hospital Clínica Bíblica.

“Como país debemos saber que esto no es para todo el mundo, estamos al servicio para brindar un examen de calidad, con los estándares más altos, la misma tecnología y los mismos reactivos de los hospitales públicos. Queremos que nuestros pacientes tengan un diagnóstico más rápido, pero como país debemos cuidar todos los recursos, tanto público como privados, por eso se limitó a casos sospechosos y que tengan una orden médica”, agregó.

La prueba específica del covid-19 tiene un precio que oscila entre los ¢60.000 y ¢85.000.

¿Cuántos exámenes?

Eso dependerá de las razones por las cuáles un paciente es considerado sospechoso, no es lo mismo tener síntomas a tenerlos cuando se estuvo en contacto con un caso confirmado.

“En los últimos protocolos que tenemos disponibles a nivel nacional, el hecho de que tengamos a un paciente, a una persona que haya sido contacto directo de un caso confirmado, ya se cambió el criterio y no tiene que pasar por los exámenes de panel respiratorio primero, se le hace directamente covid-19, por ese nexo tan cercano con alguien confirmado”, señaló este jueves en conferencia de prensa, Daniel Salas, ministro de Salud.

¿Y qué sucede con quienes nada más tienen síntomas?

“La capacidad que tenga el nivel privado de hacer otras pruebas ya va a depender incluso de la demanda de la persona que va a ser la prueba. Si ellos tienen la capacidad de hacer pruebas de otros virus, perfectamente se pueden correr, obviamente eso hará que el costo aumente. En algunos centros privados pueden tener el varios exámenes con el covid-19 incluido, pero eso va a depender de cada centro”, destacó Salas.

El costo del panel respiratorio o film array varía entre los ¢150.000 y ¢200.000, y confirma o descarta varios virus respiratorios.