Ángela Ávalos. 27 mayo, 2019

Si prospera un plan de Salud, toda receta médica solo podría llevar el nombre genérico del medicamento y no el de marca, un requisito al cual se opone el Colegio de Médicos de Costa Rica.

El Ministerio de Salud sacó a consulta pública desde hace tres semanas el Reglamento de Prescripción de Medicamentos de Conformidad con su Denominación Común Internacional.

La consulta finaliza el 31 de mayo.

Según informó ese despacho en un comunicado de prensa, la intención de las nuevas reglas es “dar a los pacientes la oportunidad de conocer las opciones disponibles del medicamento prescrito por su denominación común internacional, con el fin de que seleccione el que mejor se adapte a sus necesidades y capacidad adquisitiva”.

Según el Ministerio de Salud, los regentes farmacéuticos están obligados a ofrecer las opciones disponibles que correspondan al medicamento prescrito, informando sobre el precio de cada uno. Foto: Jeffrey Zamora
Según el Ministerio de Salud, los regentes farmacéuticos están obligados a ofrecer las opciones disponibles que correspondan al medicamento prescrito, informando sobre el precio de cada uno. Foto: Jeffrey Zamora

De prosperar la iniciativa, informó Salud, médicos, odontólogos y obstetras solo podrán prescribir indicando el nombre genérico del medicamento o denominación común internacional (DCI), y no el de marca.

Un genérico es todo aquel fármaco que presenta la misma composición de uno original o de marca, que ha demostrado bioequivalencia, y puede ser intercambiable.

Es más barato que el original porque el laboratorio que lo produce no invirtió en la investigación y desarrollo de la molécula.

En un comunicado de prensa, el Colegio de Médicos expresó su total oposición a la medida propuesta por el Ministerio de Salud.

“Nada de esto justifica la restricción a la libertad de prescripción que tiene el médico. Si el Estado quiere impulsar el uso de medicamentos genéricos, lo puede hacer, pero lo que no le es válido es que obligue a los médicos a prescribir solo genéricos y lo más grave, que obligue a los pacientes a consumir solo genéricos”, menciona el Colegio.

Recomendación sanitaria

De acuerdo con el viceministro de Salud, Dennis Angulo, la propuesta de reglamento se basa en directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

"El ciudadano tiene el derecho de saber toda la gama de medicamentos que tiene disponibles, desde el más barato hasta el más costoso, con el fin de que decida el que mejor se adapte a sus condiciones económicas y de salud.

“Nuestro afán es que el paciente siempre reciba esta información, y pueda seleccionar el medicamento con la asesoría del regente farmacéutico”, dijo el viceministro.

Estos argumentos los rebate el Colegio de Médicos.

“No vemos que tenga que ver eso con el uso racional de medicamentos, cuando en realidad este principio es usado en los servicios públicos, más bien para restringir al paciente, el uso de ciertos medicamentos de calidad a los cuales no tienen acceso directo en la consulta con su médico”, sostiene el Colegio en el comunicado.

El Ministerio afirma que son los regentes farmacéuticos son los responsables de ofrecer todas las opciones disponibles que correspondan al medicamento prescrito, informando sobre el precio de cada uno.

Y advierten que “toda receta o prescripción médica que no cumpla con lo establecido no podrá ser despachada".

Además plantean sanciones para los establecimientos farmacéuticos o consultorios médicos que no cumplan con esta instrucción, los cuales podrían recibir llamadas de atención o clausuras de uno a cinco días cuando se reincida en el error.

Para el Colegio de Médicos “ya existe normativa que le permita eso”, pues las farmacias informan al paciente de la existencia de otros medicamentos genéricos.

No es la primera vez que ambas instituciones chocan.

En las últimas semanas, el Colegio se opuso a que la llamada pastilla del día después (Levonorgestrel) se vendiera en las farmacias sin receta médica.

Salud justificó esta última decisión en la necesidad de que las mujeres tengan acceso rápido a la pastilla.