Ángela Ávalos. 14 diciembre, 2016

De enero a la primera semana de diciembre, 1,3 millones de personas han sido víctimas de infecciones respiratorias agudas (IRAG), en el país, informó la CCSS.

De acuerdo con datos de vigilancia del Instituto Costarricense de Investigación y Enseñanza en Nutrición y Salud (Inciensa), hay una mayor presencia del virus influenza AH3N2, luego por AH1N1, seguido por los virus respiratorio sincitial y parainfluenza.

Los menores de 1 a 4 años son los más afectados por el virus respiratorio sincitial, mientras que el grupo entre 15 y 64 años es más atacado por los virus AH3N2 y AH1N1.

Actualmente, Costa Rica experimenta un aumento de casos de infecciones respiratorias.

Las autoridades del Ministerio de Salud atribuyen el incremento a un cambio en la estacionalidad en el comportamiento del virus que este año, por segunda vez consecutiva, se enfrenta a un pico a final y principio de año.

Hasta el viernes pasado, el Ministerio de Salud había confirmado diez muertes por el virus influenza en las últimas seis semanas.

En el 2015 e inicios del 2016, un pico tardío de IRAG mató, al menos, a 27 personas en todo el país. Uno de los cantones más afectados por esta situación fue San Carlos, en Alajuela.

La Caja asegura que la vacuna colocada este año protegerá a la población contra los virus circulantes de influenza A (AH3N2 y AH1N1) y de influenza B, informó la gerenta médica, María Eugenia Villalta Bonilla.

Las personas que corren un mayor riesgo de complicación con estos virus son quienes no tienen esa vacuna y, además, tienen factores de riesgo. Principalmente, obesidad, diabetes, enfermedades cardiovasculares y otras del sistema inmunológico.

Los cambios bruscos de temperatura son los principales aliados de los virus del resfrío.
Los cambios bruscos de temperatura son los principales aliados de los virus del resfrío.

Además de la vacunación, Villalta recomienda a la población extremar la práctica de medidas de higiene, como el lavado de manos, taparse boca y nariz con un pañuelo o el antebrazo al estornudar o toser, no compartir utensilios para comer o beber y limpiar y desinfectar objetos y superficies para eliminar los gérmenes.

La influenza es una enfermedad respiratoria viral. Puede ser leve (catarro o gripe) o evolucionar a una forma grave como la neumonía, que es una de las principales causas de muerte.

Según informó la Caja en un boletín de prensa, las personas enfermas o cuidadores deben estar atentas a alguna de las señales de peligro como fiebre igual o mayor a 38 grados centígrados, dificultad para respirar, es decir, sienten el pecho apretado o bien observan hundimiento de la parte baja del pecho al respirar, para que acudan de inmediato por atención médica.