Ángela Ávalos. 22 mayo
Además de la identificación decadactilar (con los diez dedos de las manos), la CCSS estudia ampliar la identificación a las características del rostro. Es una forma de facilitar la atención a los pacientes que acuden a sus servicios sin necesidad de carné o cédula de identidad. Foto:Jorge Castillo
Además de la identificación decadactilar (con los diez dedos de las manos), la CCSS estudia ampliar la identificación a las características del rostro. Es una forma de facilitar la atención a los pacientes que acuden a sus servicios sin necesidad de carné o cédula de identidad. Foto:Jorge Castillo

Cinco hospitales públicos más comenzarán a identficar a sus pacientes con la huella dactilar y características biométricas del rostro.

Se trata de un plan piloto de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) que comenzó en enero con la identificación de la huella dactilar en el Hospital San Vicente de Paúl, en Heredia, informó el gerente médico de la institución, Mario Ruiz Cubillo.

En pocas semanas, la experiencia se ampliará a los hospitales México, Tomás Casas (Ciudad Cortés) y Blanco Cervantes (Nacional de Geriatría), y en la Clínica Clorito Picado, en Cinco Esquinas de Tibás.

Para lograrlo coordinan acciones con el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE), que es la institución estatal que cuenta con los programas para desarrollar estas facilidades.

En esta iniciativa también participa el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones (Micitt).

El objetivo es facilitar la atención de cientos de miles de usuarios que acuden todos los días a los servicios de salud.

El TSE desarrolla, desde hace más de dos décadas, un sistema de identificación basado en la huella dactilar, que se fortalecerá en el 2020 con la incorporación del reconocimiento facial, un sistema de gran potencial que además de ser útil en los servicios de salud, también tiene capacidad para reconocer a delincuentes sin recurrir a numerosos papeleos, entre muchas otras posibilidades de uso.

Huella digital CCSS
Huella digital CCSS

Por eso, además de la Caja, otras instituciones públicas y privadas, como la Dirección General de Migración y el Poder Judicial, podrían recurrir a este sistema.

En enero pasado, cuando trascendió la prueba en el Hospital San Vicente de Paúl, el presidente ejecutivo de la Caja, Román Macaya Hayes, calificó a este centro como una “incubadora de tecnología”, que serviría de escenario para probar con los asegurados la identificación mediante huella digital.

Se puso como límite dos meses, que se cumplieron en marzo, luego de los cuales se decidió ampliar el plan piloto a otros cuatro hospitales más de la red, incluyendo centros especializados, como el Geriátrico, nacionales, como el México, y regionales, como el Tomás Casas, en Osa (al sur de Puntarenas).

Uno de los objetivos de la institución, en concordancia con estos sistemas, es evitar la suplantación de identidades, pues es frecuente que personas se hagan pasar por otros en los servicios de salud.

También aumentar la seguridad en la atención de aquellos enfermos que ingresan con pérdida del conocimiento y sin acceso a un documento de identificación.

Con solo su huella o sus características biométricas, se podrá tener acceso a su identidad y a la información contenida en el Expediente Digital Único en Salud (EDUS), cuya implementación total se activó en enero del 2018.

Identificación biométrica
Identificación biométrica