Salud

Hospitales obligados a racionar uso de guantes por desabasto y encarecimiento mundial de insumos

CCSS autoriza compras de emergencia a nivel local hasta por dos meses; Gerencia de Logística gestiona adquisición de 48 millones de unidades para abordar el riesgo de faltante

Desde Ebáis hasta hospitales. Todos los centros de salud de la Caja recibieron la orden de usar más racionalmente los guantes de nitrilo ante el eventual riesgo de desabastecimiento de este producto.

El gerente de Logística de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), Esteban Vega de la O, informó de que esta medida ya se les comunicó a los centros. Se aplicará mientras se logra estabilizar el abastecimiento.

Este producto es indispensable para casi todas las labores de asistencia a pacientes en Medicina, Enfermería y Laboratorio Clínico, entre otros servicios.

La situación se atribuye a las dificultades que los fabricantes mundiales han tenido para responder a una mayor demanda de este producto por la pandemia, informó la Caja en un boletín de prensa.

Como consecuencia, los proveedores institucionales previamente adjudicados también están en líos para cumplir con las entregas pactadas pues, además, subió el precio de estos insumos.

La CCSS también autorizó compras de excepción a sus centros de salud por hasta dos meses, informó Esteban Vega de la O.

Las compras a nivel local, dijo el gerente, se realizarán según el siguiente detalle:

- Guantes talla S: se autorizó a 26 centros de salud la compra de 2,3 millones de unidades.

- Guantes talla M: 12 centros tienen permiso para comprar 2,5 millones de guantes.

- Guantes talla L: 20 centros podrán comprar a nivel local 2,4 millones de unidades.

La CCSS también apura un proceso de compra de 48 millones de unidades de guantes (18 millones talla S, y 15 millones talla M y 15 millones L).

“La institución se encuentra realizando una serie de gestiones que permitan abordar el riesgo. Sin embargo, tanto a nivel nacional como internacional, es necesaria la aplicación de las medidas relacionadas con el uso racional de este recurso”, dijo el gerente.

El riesgo de desabastecimiento fue alertado por varios sindicatos de trabajadores de la CCSS, el 11 de marzo.

No es la primera vez que la institución ejecuta este tipo de medidas durante la pandemia.

La adquisición de mascarillas, batas, respiradores y otros insumos básicos para la atención de los enfermos de covid-19 han tenido que ejecutarse muchas veces por ese mecanismo de excepción.

Sin embargo, la CCSS ha estado en el ojo público por aparentes irregularidades en algunas de las compras urgentes, principalmente de mascarillas.

En agosto, este medio denunció la adjudicación de una compra por $4 millones a dos proveedores inexpertos. Los hallazgos dieron origen a investigaciones administrativas, judiciales y en la Asamblea Legislativa.

Hasta el 15 de diciembre del año anterior, la CCSS había realizado compras de emergencia por ¢42.389 millones.

Ángela Ávalos

Ángela Ávalos

Periodista de Salud. Máster en Periodismo de la Universidad Complutense de Madrid, España. Especializada en temas de salud.