Ángela Ávalos, Irene Vizcaíno. 29 abril

(Video) Hogar Carlos María Ulloa sin más infectados por covid-19

Las 359 pruebas de covid-19 realizadas durante la tarde y noche del martes a los 198 adultos mayores que residen en el Hogar Carlos María Ulloa, en Guadalupe, y a los 161 empleados que trabajan en su cuido, dieron negativo.

Así lo informó la tarde de este miércoles el director de Vigilancia de la Salud, Rodrigo Marín, luego de que un día antes se confirmara que uno de los internos de este centro presentaba la enfermedad, producida por el nuevo coronavirus.

Se trata de un hombre de 79 años, beneficiario de un programa de asistencia estatal que le permite estar en esa institución. Allí lleva bastante tiempo sin salir ni ser visitado por personas externas, informó a La Nación la presidenta de la Junta Directiva del Hogar, Lisbeth Quesada Tristán.

Una vez confirmado el caso, autoridades de Salud y la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) tomaron las medidas para determinar si había más enfermos, lo que por el momento se descarta.

“Nos llena de un inmenso orgullo (...) Me hace dar un agradecimiento muy grande no solamente a la Caja y al Ministerio de Salud por su pronta respuesta cuando apareció el primer caso, sino a nuestro capital humano”, expresó Quesada en un video.

Entretanto, el único residente enfermo permanece en condición estable en el Centro Especializado de Atención de Pacientes con covid-19 (Ceaco), ubicado en las instalaciones del Centro Nacional de Rehabilitación, en La Uruca.

Según Quesada, esta persona presentó síntomas hace dos semanas, por lo que fue llevado a Emergencias del Hospital Calderón Guardia, pues el Hogar es parte de la zona de referencia de ese centro de salud.

Permaneció internado en ese centro médico del 14 al 16 de abril con un diagnóstico de enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). En el centro médico le aplicaron la primera prueba por covid-19 que resultó negativa, confirmó el Ministerio de Salud.

Al salir del hospital, regresó al Hogar sin síntomas y en buen estado de salud, pero cumpliendo estrictas medidas de aislamiento, dijo Quesada.

Luego de 14 días y por formar parte de la población de riesgo de complicaciones y muerte por el nuevo coronavirus, se le realizó una segunda prueba, que fue la que dio positivo de covid-19, este martes 28 de abril, informó Salud.

De inmediato se dio su traslado.

Según Quesada, el médico del Hogar revisó este miércoles a todos los residentes y al personal del primer turno y ninguno presenta algún síntoma.

“Todo el mundo está bien, por ahora. No podríamos decir que ahí hay un foco donde está cayendo uno tras otro. Esto no está sucediendo en el Hogar”, aclaró Quesada.

“Si no encuentran a nadie positivo, es probable que no se contaminara en el Hogar, sino que se contaminara en el hospital. Esa sería una posibilidad”, comentó.

El Hogar Carlos María Ulloa es uno de los centros de larga estancia más conocidos del país, este año cumplirá 144 años de fundado.

Medidas estrictas

Lizbeth Quesada, médica especialista en Cuidado Paliativo, explicó que desde marzo el Hogar tomó todas las medidas para proteger a los 198 residentes; incluida la prohibición de visitas de familiares, estudiantes y voluntarios (prohibida desde el 12 de marzo).

Además, añadió, aplica estrictas medidas de higiene de cumplimiento obligatorio para los 175 empleados que asisten ahí a los adultos mayores.

Cualquier vehículo que ingrese al Hogar Carlos María Ulloa debe ser desinfectado antes. En la foto, una de las empleadas desinfectó ese miércoles las llantas de su carro antes de ingresar al parqueo. Foto: Jeffrey Zamora
Cualquier vehículo que ingrese al Hogar Carlos María Ulloa debe ser desinfectado antes. En la foto, una de las empleadas desinfectó ese miércoles las llantas de su carro antes de ingresar al parqueo. Foto: Jeffrey Zamora

"Nosotros, dentro del Hogar, tomamos todas las medidas recomendadas por el Ministerio de Salud, la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) y fuimos más allá en aras de la protección de nuestros adultos mayores.

“Por ejemplo, ningún vehículo entra al Hogar si no es desinfectado. Los profesionales que trabajan con nosotros entran a un cuartito especial, se cambian la ropa de calle, se ponen la ropa y zapatos lavados dentro del Hogar, atienden a nuestros residentes, y cuando terminan su turno se cambian la ropa y la dejan aquí donde se vuelve a lavar. Eso desde principios de marzo. No tenemos claro cómo, cuándo y en dónde este adulto mayor se nos contaminó, porque les recuerdo que la primera prueba fue negativa”, dijo Lisbeth Quesada.

La médica solicitó apoyo a los parientes de los adultos mayores atendidos en el Hogar: "No podemos bajar las medidas de seguridad. Todavía no podemos admitir las visitas de familiares ni a los cuidadores externos que vienen a acompañar a algunos de nuestros residentes. Podemos controlar las condiciones al interior del Hogar, pero no a quienes vengan desde afuera que no sean nuestros empleados.

Población de alto riesgo

El adulto mayor del Carlos María Ulloa es el primer caso de covid-19 en hogares de estancia prolongada (conocidos antes como hogares o asilos de ancianos) en Costa Rica.

En el país hay 76 centros de ese tipo, donde están internados 2.400 adultos mayores. En el territorio nacional también hay 56 centros de atención diurna que atienden a 1.500 personas de 65 años y más.

La población adulta mayor es considerada de alto riesgo de complicación y muerte por la pandemia. El envejecimiento tiene una condición asociada, conocida como inmunosenescencia, una debilidad natural del sistema inmunitario de las personas ligada a la edad avanzada.

Cada uno de los 175 empleados del Carlos María debe cambiarse de ropa al ingresar o salir de la institución. El uniforme de trabajo y los zapatos son lavados y desinfectados en la lavandería del Hogar. Greidin Jiménez realizó ese protocolo este miércoles. Foto: Jeffrey Zamora
Cada uno de los 175 empleados del Carlos María debe cambiarse de ropa al ingresar o salir de la institución. El uniforme de trabajo y los zapatos son lavados y desinfectados en la lavandería del Hogar. Greidin Jiménez realizó ese protocolo este miércoles. Foto: Jeffrey Zamora

De los seis fallecidos en Costa Rica por el nuevo coronavirus, cuatro son adultos mayores, y de los 705 casos positivos registrados hasta este 28 de abril, 38 pertenecen a ese grupo de población (5,4% del total).

Adicionalmente, gran parte de estas personas viven con otras enfermedades crónicas asociadas, como diabetes, hipertensión arterial, demencias o cardiopatías, que se convierten en disparadores de complicaciones si aparece alguna infección respiratoria aguda grave.

Desde marzo, por indicaciones del Ministerio de Salud y con la rectoría del Consejo Nacional de la Persona Adulta Mayor (Conapam), en los centros de larga estancia, como el Carlos María Ulloa, están prohibidas las visitas de familiares, estudiantes, voluntarios y practicantes para evitar infecciones con covid-19.

En los centros diurnos, mientras tanto, solicitaron a los adultos mayores quedarse en sus casas. Son los funcionarios los que les llevan comida, diarios, pañales y medicamentos a las casas con el fin de no exponerlos al nuevo coronavirus.

Información actualizada a las 6:19 p. m. con el dato de los primeros resultados, del Ministerio de Salud