Juan Fernando Lara Salas. 13 marzo
Decenas de personas hacían fila en tienda de la Fanal, en Grecia, Alajuela, para adquirir los productos contra covid-19. Foto: Marvin Caravaca.
Decenas de personas hacían fila en tienda de la Fanal, en Grecia, Alajuela, para adquirir los productos contra covid-19. Foto: Marvin Caravaca.

Hasta 4.000 botellas diarias de alcohol para manos ha vendido esta semana la Fábrica Nacional de Licores (Fanal), que procura atender la urgencia de la población de conseguir productos antisépticos para evitar el contagio del nuevo coronavirus.

Rogis Bermúdez, presidente del Consejo Nacional de Producción (CNP), a cargo de la Fanal, relató este viernes que se forman filas de entre 100 y 200 consumidores en la tienda de la institución, ubicada en Grecia de Alajuela.

Aparte de licor, la Fábrica produce alcohol para el sistema hospitalario y para el público en general, sin embargo, el producto no se distribuye en supermercados todavía. Por esta razón, la han atendido en su único punto de venta.

“No hemos parado en toda la semana, vendemos al menos 4.000 unidades entre alcohol para fricciones y solución antiséptica (por día)”, explicó Bermúdez.

Es tal la demanda de producto que los consumidores se apiñan en la tienda, como verificó este viernes, un equipo de La Nación. La situación contradice las recomendaciones del Ministerio de Salud de evitar conglomeraciones y guardar una distancia de casi dos metros entre personas para evitar un posible contagio.

Incluso, esta mañana, poco antes del mediodía, dos unidades de la Policía de Tránsito llegaron a la Fábrica para poner multar por mal estacionamiento de vehículos.

Para ese momento, había unas 150 personas en la tienda, atendidas en tres puestos de venta que alivian la espera promedio de entre 45 minutos y una hora.

Una ventanilla era especial para adultos mayores.

En uno de los puestos hay capacidad para 20 personas y en otro solo 10. Hasta que se concluya la atención de un grupo, se permite el ingreso de nuevos clientes a estas dos salas de atención.

Sin embargo, llegar ahí requiere un marcado proceso de limpieza de manos.

Después de pasar el portón de ingreso a la Fábrica, un funcionario entrega a cada persona de la fila alcohol en gel.

Luego de usarlo, se les da acceso a jabón y agua para limpiarse de nuevo las manos y, concluida esa limpieza, una toalla seca.

“Llevo 15 días buscando alcohol para manos, nos hemos movido a distintos sitios y nada. La situación es complicada. En mi casa, somos cuatro y nos urge el producto porque tengo dos niñas en la escuela”. Adriana Fallas Barboza, compradora

Luego de ese lavado, se le da otra vez a cada cliente un poco de alcohol en gel, confirmó este diario. Solo luego de este proceso, es que las personas pueden ingresar a los puestos de venta donde deben presentar la cédula de identidad.

“Llevo 15 días buscando alcohol para manos, nos hemos movido a distintos sitios y nada. La situación es complicada. En mi casa, somos cuatro y nos urge el producto porque tengo dos niñas en la escuela”, explicó Adriana Fallas Barboza.

Ella dice haber esperado una hora y 20 minutos hasta lograr la compra.

En la tienda se ofrece a cada consumidor la posibilidad de comprar un máximo de dos unidades de solución antiséptica a ¢2.000 cada una y un máximo de dos unidades de alcohol para fricciones a ¢1.360 la botella de 350 mililitros.

Bermúdez explicó que para rendir existencias y evitar la acaparación de producto entre los compradores, se decidió limitar a dos unidades por persona.

Tanto ha crecido el interés por estos productos que la Fanal decidió aumentar los tiempos de trabajo del personal, abrió un turno extra en la fábrica, una segunda línea de producción de alcohol antiséptico e incluso se trabaja sábados y domingo.

Además, en el área de licores se suspendió la producción de Guaro Cacique para reforzar el envasado de alcohol para fricciones, porque han crecido mucho los pedidos, agregó Bermúdez.

Hasta ahora, Fanal vende el alcohol antiséptico en presentación de 350 mililitros a instituciones públicas, como los ministerios de Seguridad Pública y de Educación por ejemplo.

Solo para la Caja Costarricense de Seguro Social, se manejan existencias de hasta 10.000 unidades para atender la necesidad hospitalaria en presentaciones para ese fin, de uno y cinco litros.

Sin embargo, la demanda por causa del coronavirus se ha disparado porque, explicó Bermúdez, se ha percibido en estos días agotamiento de otras categorías de artículos de higiene y limpieza en el mercado regular como alcohol en gel.

Cada persona que ingresa la Fanal a comprar, debe seguir un protocolo que incluye alcohol para las manos, agua y jabón. En la imagen se aprecia parte del proceso. / Marvin Caravaca para LN.
Cada persona que ingresa la Fanal a comprar, debe seguir un protocolo que incluye alcohol para las manos, agua y jabón. En la imagen se aprecia parte del proceso. / Marvin Caravaca para LN.