Ángela Ávalos, Irene Rodríguez. 16 mayo
Esta imagen, facilitada por el Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas y Alergia de Estados Unidos (NIAID, por sus siglas en inglés), muestra al nuevo coronavirus SARS-CoV-2 infectando células humanas. Fotografía: NIAID
Esta imagen, facilitada por el Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas y Alergia de Estados Unidos (NIAID, por sus siglas en inglés), muestra al nuevo coronavirus SARS-CoV-2 infectando células humanas. Fotografía: NIAID

En marzo pasado, especialistas en pediatría de Italia que atendían casos de covid-19 comenzaron a ver que un pequeño porcentaje de sus pacientes desarrollaba un síndrome raro, mucho más grave.

Sus síntomas incluían fiebre, inflamación, presión arterial baja y afectación en varios órganos o sistemas del cuerpo humano, como corazón, el sistema gastrointestinal, el neurológico, el dermatológico (dado que se producen brotes en la piel) y el hematológico (por la inflamación de vasos sanguíneos). Muchos de ellos necesitaban hospitalización, algunos llegaron a la Unidad de Cuidado Intensivo (UCI).

Sin embargo, no todos tenían síntomas respiratorios, la manifestación más común de la covid-19, enfermedad que produce el nuevo coronavirus.

Revisaron los expedientes y vieron que había casos similares que databan de febrero.

Luego se comenzaron a reportar estas mismas manifestaciones en otros países, como Reino Unido, donde al 12 de mayo se contabilizaban más de 100.

En Estados Unidos, solo en Nueva York, al pasado 4 de mayo se registraban 102 expedientes con estas características. Esto llevo al Centro de Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) a generar una alerta a nivel nacional.

Se han registrado muertes en todos estos países, pero no llegan a las cinco en ninguno de estos lugares.

Francia, España, Bélgica y Holanda también han reportado.

Ni en Costa Rica ni en ningún otro país de América Latina se han dado.

Al principio, se creyó que se trataba del síndrome de Kawasaki, un mal que causa inflamación en los vasos sanguíneos de todo el cuerpo, pero después se comenzaron a dar características diferenciadoras. Hoy, esta condición se conoce como Síndrome Inflamatorio Multisistema en Niños asociado a covid-19 (MSI-C, por sus siglas en inglés).

“Este nuevo síndrome es una forma de presentación clínica que comparte signos, síntomas y hallazgos de laboratorio con otras de estas enfermedades multisistémicas inflamatorias, dentro de ellas enfermedad de Kawasaki, pero no parece a la fecha haber un incremento de casos de Kawasaki como tal”, aclaró a La Nación el pediatra costarricense Rolando Ulloa Gutiérrez, quien también es investigador y coordinador de la Red Latinoamericana de Enfermedad de Kawasaki.

La ciencia aún desconoce las razones y las manifestaciones de un fenómeno que afecta múltiples órganos y sistemas de un grupo pequeño de menores con covid-19, pero diversos grupos de investigación ya avanzan el camino para entenderlo.

Aún más, la Organización Mundial de la Salud (OMS) pidió la mañana de este viernes a los gobiernos monitorear esta condición y a los científicos, investigar el mal.

“Es crítico y urgente caracterizar este síndrome, entenderlo. Ver su causalidad y describir intervenciones y tratamientos. Junto a nuestra Red Global Clínica para covid-19 la WHO ha dado una definición de caso y un formulario de reporte de casos. Llamo a todos los trabajadores clínicos del mundo a trabajar con sus autoridades nacionales y con la OMS para estar en alerta de este síndrome en niños”, subrayó en conferencia de prensa este viernes Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de ese organismo.

A esto se le une una complicación más: una minoría de los niños que presentan MSI-C han dado negativo en su prueba diagnóstica de covid-19.

“Algunos niños han dado positivo por covid-19, pero otros no. Entonces no sabemos si está asociado con covid-19 o no. Debemos estudiarlo. En este momento tenemos una fotografía muy difusa", destacó a la prensa Maria van Kerkhove, líder técnica de la OMS en covid-19.

Por esta razón, la OMS se mantiene en monitoreo y estudio y la tarde de este viernes emitió un reporte y guía científica sobre el tema.

(Video) ¿Cómo es el síndrome que afecta a algunos niños con covid-19?

Complicación muy infrecuente, pero de cuidado

Por lo que los especialistas han notado hasta el momento, el MSI-C es muy raro en los menores con la enfermedad. En la gran mayoría de las personas menores de 20 años la enfermedad se presenta menos y con mucho menor agresividad.

“Lo bueno entre todo lo mano de covid-19, desde el punto de vista pediátrico, es que casi el 95% de los casos son en adultos. La parte pediátrica ronda 2-5%. Es infrecuente y raro; todavía no está claro porqué”, recalcó Ulloa.

Y añadió: “en el Hospital Nacional de Niños, no hemos tenido ningún caso de niño internado confirmado por covid. Hasta el lunes 11 de mayo, de los 41 menores confirmados ninguno ha requerido hospitalización. Todos han sido seguidos ambulatoriamente por las enfermeras de vigilancia”.

En lo que va de 2020, dijo, se han detectado seis menores con Enfermedad de Kawasaki en el Hospital de Niños, ninguno de ellos con covid-19. Tampoco se ha visto un aumento.

Esto también se ve a nivel mundial. Un estudio de especialistas italianos publicado este lunes en la revista The Lancet con base en diez casos de MSI-C, indicó que el fenómeno es muy raro entre los menores con covid-19.

“En nuestra experiencia, solo una proporción muy pequeña de niños infectados con el virus SARS-CoV-2 desarrollan este tipo de síntomas más graves. No obstante, es importante entender las consecuencias de este virus en los menores, particularmente en países donde ya se están comenzando a relajar las medidas de distanciamiento físico”, destacó en un comunicado oficial, Annalisa Gervasoni, una de las investigadoras de este síndrome en Italia.

Mike Ryan, coordinador de atención de emergencias de la OMS enfatizó: “conforme los números de una enfermedad crecen hasta llegar a un número tan grande como el que vemos hoy con covid-19, los síndromes raros comienzan a verse más”.

“Si tienes un número muy grande de niños con la enfermedad, será más fácil que veas algo sumamente raro que si tienes solo un número pequeño de niños enfermos”, complementó.

Y enfatizó: “es importante que los padres y los niños entiendan que esto no es que el virus haya cambiado y se haya vuelto más agresivo en niños”.

Pero la gravedad (y los fallecimientos) de algunos de estos casos aislados hace que se le preste mayor atención. La OMS comenzó a trabajar este tema hace dos semanas, y han pedido a los pediatras de cada país llenar un formulario específico con cada caso y sus manifestaciones.

“Estamos aprendiendo. Parece ser un síndrome muy raro, pero necesitamos más información y que esta sea recolectada de forma sistemática, porque los reportes iniciales han sido muy preliminares y no nos dan una idea clara de cómo se ve el cuadro, aunque sí hemos visto que no es igual en todos los menores”, expresó van Kerkhove.

“Entonces creamos un formulario de reporte de caso, en el que los médicos puedan llenar las características de cada paciente. Necesitamos que los profesionales clínicos estén alerta, que lo reporten, pero también recolectar información estandarizada para entender mejor lo que está sucediendo y desarrollar mejores tratamientos”, agregó.

El raro síndrome en algunos menores con covid-19

Los especialistas bautizaron a esta condición como Síndrome Multisistémico Inflamatorio en Niños (MIS-C, por sus siglas en inglés). Esto se ve en una minoría de los pacientes pediátricos.

FUENTE: OMS,CDC, Rolando Ulloa, pediatra    w. s. INFOGRAFÍA / LA NACIÓN.

¿A qué se debe? Muy pronto para saber

Al ser un fenómeno tan nuevo, cuya información apenas comienza a recopilarse, no se tiene claro qué le sucede a estos menores para que desarrollen síntomas tan raros y graves. Algo que aún intriga a los especialistas es que no todos tienen las mismas manifestaciones ni en la misma intensidad. No todos requieren hospitalización, por ejemplo.

“Le hemos dado un nombre pero no hemos logrado describir completamente lo que este síndrome es”, aceptó van Kerkhove.

Dentro de las cosas que buscan determinarse es si esto es causado por el virus o si más bien es consecuencia de la lucha del sistema inmunitario contra el virus.

“Algunas veces los daños mayores son causados por un virus, otras veces son causados por la respuesta del cuerpo a ese virus”, reveló Ryan.

De acuerdo con Ulloa, una respuesta inmunitaria exagerada puede ser una de las explicaciones.

“Hasta ahora lo que se sabe es que probablemente es una respuesta exagerada del organismo: es hiperinflamatorio, algo inespecífico que otras enfermedades lo pueden compartir, entre ellas, la enfermedad de Kawasaki”, aseveró el pediatra costarricense.

“La gran pregunta es por qué ocurre esto”, agregó.

Una de las posibles respuestas está en la llamada tormenta de citoquinas. Las citoquinas son proteínas liberadas por las células del sistema inmune en el combate contra cualquier infección. Si todo va bien, permiten la coordinación de los actores inmunitarios para una correcta respuesta contra el patógeno. Pero ya se ha visto que, en algunos enfermos de covid-19 (y de otras enfermedades también), este mecanismo llega a descontrolarse, y se producen de forma masiva y actúan de forma más agresiva, con lo que causan aumento en la inflamación de órganos y sistemas.

Para otros especialistas, estudiar esta rara condición es necesaria para comprender la enfermedad.

“Entender este fenómeno inflamatorio de la niñez puede dar información vital sobre la respuesta inmune al SARS-CoV-2 y su posible correlación con la protección inmunitaria que tiene tanto para adultos como para niños. En particular, si este fenómeno está relacionado con anticuerpos, puede ayudar a estudios para vacunas, y podría explicar por qué algunos niños enferman gravemente, mientras que la gran mayoría no se ven tan afectados o están asintomáticos”, indicó en un comentario en The Lancet, Russell Viner, presidente del Colegio Real de Pediatría y Salud del Niño.

Lo que se desconoce del MSI-C
Los científicos buscan si en la infección con el virus hay algo que provoque mayor afección en algunos niños. Fotografía: C.S. Goldsmith, A. Tamin/CDC via AP
Los científicos buscan si en la infección con el virus hay algo que provoque mayor afección en algunos niños. Fotografía: C.S. Goldsmith, A. Tamin/CDC via AP

En pocas palabras: casi todo, especialmente porque el número de casos aún es pequeño como para comprender el fenómeno.

Por esta misma razón, la OMS y otros organismos internacionales se dan a la tarea de estudiarlo a fondo.

¿Qué les interesa saber? Lo primero es ver si hay factores de riesgo, ¿hay algún tipo de condición que haga que un niño sea más proclive a esta condición? De momento se ha visto más en hombres y en afrodescendientes, pero los números aún son pocos como para determinar si estos son factores de riesgo.

También se quiere saber el origen: ¿qué lo produce exactamente? ¿el virus, la respuesta inmunitaria, ambos, en algunos casos es el virus y en otros las defensas del cuerpo?

El curso de los síntomas es algo vital para los especialistas, pero esto se complica, porque no todas las personas presentan los mismos síntomas ni en el mismo orden, por eso mismo, también se desconoce la gravedad, dado que esta es muy variada.

Finalmente, se busca saber un posible tratamiento, pero esto solo se logrará determinar cuando se tenga una fotografía más clara del MSI-C, algo que apenas comienza a recolectar la OMS con su nuevo formulario.