José Andrés Céspedes. 18 marzo, 2020
Las aerolíneas que vuelan al país anunciaron que esperan una caída de entre 70% y 75% en las reservaciones para junio y julio por el fuerte golpe de las medidas que se impusieron al tráfico aéreo ante la emergencia por el nuevo coronavirus. Fotografía: Lilliam Arce.
Las aerolíneas que vuelan al país anunciaron que esperan una caída de entre 70% y 75% en las reservaciones para junio y julio por el fuerte golpe de las medidas que se impusieron al tráfico aéreo ante la emergencia por el nuevo coronavirus. Fotografía: Lilliam Arce.

Costa Rica se aísla del mundo durante 25 días para evitar la expansión del nuevo coronavirus.

El Ministerio de Salud prohibió el ingreso de extranjeros por todos los aeropuertos, puertos marítimos y fronteras terrestres del país desde las 11:59 p. m. de este miércoles y hasta la misma hora del domingo 12 de abril, día en que concluye la Semana Santa.

Solo se permitirá la entrada de costarricenses que regresen al país y de extranjeros que residen en Costa Rica. Cabe aclarar que de la medida se exceptúan las tripulaciones de aviones, así como todo el suministro de mercancías que vienen del exterior.

Los costarricenses y residentes que ingresen deben someterse a un aislamiento domiciliar obligatorio durante 14 días y, para esto, recibirán una orden sanitaria del policía de Migración.

Las órdenes sanitarias servirán a quienes están en cuarentena, para solicitar la incapacidad ante la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), que en atención de esta alerta, amplió la cobertura del Seguro de Enfermedad y Maternidad (SEM) a quienes sean aislados.

Esta directriz es de acato obligatorio y conlleva repercusiones legales en caso de incumplirse.

De acuerdo con el artículo 277 del Código Penal, la persona que irrespete una medida sanitaria emitida para evitar la propagación de una epidemia, se expone a una pena de entre uno a tres años de prisión, o de multa de entre 50 a 200 días.

En tal caso, un juez deberá determinar de forma motivada la suma de dinero correspondiente a cada día de multa, conforme a la situación económica de la persona, tomando en cuenta su nivel de vida, sus ingresos diarios y los gastos razonables que debe atender.

Medidas de seguridad

La directora de Migración y Extranjería, Raquel Vargas, explicó que las personas que ingresen de forma irregular al país serán detenidas y luego serán devueltas al país de origen por un puesto migratorio.

“El rechazo es la acción policial que impide el ingreso al territorio nacional por contravenir una normativa o directriz existente. En este caso, el presidente de la República, Carlos Alvarado, informó sobre la prohibición de ingreso a personas extranjeras por las próximas cuatro semanas”, afirmó Vargas.

Las autoridades reforzaron la vigilancia aérea, marítima y terrestre en la frontera norte para impedir el ingreso de extranjeros no residentes provenientes de Nicaragua.

La primera vicepresidenta de la República, Epsy Campbell, explicó que habrá un mayor despliegue policial tanto en los puestos fronterizos, como en los denominados puntos ciegos de la frontera.

“Hemos decidido desplazar un importante recurso policial a la frontera norte con el fin de garantizar la seguridad nacional y resguardar la salud pública costarricense”, afirmó Campbell.

Cinco cuerpos policiales participarán en el operativo en la frontera con Nicaragua. Estas unidades son la Fuerza Pública, la Policía de Fronteras, la Policía Profesional, el Servicio Nacional de Vigilancia Aérea y el Servicio Nacional de Guardacostas.

Según datos de la Dirección de Migración y Extranjería, solo durante el mes de enero del 2020, se registraron 78.000 ingresos de personas y 49.000 salidas, en los puestos oficiales de Peñas Blancas y Las Tablillas, en la zona norte.

Golpe al turismo

Esta medida también impactará a los 600.000 trabajadores que viven del turismo.

Las llegadas de visitantes internacionales por todas las vías en marzo de 2019 fue de 335.000 personas y en abril de 262.000. En este último mes, la mayor parte venía de Estados Unidos (163.000), Canadá (34.000) y Europa (50.000).

Las aerolíneas que vuelan al país anunciaron que esperan una caída de entre 70% y 75% en las reservaciones para junio y julio por el fuerte golpe de las medidas que se impusieron al tráfico aéreo.

Carlos Granados, presidente de la Asociación de Líneas Aéreas de Costa Rica (ALA), comentó que la industria aeronáutica enfrenta una crisis sin precedentes que supera por mucho momentos históricos como los atentados terroristas del 11 de setiembre del 2001, en Estados Unidos.

“Estamos frente a una coyuntura muy grave para el país, para las diferentes industrias y para las empresas. Esto no tiene punto de comparación con nada que hayamos visto o vivido antes”, indicó el jerarca.

La aerolínea Avianca suspendió sus vuelos desde y hacia Costa Rica a partir de este jueves 19 de marzo y la aerolínea panameña Copa también tomó medidas por el nuevo coronavirus y redujo en más del 80% sus vuelos para el mes de abril. Además, informó que un número significativo de ciudades no contarán con servicio durante el próximo mes, pero no especificó cuáles.

Avianca normalmente tiene nueve vuelos diarios desde Costa Rica. Tres de ellos a Bogotá; tres a San Salvador; uno a Panamá, otro a Guatemala y otro a Perú. Mientras que Copa tiene 12 vuelos diarios desde Costa Rica. Vuela ocho veces hasta Panamá; una vez hacia Nicaragua, dos hacia Guatemala y una hacia Honduras.