Ángela Ávalos. 24 agosto, 2017
A Carmen Morales Jenkins, de 50 años, la CCSS le ha rechazado dos solicitudes de pensión por invalidez. Ella planea pensionarse por vejez tras laborar más de 20 años. | RAFAEL PACHECO
A Carmen Morales Jenkins, de 50 años, la CCSS le ha rechazado dos solicitudes de pensión por invalidez. Ella planea pensionarse por vejez tras laborar más de 20 años. | RAFAEL PACHECO

La Junta Directiva de la CCSS aprobó la pensión para las personas con síndrome de Down (SD), quienes se podrán jubilar a los 50 años con 180 cuotas.

La información la confirmó, avanzada la tarde de este jueves, el presidente ejecutivo de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), Fernando Llorca Castro, quien dijo que el acuerdo fue aprobado en votación unánime de los miembros de Junta.

(Video) Carmen Morales, primer persona con síndrome de down en pedir pensión por vejez

El reglamento, agregó Llorca, está listo pero deberá ser sometido a consulta popular los próximos diez días hábiles. Si no se reciben observaciones, entrará a regir inmediatamente.

Las personas con síndrome de Down, por su condición genética, envejecen precozmente.

Mientras una persona promedio empieza a mostrar signos de envejecimiento alrededor de los 60 años, en quienes tienen SD este proceso se adelanta 15 o 20 años.

En un inicio, la Gerencia de Pensiones había planteado objeciones a la pretensión de grupos organizados que solicitaban considerar una pensión adelantada para las personas trabajadoras con ese síndrome.

Grupos que representan a estas personas luchaban por una pensión por vejez y no por una por invalidez, que era una de las recomendaciones que la Caja daba.

Entre las razones que daban era la posibillidad de que se abriera un portillo para que otros grupos solicitaran el mismo beneficio.

"No es un privilegio el que estamos dando para un grupo de trabajadores con distinta capacidad. Es un ajuste de la edad de acuerdo a una condición genéticamente definida, porque su condición no es resultado de una elección ni una influencia del ambiente ni una condición influenciada por aspectos sociales o económicos", explicó Llorca, quien calificó el acuerdo como "hito histórico".

En junio anterior, la defensora de los habitantes, Montserrat Solano, intervino a favor de este grupo solicitando directamente a la Caja considerar el adelanto de este beneficio. Solano se reunió con Llorca y le planteó este tema entre los prioritarios para la defensoría.

La primera persona con síndrome de Down en solicitar este beneficio es Carmen Morales Jenkins, a quien la CCSS le denegó las primeras solicitudes.

Morales tiene 51 años y enfrenta problemas en su salud derivados de su condición.

Consultada por La Nación vía telefónica, Morales no ocultó su alegría porque, por fin, podría optar por el retiro por vejez.

Actualmente, se encuentra recuperándose de una operación en el pie. Morales tiene muchos padecimientos ortopédicos y neurológicos debido a su condición, que le elevan el riesgo de caídas y la limitan físicamente para muchas actividades.

Rosette Kleiman, presidenta de la Asociación Síndrome de Down Costa Rica (Asidown), no ha recibido una notificación oficial sobre esta votación.

"Por un lado, me siento muy satisfecha de que la Caja cediera a reconocer una pensión anticipada y porque respeta lo solicitado de las 180 cuotas. Pero también me preocupa que pusiera como límite de edad los 50 años. Nosotros no pedíamos una edad sino considerar solo el aporte de las cuotas porque estas personas envejecen hasta 20 años antes que una persona sin síndrome", dijo Kleiman.

La vocera de Asidown dijo que aprovecharán la consulta popular para plantear esa preocupación a la Caja.